Trató de ejecutar a un hijo del “Chapo” y falló: le arrancaron los dientes y lo torturaron por horas

Trató de ejecutar a un hijo del “Chapo” y falló: le arrancaron los dientes y lo torturaron por horas

Israel Rincón Martínez, el Guacho, sicario del Cártel de los Beltrán Leyva recibió en agosto de 2010 la tarea de asesinar a uno de los hijos de Joaquín el Chapo Guzmán, quien había causado la ruptura entre la organización criminal y el Cártel de Sinaloa (CDS).

Los Beltrán Leyva contaban con información que un testigo protegido había dado a agentes de la DEA (Administración del Control de Drogas), en la que describía los lujosos vehículos en los que se movía Iván Archivaldo Guzmán, el hijo consentido del narcotraficante.

Pero, en lugar de matar al Rey de la Cocaína, sus hombres ejecutaron a Marcial Fernández, hijo de Manuel Fernández Valencia, El Animal o La Puerca, un sicario del Cártel de Sinaloa actualmente preso en Estados Unidos, hechos que Fernández Valencia confirmó el 29 de agosto de ese año al ser detenido por autoridades federales.

Tanto Guzmán Loera como sus hijos se dieron a la tarea de buscar a los responsables del atentado y fue así como dieron con el Guacho, quien al caer en las manos del CDS encontró la peor de las muertes.

La tortura del sicario de los Beltrán Leyva fue detallada durante el juicio que se siguió a Guzmán Loera en 2018 y 2019 en Estados Unidos, de acuerdo con documentos sellados a los que tuvo acceso el periodista Alan Feuer, quien cubrió el caso para el diario estadounidense The New York Times, el Chapo contrató a un doctor para que despertara a Rincón Martínez cada que se desvanecía de dolor por las torturas que le aplicaban integrantes del CDS.

Además de Guzmán Loera y sus hijos, también estaba presente Dámaso López Núñez, el Licenciado, uno de los cabecillas del cártel y quien describió ante los fiscales de Nueva York el episodio.

Entre las torturas que recibió el Guacho hubo toques eléctricos en las orejas y desprendimiento de dientes, además de que todo fue grabado en un video de casi 4 minutos que fue presentado por la fiscalía en 22 de enero de 2019.

Rincón Martínez aparece golpeado, con la ropa sucia y esposado. El video fue grabado en un rancho propiedad del Licenciado, ubicado cerca de Culiacán, Sinaloa y ahí estaban también dos de Los Chapitos: Jesús Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán Salazar.

En el video que aún circula en YouTube se escucha al Guacho relatar que se vio en medio de los dos bandos, pero que fue Arturo Beltrán Leyva, alias el Barbas o el Jefe de Jefes, quien lo llamó para una reunión, la que se realizó unas semanas después de la detención de uno de sus hermanos (Alfredo), El Mochomo, en la que presuntamente fue coaccionado para desertar del Cártel de Sinaloa y sumarse a la familia Beltrán Leyva.

“Arturo [Beltrán Leyva] me preguntó qué con quién estaba, yo le dije que del suyo y del señor [del Chapo][sic], pero me dijo que no, ‘aquí no va a estar con la prima [así se referían los Beltrán Leyva al Chapo], usted está con nosotros o con nadie a la verga [sic]’”, se escucha decir a Rincón Martínez en el video.

Luego, en una reunión en Cuernavaca, Morelos, en ese entonces bastión criminal de los Beltrán Leyva, el Barbas le pagó al Guacho para que contratara sicarios y matara al Chapo, a Iván Guzmán, a Ismael el Mayo Zambada García y a Ignacio Nacho Coronel Villarreal.

Según el Licenciado, Rincón Martínez fue asesinado esa misma tarde tras grabar el video. Cuando le preguntaron quién le había dicho que mataron al Guacho, López Núñez respondió: “Mi compadre”, refiriéndose al Chapo.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Infobae