Alex Saab revela detalles de su relación con el Gobierno venezolano

Alex Saab revela detalles de su relación con el Gobierno venezolano y califica su caso como una extralimitación judicial sin precedentes

Alex Saab

Alex Saab

El empresario colombiano y colaborador del Gobierno venezolano, Alex Saab, ofreció una entrevista en exclusiva para Rusia Today (RT), desde el arresto domiciliario que cumple en Cabo Verde, tras ser señalado de presidir una red de corrupción, supuestamente, vinculada con el presidente Nicolás Maduro. Sin embargo, para Saab y la Administración de Maduro, estas acusaciones sonparte de las agresiones de Washington contra el país suramericano.

Los titulares se multiplicaron luego de que Saab fuese sancionado por el Departamento del Tesoro de EE.UU., en julio de 2019, por supuestamente tener «contratos sobrevalorados» para la construcción de viviendas de interés social en Venezuela, y por permitir que Maduro se «beneficiara significativamente» de la importación y distribución de alimentos, a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Casi un año después de esa medida unilateral de Washington, Saab fue detenido el 12 de junio de 2020 mientras hacía una parada técnica en Cabo Verde. Tras ese proceso, que ha sido tildado por su defensa como una «extralimitación judicial sin precedentes» para derrocar a Maduro, finalmente se le concedió el arresto domiciliario, en enero de este año, con una amenaza de extradición a EE.UU. aún sobre sus hombros.

Desde su lugar de confinamiento, Saab habla con RT sobre los intereses que considera que están detrás de lo que calificó como su «persecución», las vejaciones que ha sufrido por parte de las autoridades de Cabo Verde, el papel de EE.UU. en su judicialización y la «absurda teoría conspirativa» sobre sus funciones. Además, denuncia las condiciones de «presión psicológica» y los impedimentos que ha tenido para reunirse con sus médicos, abogados y familiares, a pesar de haber salido de la prisión.

Saab resaltó que pese a tener orígenes barranquilleros y libanes-palestino, y establecer un imperio textil de ropa de moda, con 300 almacenes, durante 18 años en Colombia, fue en Venezuela donde, comenta, «con la ayuda de Dios», pudo establecer «grandes iniciativas empresariales y hacerlas prosperar con una magnitud en la que marcó la diferencia».

«Estoy muy agradecido con los presidentes Chávez y Maduro, y con el pueblo venezolano, por haberme dado las oportunidades que se me han presentado desde 2000. Empezando por la construcción, he podido demostrar que puedo entregar proyectos importantes a tiempo y dentro del presupuesto», dijo Saab a RT.

Agregó: «La extralimitación judicial extraterritorial por motivos políticos de EE.UU., y el consiguiente bloqueo económico a Venezuela, han hecho que muchas empresas que estarían encantadas de negociar con el país se hayan visto obligadas a retirarse de las iniciativas empresariales. Esto ha hecho que sea necesario buscar soluciones para crear nuevas cadenas de suministro, logística, financiación y de relaciones comerciales, a menudo con empresas y países que históricamente habrían quedado fuera del mercado venezolano, debido a la presencia de empresas estadounidenses. Esto se dio, especialmente, en los sectores alimenticio, farmacéutico y de bienes de consumo.

Subrayó: «Aquellos que quieren atacarme a mí y a Venezuela, deberían informarse y entender la realidad de ser el objetivo de una extralimitación judicial sin precedentes».

Saab indicó que la experiencia que sus socios y él adquirieron, mientras gestionaban y organizaban la logística que suponía un importante contrato de viviendas sociales (que comenzó en 2011), fue reconocida por el Gobierno de Maduro, lo que le concedió su primer contrato para el programa de alimentos de bienestar social, en 2015.

«Una vez más, cumplimos con los plazos y el presupuesto. Me basé en ese éxito inicial y hoy, al contrario de las acusaciones infundadas de algunos medios de comunicación, aunque no soy el único proveedor del programa, soy uno de los más grandes. Genero actualmente unos 100.000 empleos en Venezuela en diferentes sectores», comentó.

Indicó que en 2018 fue nombrado enviado especial del Gobierno de Venezuela, para seguir colaborando en el abastecimiento y suministro de alimentos básicos y medicamentos, «un papel que ha cobrado mayor importancia desde el inicio de la pandemia».

«Venezuela ha estado bajo ataque político y económico durante muchos años. Uno de los motivos de mi nombramiento fue el de contrarrestar esta amenaza y dotarme de inmunidad e inviolabilidad para viajar y negociar libremente en nombre de la República, como lo han hecho los agentes diplomáticos durante siglos», detalló.

Reiteró: «Aquellos que quieren atacarme a mí y a Venezuela, deberían informarse y entender la realidad de ser el objetivo de una extralimitación judicial sin precedentes, por motivos políticos, antes de hacer comentarios frívolos; deberían entender la realidad del bloqueo económico y su repercusión en la vida de Venezuela; deberían aprender cómo esto ha provocado un aumento masivo de los costos de transporte, seguros y logística. Nada de esto se menciona porque la prensa y las páginas webs de pseudonoticias atraen a los lectores vendiendo historias sensacionalistas de corrupción y precios abusivos, en lugar de preocuparse por los detalles del costo de los seguros o la disponibilidad de los buques de carga que no estén amenazados con sanciones por EE.UU».

Tras ser consultado sobre su relación con el Gobierno venezolano y su presidente, Saab respondió: «Mi relación no es diferente a la de otras personas que han sido llamadas a ayudar a Venezuela en un momento de necesidad nacional, causada por las acciones de personas ajenas que pretenden derribar a su gobierno legítimo. He trabajado con diligencia en todo momento, siendo consciente de la responsabilidad que se me ha encomendado. Espero que ser enviado especial y que, más recientemente, se me haya otorgado la responsabilidad adicional de ser representante permanente alterno de Venezuela en la Unión Africana refleje que estoy desempeñando las tareas que se me han asignado de una manera que es apreciada por el Gobierno y el pueblo.

Al retomar el tema de su detención, ratificó que su arresto fue en base de una notificación roja de Interpol que no existía. Tampoco había una orden de detención ni de EE.UU. ni de Cabo Verde. «Esto puede verse desde el momento cuando comienzan las acusaciones falsas en mi contra, pues lo que pretenden es atacar al Gobierno. La administración del presidente Trump tenía una obsesión con Venezuela y con Maduro y, durante todo su mandato, su régimen utilizó todos los mecanismos a su alcance para aniquilarlos», acotó.

Recordó que cuando fue detenido, el 12 de junio de 2020, se dirigía a Teherán y solamente aterrizó en Cabo Verde con el fin de realizar una parada técnica para repostar gasolina. «Evidentemente, me esperaban y me detuvieron sobre la base de una notificación roja de Interpol que no existía. Tampoco había una orden de detención ni de EE.UU. ni de Cabo Verde. La notificación roja se hizo a la medida, a petición de EE.UU., y solo se presentó después de mi detención, al día siguiente, el 13 de junio. Interpol decidió anularla cuatro días después, por la ilegalidad que mis abogados demostraron de inmediato. De acuerdo con el derecho internacional, si Cabo Verde no quería reconocer mi condición debería haberme declarado ‘persona non grata’ y decirme que continuara mi viaje. En su lugar, a petición de EE.UU., optó por involucrarse deliberada y calculadamente en un proceso con motivaciones políticas, sin pensar en las consecuencias», precisó.

Afirmó que estuvo detenido sin orden de Interpol ni de EE.UU., unos 25 días, hasta que Washington envió por vía diplomática la solicitud de detención. «Llevaba conmigo documentos que irrefutablemente demostraban mi condición de enviado especial y la naturaleza de mi misión. Además, tanto Venezuela como Irán enviaron cartas de protesta por mi detención y recalcaron mi inmunidad diplomática, inmediatamente después que se enteraron de mi detención ilegal», recordó durante la entrevista a RT.

Denunció que ha sido sido sometido a tortura física y psicológica. La forma vergonzosa en que se manejó mi arresto domiciliario es inexcusable. No se respetaron mis derechos como diplomático. Se ocultaron las pruebas y la primera jueza en Isla de Sal «no las vio». A partir de entonces, las irregularidades se han ido acumulando y sucediendo, en lo que mis abogados han denominado un proceso judicial sin precedentes, en el que prácticamente ninguno de sus argumentos ha sido escuchado por los tribunales de Cabo Verde», resaltó.

Saab aseguró  que las acusaciones sobre su supuesta vinculación con Irán, Turquía y Rusia, la cual traería una»repercusión en la seguridad del hemisferio», «se basan en la visión de EE.UU., en la que el mundo sigue dividido en «buenos y malos; nosotros y ellos». EE.UU. tiene que dejar de ver fantasmas por todas partes. Su discurso puede servir para manipular a sus ciudadanos, pero es hueco y carente de sustancia. Mis relaciones con estos países no se enmarcan en ninguna absurda teoría de la conspiración, sino que se basan en necesidades simbióticas en el contexto de un agresor común».

El empresario reveló que no se le permite la comunicación libre, escribir cartas, usar celular, ni recibir visitas de familiares, nada. «Es igual que la prisión o peor, una farsa completa. Estoy en una casa rodeado por más de 50 oficiales armados del Ejército y de la Policía, controlan hasta mi comida. Es exactamente igual o peor a las condiciones de la prisión, con la presión psicológica permanente a la que estoy expuesto. No puedo ni salir al patio de la casa sin que un dron me esté grabando desde el cielo, aun cuando estoy con mis abogados locales. Hay hombres armados en el patio. ¿Qué clase de detención domiciliaria es esta? Una farsa», detalló.

Agregó: «En prisión se me mantuvo en unas condiciones carcelarias que el propio Departamento de Estado de EE.UU. ha dicho «que suponen un riesgo para la vida». A los narcotraficantes se les trata mejor que a mí, que soy agente diplomático. Hay señales por todas partes del trabajo de una tercera parte cuyo nombre, como en una escena de Harry Potter, «no puede mencionarse». Presumiblemente, todo en un intento de romper mi determinación y ponerme en contra de Maduro y de su Gobierno. Nunca lo haré porque ni yo ni Venezuela hemos hecho nada malo. Venezuela tiene derecho a gestionar el bienestar de su pueblo y ninguna designación política a través de sanciones interesadas o de la intimidación hará que se desvíe de este camino».

Lea también: Maduro aseguro que pronto pondrá los ganchos a Rafael Ramírez, exministro de Chávez

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Noticia al Día/con información de RT