“La obra es una sombra y un rastro”, AQUILES HADJIS

“La obra es una sombra y un rastro”, AQUILES HADJIS

 

…la Tierra desde lejos es azul

—No creo que el artista envía reportes o mensajes. Creo que construye espejos para que el lector se descubra todo lo que ya tiene pero no sabía aún que tenía. Solo somos capaces de recibir lo que ya teníamos.

En enero del año pasado decidí concitar a un amplio grupo de artistas e intelectuales, unos más vinculados a mis afectos que otros, con la pretensión de involucrar sus respectivas participaciones en la gesta de un libro de arte sobre el momento en que transcurre el arte y la creación. La pandemia aparecería , con sus protocolos de seguridad y cuarentena, unas semanas después, por lo cual, supongo ahora, la mayoría de los invitados aún no responden y quizás hasta olvidaron la propuesta en ciernes. La persistencia mía nivela la de mi nervio trigémino y por ello, a partir del apoyo de Noticia al Día, he decidido comenzar a publicar lo que hasta ahora ha sido esa reflexión compartida. Desde Tokio, nuestro gran artífice Aquiles Hadjis tuvo a bien asumir el cuestionario y responderlo todo, con noble gracia e inteligencia… La propuesta dice:

Hola, artista bienamado de mí..Desde hace tiempo acaricio la idea de escribir un libro a múltiples manos y cerebros, vinculado con la pertinencia de un diálogo abierto acerca del estado actual de arte y su capacidad y voluntad de respuesta, o de servicio, para la humanidad en plena era de la posverdad y de la desnaturalización del arte como esencia activa de comunicación entre las personas…Cada pregunta es abierta, es decir, usted podrá cuestionarla y generar con cada una de ellas (once en total, con algunas «ramificaciones», jeje) nuevos vínculos de diálogo múltiple. Puede responder con citas, con imágenes, con todo aquello que le permita al lector-espectador retroalimentar los diálogos múltiples. Es un ejercicio de reflexión, allende el estilo literario de cada uno de los partícipes o cofrades. El resultado final  será dispuesto en forma de un libro «curado» por quien suscribe..Gracias, de antemano, por aceptar la invitación a participar… Abrazo cósmico ¡Salud! Aquí vamos..

1) -Escribe Octavio Paz, en Los privilegios de la vista: «Como tras de sí misma va esta línea/ por los horizontales confines persiguiéndose/ y en el poniente siempre fugitivo/ en que se busca se disipa»…¿Cómo leer esa interpretación del poeta? ¿Son, los de su arte personal, lenguajes que concluyen en tal disipación o en verdad el arte puede escapar a esa paradoja, ese cepo ideológico, en que por momentos lo sumerge la política…? En su caso, ¿Cómo procesa estos fenómenos?

—No veo política en esos versos de Paz. Para mí alude a lo inalcanzable de las ideas en su dimensión abstracta, antes que tomen espacio-tiempo para infectarse de el que las mira materializadas, despojadas de su forma original y de sus destinos plurales y simultáneos. La línea más que ser, sugiere.

2) -Ese asunto de la repetición como gran privilegio del artista, ¿cómo opera en su caso particular?; cree usted que necesita quien traduzca los signos de su obra, en tanto lenguaje, gesto, verbo y gracia, poesía? ¿Cuanto de premonición y cuánto de intuición hay en toda su obra?

—No sé como separar premonición e intuición. Quizás lo que llamas premonición es un sentido de certeza anterior al momento, y lo que llamas intuición sea una certeza que lo impulsa a uno a moverse más allá de razonamientos silogísticos en la explosión de un momento. En mi obra ocurren ambas cosas. Creo marcos para que la espontaneidad brille y quede resaltada, entonces uso ambas estrategias. La repetición oscurece todo lo que vale la evito a toda costa en mi obra y mi vida, pero a pesar mío existe, porque lo que yo soy va dejando un rastro coherente con sí mismo. No hay de verdad pasos que salgan de la nada, siempre hay una secuencia así no sea fácil de ver o esté disimulada o borrada. También en mi cotidianidad trato que lo placentero regrese, aunque trate de siempre vestirlo distinto para que no me aburra.

3) – Esa idea del artista creando imágenes cual reporteros de emociones impensadas, ¿qué tanto lo afecta?; ¿requiere el espectador contemporáneo aprender a mirar, esto es, desarrollar ese «aprendizaje de la mirada” del que habla el poeta Paz, cuando afirma que «ver es un privilegio y el privilegio mayor es ver cosas nunca vistas: obras de arte»..Usted qué piensa acerca de estas reflexiones?

—No creo que el artista envía reportes o mensajes. Creo que construye espejos para que el lector se descubra todo lo que ya tiene pero no sabía aún que tenía. Solo somos capaces de recibir lo que ya teníamos. Solo leemos lo que ya intuimos o conocemos. Eso nunca visto a lo que alude Paz, para mi es algo ignoto porque no le habíamos prestado atención, no porque no lo hubiéramos percibido con los sentidos de alguna forma.

4)- ¿El artista que le habita puede facultar una búsqueda de «áscesis», de santidad, de encuentro con esa gente que tanto necesita creer?..Refiera las relaciones de disonancia o de consonancia entre su mundo interior y el mundo físico ahí afuera..Esas relaciones entre micros y macrocosmos..Entre la grandilocuencia de un instante y la inmensidad del tiempo recobrado en un cuadro, dibujo, poema…

—La hechura de una obra tiene mucho de ascesis. La concentración y el sacrifico necesarios para hacer algo que esté a la altura de lo que a uno le gustaría que existiera son un vértigo que lo transforma a uno. La obra es una sombra y un rastro de ese momento, a veces también es una puerta por la que los demás pueden habitar ese momento en los términos que les permite el imaginario de sus recuerdos y su condición personal particular.

5) -¿Continúa el arte su movilidad incesante entre «ismos»..? ¿Qué tanto intervienen en sus reflexiones, previas a la realización de sus obras, términos como geometría, abstracción, figuración, ilusión, realidad, surrealismo, transvamguardismo, en fin, agregue usted los necesarios para estas secuencias de análisis. Un crítico, W.H. Auden, señala que el valor de una obra es como «buscar diamantes en el barro»..¿Usted, qué piensa de ello?

—La taxonomía de los ismos no serán una preocupación del artista en ningún caso. Al menos no en mi opinión, y sobre todo nunca fuera de los procesos de aprendizaje y mimesis-robo, que pueden por supuesto volver a ocurrirle a veces a un artista ya formado cuando se harta de repetirse. Como digo arriba, para mí el barro de Auden es la repetición. La fórmula que llaman estilo muchos artistas que viven y mueren pintando la misma obra en decadencia continua por temor a que los demás pudieran no reconocerlos en la obra que podrían hacer afuera de eso, o por verse despojados de algo que piensan que funciona.

6) -Paz, citado por el colega Miguel Muñoz, insistía en eso de redescubrir el punto de convergencia entre tradición e invención: «Ese punto es distinto para cada generación y es el mismo para todas. Convergencia no quiere decir compromiso ecléctico sino conjunción de los contrarios. El arte de nuestros días está desgarrado por dos extremos: un conceptualismo radical y un formalismo no menos estricto»..¿Cuál sería su lectura de ese aserto desde esta era de posmodernidad?

—Para mí la condición humana no ha cambiado desde que tuvo comienzo. Cambian solo las circunstancias externas, pero las tragedias y alegrías del cuerpo y de la mente solo han sido coloreadas tenuemente por accidentes como el lenguaje y el cambio temporal de las costumbres que tenemos para estar juntos. El regreso a una fantasía del pasado o el gesto de salir corriendo hacia un futuro que sentimos necesario son dos soluciones que muchos utilizan para lidiar con su cansancio al respecto la persistencia de lo vulgar. Todo arte es “conceptual” (llevado por ideas) y contemporáneo (de su tiempo) así que el arte que no es contemporáneo o conceptual quizás ni siquiera es arte. Es igual de tonto pensar que las preocupaciones de hoy no estaban ayer como pensar que hay que revestirse del pathos de lo pasado para poder caminar con peso. en ambos casos es una falta de visión y de fe en lo que se tiene para decir.

7) -Educando esa mirada -Paz es la antorcha develada en este caso-, sugerimos desde él mismo, visto por MAM, esta serie de obras que son «gogleables», esto es, al alcance de la visión de cualquier ciudadano del mundo. Escriba un comentario no mayor de tres líneas, sobre este conjunto de obras clave del grande arte:Miguel Ángel: La Capilla Sixtina; Picasso: completo, es decir, el que usted elija; Gris y Braque: el cubismo; Degas: El baño, mujer enjuagándose, Bailarinas en escena; Matisse: Las naturalezas; Cezánne: Vista del Estanque, Frutero, plato y manzana, Taza, vaso y frutas, Tres bañistas; Miró: Las constelaciones; Marcel Duchamp: Desnudo bajando la escalera, Rueda de bicicleta, Fuente, Con mi lengua en mi mejilla; Paul Gauguin: Los árboles azules, Perros corriendo en el prado, Visión del sermón, Pastor y pastora en el prado, La ronda de las niñas bretonas, La vida y la muerte; Chillida: El peine de los vientos, Elogio de la luz, Yunque de sueños; Tâpies: Los muros; Rauschenberg: Los objetos; Matta: sus universos poéticos, su mundo surrealista…Mondrian, Braque, Chaggall, los maestros latinoamericanos, como Portinari, Szyszlo, Lam, Soto, Cruz-Diez, Otero, Hung, etec…Agregue, a su gusto y pertinencia, los que usted quiera incluir.. Es solo una clave más..

—Miguel Ángel: La Capilla Sixtina: Una pesadilla de horribles colores, verla en libros es pensar que es plana y en realidad todo se deforma  por perspectiva menos el techo.

Picasso: Usó la pintura para pensar sobre la representación de lo que vemos y la persistencia de lo que recordamos como algo que nos habita doblado y reconstruimos cuando necesitamos.

Degas: Entendió la luz como tiempo y el color como aromas y sabores.

Cezanne: aprendió a parar la vista antes de que la mente le pusiera etiquetas a lo visto.

Miró: Un afiche viejo en el cuarto de mi tía Verónica.

Marcel Duchamp: Entiendo que el arte es inseparable de donde ocurre y de quien lo percibe. Desmanteló los mecanismos que confieren y restan valor a lo mostrado.

Gauguin: La pintura como un mundo no tan distinto al nuestro pero con reglas cálidas y mucho más sólido y presente, donde todas las cosas se pueden tocar y morder.

Chillida: No lo conocía. Es como un grupo de líneas de tinta y tiza que se hubiera hecho piedra y hierro por su negativa a perecer en un cuaderno y su sueño de asolearse y verse cubiertas de óxido, nieve y sombras cambiantes.

Tapies: Un regreso a lo básico de lo bello cuando no representa nada, pero apunta a todo lo que nos gusta dentro de lo que reconocemos como cosas familiares.

Rauschenberg: Jugó con todas las herramientas de representación para mostrarnos sus huecos e insuficiencias. Los objetos son un gesto que nos recuerda que la pintura no es un medio si no una lógica para organizar lo visto. La acumulación de lo que nos llama y no sabemos porque se organiza a si misma con el paso del tiempo.

Los otros tres extranjeros me interesan poco. Portinari solo conozco a la muda de Dante. Los paisanos que citas no los puedo ver con claridad; crecí dentro de sus obras y rodeado por ellas.

8) -Sigamos en la onda de los grandes poetas en tanto «traductores» de cada evento estético, en nuestro caso, el pictórico…Analice los sendos versos: «El arte sucede» (Whistler), «el arte es un pequeño milagro» (Jorge Luis Borges) y «El poeta (sustitúyalo usted por artista) es un pequeño Dios» (Vicente Huidobro)…Analice y escriba, por favor…

—Yo digo : el arte es un encuentro que el artista media para que el espectador esté consigo mismo de una manera nueva, a veces dispara una lectura nueva del mundo en el espectador, a veces una nostalgia de todo lo que la vida puede ser. Magia es actuar de forma intencionada para cambiar como leemos el mundo. No veo a Dios en nada de eso.

9) -Cuando le hablan de «modas y/o tendencias en el arte», ¿Cómo responde?…¿Es el mercado el gran curador de este tiempo? ¿Cuál es el rol que están jugando ahorita los marchands, coleccionistas y galeristas..? ¡Se ha impuesto una tendencia «mainstream», de negocio sembrado como tendencias, lo que marca la pauta del arte contemporáneo..? ¿Cuánta distancia de Duchamp a nuestra era, por ejemplo?

—Duchamp estaba tan claro que desarmó lo que vio en su momento como germen de todo eso que nombras y también se burló de mucho de lo que tenemos hoy incluso antes de que ocurriera. Lo que señalas es aparente por donde se camine cerca de las granjas institucionales del arte socializado o domesticado. Como moneda de cambio, la obra vendible es un mueble para los ricos, una inversión para los especuladores y una oportunidad de hacerse con un pedestal para los críticos y teóricos, que la pueden usar como una supuesta corporeización de lo que ellos piensan necesario, pertinente o relevante.

10)-Dos reflexiones del maestro Cruz-Diez podrían generar sus comentarios respectivos. Leamos, interpretemos, comentemos:»Creo que el venezolano no ama o no le interesa su historia. Por eso estamos viviendo de nuevo en el siglo XIX, porque nadie se da cuenta de que estamos en esa época, porque no conocen su pasado. Quise contar mi aventura y también decir que sí se puede. Cuando uno emprende algo con coherencia y quiere decir algo a los demás con un discurso generoso, la gente lo oye y lo acepta. Además, yo viví momentos históricamente importantes, porque estuve cuando se crearon las dos influencias más grandes que tuvo el cinetismo. También quise contar cosas amables de la vida. Ya está bueno de tanto drama..»..

«..Vivimos en un espacio que está coloreado, lo que pasa es que percibimos ciertas ondas nada más. Recibimos solo pequeñas frecuencias de ese amplio espectro que sucede durante las 12 horas que el sol ilumina a la Tierra. Estamos inmersos en el espacio y el espacio es material. Fíjate que cuando lanzan cohetes se incendian, porque es sólido. Lo vemos, la Tierra desde lejos es azul. El color es presente continuamente, produce un placer que aprendes a leer, si aprendes a leer el espacio. No estamos acostumbrados a eso, leemos solo la ocupación del espacio, las cosas, las formas. Yo te veo a ti y tú me ves a mí, pero entre nosotros hay un espacio. El color invade el espacio y es didáctico. Todas estas obras que ves no son cuadros, son soportes de una reflexión. Eso genera placer, rechazo y otros sentimientos humanos…»…

De acuerdo con todo. Hoy lo entiendo y lo gozo más que cuando vi muchas de sus obras en Venezuela, que siempre me parecieron sobrevaloradas y formalistas aunque me gustara mucho caminar pa’lante y pa’tras en frente de ellas para buscarle la quinta pata al gato. De esa pareja tácita, siempre preferí a Soto. Quizás incluso hoy. Pero luego de esa cadena de testimonios increíbles ahora le tengo la misma estima.

11) El filósofo Slavoj Zizek, hablando sobre Casimir Malevicht, expone: «La gente está totalmente equivocada cuando piensa que alcanzó el nivel más mínimo con «Cuadrado negro». No: para él, ese era el punto cero, el punto de partida. Admiro enormemente sus pinturas tardías, que la gente malinterpreta como su sumisión al estalinismo. No lo son. Son creaciones que siguen la reducción mínima, incluso aquellas aparentemente estalinistas, como las pinturas finales de mujeres. Son obras propias de un genio…». ¿Cómo puede liberarse un artista de nuestro tiempo, del cepo o el corset de adscribirse o no a determinadas corrientes ideológicas..¿A dónde cree que va a llegar el arte con toda esta mierda..?

—Todas esa reacciones y sumisiones son un desconocimiento de la realidad de la muerte. Quien conoce y vive con su muerte no está genuflecto a ningún deber ser externo. El artista no se debe a ninguna continuidad. La obra es consecuencia de vivir y ocurre en el momento en que cierto proceso vital se ha cristalizado o articulado en nosotros. Para mí una de las metáforas más claras para entender ese proceso de asimilación y transformación alquímica es la defecación. Es algo que ocurre a pesar de nosotros y mayormente fuera de nuestro control aunque controlando nuestros esfínteres podamos darle a veces un contexto civilizado. La condición de lo excretado es un reflejo de lo ingerido y del estado del sistema que lo procesa. Creo que la metáfora le gustaría a Zizek. Yo hago lo que quiero hacer, cuando y como lo quiero hacer. Una vez que estoy satisfecho con algo lo dejo que se defienda solo a los ojos de los demás. Deja de ser asunto mío.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

 

Alexis Blanco

Noticia al Día