Video retro de cuando al Puma le gustaba la hípica: Por cierto, Cañonero II ganó el Kentucky Derby

Video retro de cuando al Puma le gustaba la hípica: Por cierto, Cañonero II ganó el Kentucky Derby

Juan Borrelli @juanborrelli
Abogado Criminalista. Criminólogo. Profesor Universitario, Ciencias Penales . Profesor de Historia, Ciencias Sociales y Filosofía. con cuenta en Instagram @juanborrelli nos comparte este video retro de cuando El Puma, Lila, Trino Mora y Mirna Rios.
Cañocero en las manos del gigante Gustavo Avila.
Sobre el triunfo de Cañonero II el portal https://triangulodeportivo.com/ describe:

Venezuela fue la cuna de las novelas románticas en los años 80 y 90. Era común ver a la mujer pobre quedarse con el galán millonario. Pero los amantes del hipismo también pudieron ver por la televisión una historia digna de un “culebrón”. Hace 49 años, contra todo pronóstico, Cañonero II dejaba sin aliento al mundo al ganar el Kentucky Derby montado por Gustavo Ávila.
Fue un primero de mayo de 1971 cuando Cañonero II cruzó la meta en primer lugar. Era un desconocido en Estados Unidos que venía cumpliendo campaña en La Rinconada, pero su corazón, el de su jinete, entrenador, caballerizo y propietario le dieron a Venezuela un motivo para celebrar.
Cañonero II nació en la tierra que lo vio triunfar, Kentucky. Hijo del francés Pretendre en la estadounidense Dixieland II; fue tan difícil de vender que llegó a manos del venezolano Pedro Baptista por solo cuatro mil 500 dólares. La principal razón fue una malformación en una de sus manos.

Como suerte del “patito feo” Cañonero II llegó a las manos del entrenador Juan Arias, un soñador como el mismo Baptista. “Los tildaron de locos”, cuenta Antonio José Medina, periodista hípico.

Cañonero II debutó en 1970 en La Rinconada obteniendo un triunfo por seis cuerpos, conducido por J. E. Contreras. Sin una sobresaliente campaña sus dueños decidieron probar suerte en Estados Unidos, aunque tuvieron que regresar sin mayores glorias.

Seis triunfos en diez presentaciones fueron razones suficientes para que Baptista y Arias lo intentaran de nuevo en Norteamérica. Esta vez no sería en cualquier carrera, el reto era correr el Kentucky Derby, primera joya de la Triple Corona estadounidense.

“No tenían presupuesto para llevarlo. Su viaje fue muy accidentado. Además Pedro Baptista dijo que su mamá se le había aparecido en un sueño y le dijo que ganaría el Kentucky Derby”; cuenta Medina.