dónde están las mujeres que se relacionaron con el “Chapo” Guzmán

Amor, narco y traición: dónde están ahora las mujeres que se relacionaron sentimentalmente con el “Chapo” Guzmán

chapo

Mujeres de El Chapo.

Administran dinero y bienes inmuebles ambicionados por las autoridades. Luchan jurídicamente para desbloquear sus cuentas bancarias o se encuentran en prisión. Un destino anunciado o predecible por haber elegido como pareja a un narcotraficante. Son las mujeres de Joaquín el Chapo Guzmán, fundador del Cártel de Sinaloa.

Oficialmente el capo ha tenido tres esposas, pero informes de inteligencia ubican a por lo menos cuatro mujeres más, con quienes habría procreado más de una docena de hijos.

La mujer del Chapo

Emma Coronel Aiuspuro no dejó el glamour ni los círculos sociales, tras la sentencia a cadena perpetua de su esposo. La ex reina de belleza, actualmente presa en Virginia, Estados Unidos, se enfrenta a cargos de tráfico de cocaína, metanfetamina, heroína, marihuana, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Además, es señalada de tramar junto a la gente de confianza de Guzmán Loera la fuga del narco del penal de Altiplano, en 2017.

La Kardashian mexicana —como es conocida en el país— conoció al Chapo en una fiesta. Ella tenía 17 años, él 51 y era amo de la organización criminal más importante del mundo.

Coronel es la tercera esposa de Guzmán, de quien siempre dijo era un hombre bueno, y que no le constaban que traficara drogas. También es la presunta sobrina de Ignacio Nacho Coronel, uno de los lugarteniente del capo.

María Alejandrina Salazar Hernández

Salazar Hernández es la primera esposa del líder del Cártel de Sinaloa, con quien tuvo cuatro hijos: César, Archivaldo Iván, Giselle y Alfredo. Esta mujer fue su compañera en los años cuando comenzó a destacar en su carrera criminal, siendo integrante del extinto Cártel de Guadalajara, donde trabajó con Miguel Ángel Gallardo Félix, el Jefe de jefes.

Según constatan documentos legales, el capo nunca se divorció de Alejandrina.

Griselda López Pérez

Antes de ser detenido por primera vez en 1993, Guzmán Loera ya tenía como pareja a Griselda. La mujer, originaria de la sindicatura de Jesús María, Sinaloa, es la segunda esposa del Chapo Guzmán. En 2012, EEUU la consideró como una figura clave dentro del entramado criminal y la acusó de ayudar a su ex marido a evadir la justicia.

También, el gobierno estadounidense señaló que los negocios y el dinero del capo sinaloense estaban a nombre de Griselda López, con la que tuvo cinco hijos, Ovidio, Grisell Guadalupe, Joaquín y Édgar Guzmán López quien fue asesinado durante un enfrentamiento con un cártel rival, en 2008.

Su vástago, Ovidio Guzmán, el Ratón, es actualmente uno de los líderes del Cártel de Sinaloa y por quien el pasado 17 de octubre de 2017, se originó el llamado Culiacanazo.

Agustina Cabanillas, la Fiera

Fue detenida en 2012. Según el FBI, la mujer apodada la Fiera sería la amante del Chapo Guzmán. Con su ayuda el hombre de Sinaloa envió grandes cargamentos de cocaína y marihuana a Estados Unidos.

De acuerdo con mensajes interceptados por el gobierno de EEUU, Agustina y el Chapo planeaban la creación de dos empresas en Alemania y Ecuador.

Las autoridades de México y Estados Unidos, la tenían localizada desde 2010, pero fue hasta febrero de 2012 cuando se intensificó la vigilancia, luego de una serie de operativos fallidos en Cabo San Lucas (Baja California) para capturar al capo. Estos operativos se desarrollaron entre los días 18 y 23 de febrero en al menos tres fraccionamientos residenciales.

Agustina fue encontrada con otra mujer llamada María Macías, en una lujosa casa del fraccionamiento Hacienda Escondida. En 2016 el diario Reforma publicó que desde la década pasada, la joven estaba identificada como amante del capo, según un documento que elaboró el gabinete de seguridad a mediados del año 2013 y que actualizó en octubre de 2014, el cual integraba datos biográficos de 22 familiares del capo, 21 colaboradores y 27 personajes que le daban protección institucional.

Blanca Estela Peña García

Blanca Estela Peña García era una empleada bancaria de Compostela, en el estado de Nayarit, pero nunca pensó que una fiesta cambiaría su vida. En esa fiesta conoció a un hombre llamado Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, fundador del Cártel de Sinaloa, quien se enamoró de ella a primera vista.

Pero lo que no le agradó al narcotraficante fue que la mujer lo rechazó inmediatamente, pues no ignoraba quién era ni el tipo de negocios a los que se dedicaba.

Ese primer rechazo, según relató el periodista Gerardo Reyes en un reportaje de la cadena Univision, no fue suficiente para desalentar a Guzmán Loera, que no estaba acostumbrado a que las mujeres lo rechazaran.

En un documento de inteligencia elaborado antes de su captura en Mazatlán el 11 de julio de 2015, los investigadores anotaron como una de las debilidades del capo la “necesidad de compañía femenina” junto con la de “afecto a las comodidades” y la de “gusta de fiestas”.

Con esa necesidad se propuso conquistar a Estela, pero fue rechazado una y otra vez, de acuerdo con documentos del gabinete de seguridad consultados por la cadena estadounidense.

En un intento desesperado, el Chapo le lanzó desde un avión cientos de flores, lo que solo aumentó los intentos de la mujer por alejarse, ya que no quería involucrarse con un criminal.

Lea también: Reportan presencia del cartel de Sinaloa en el Zulia

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Infobae