Reunión productiva (por Rafael Ramírez Colina)

Reunión productiva (por Rafael Ramírez Colina)

Este es el término que utiliza el chavismo para catalogar las reuniones que hacen con sectores distintos al PSUV, recordemos que por lo general hacen largas cadenas monólogos donde solo hablan entre ellos mismos, ahora presentan un nuevo formato en el que asisten al sector en este caso Fedecamaras para realizar la reunión,  sin embargo el esquema sigue siendo el mismo sale el vocero oficial y anuncia que fue una reunión “productiva” donde se “sinceraron” y cada quien se “expreso libremente” sin claudicar en sus principios lo que a su juicio se  debía corregir.

Ahora bien, cuantas reuniones se han hecho en este sentido a lo largo de estos últimos 20 años supongo que cientos de ellas porque en las democracias verdaderas la regla y no la excepción es que los sectores que hacen vida en la nación se reúnan con sus gobernantes para tener una posición compartida en beneficio y por el desarrollo del país, pero en el caso nuestro lo que sucede en la práctica real, es que el funcionario de turno que en la revolución son los mismos que pasan de cargo en cargo se toman la foto oficial, en la declaración a los medios dicen haber “escuchado atentos” los planteamientos y “prometen corrección y trabajo en conjunto”. Al pasar el tiempo como ha sido hasta ahora los problemas se agravaran porque no se toma ninguno de los correctivos sugeridos por los sectores que conocen el desempeño de sus áreas, y entonces regresan las amenazas de expropiación, mano dura contra los especuladores y persecución por medio de funcionarios civiles y militares que sin conocer nada de los sacrificios del sector privado llegan a “defender al pueblo” e irremediablemente continua el circulo vicioso.

Al momento de escribir este artículo ya el sector privado está alertando de dos situaciones que golpearían duro al empresariado y en consecuencia a los ciudadanos comunes el primero de ello es la inutilidad de mantener un esquema 7×7 que ha demostrado que es ineficiente y se verifica porque el mundo ha venido descartando los confinamiento como forma de detener el Covid-19 sino que han optado por redoblar las medidas preventivas como el uso de mascarillas y lavado de manos, y la segunda situación es la falta de combustible Diésel y gasolina, en donde lo que está pasando ahorita es la matraca en las bombas lo que se traduce en el aumento del precio de las cosas, son estas en esencia dos cosas sencillas que puede resolver Maduro con solamente tener voluntad política, allí está la prueba de fuego para saber si la REUNION PRODUCTIVA ayudara a resolver los problemas de la gente o solamente será el bluf discursivo al que nos tienen acostumbrados.

 

Rafael Ramírez Colina