¿Por qué Felipe de Edimburgo sale tan bien librado en The Crown?

¿Por qué Felipe de Edimburgo sale tan bien librado en The Crown?

 

La serie The Crown (La corona) que narra la historia con ligeros toques de ficción y que transmite Netflix con rotundo éxito mundial trata de manera benevolente a Felipe de Edimburgo, esposo de la Reina Isabel II. Quienes siguen la historia descubren aspectos desconocidos del hombre que ha estado al lado de La reina por mas de 60 años.

Salvo un capítulo donde se cuenta, la supuesta asistencia del Principe Felipe a una fiesta convocada por una actriz  muy dada al libertinaje, los episodios siguientes muestran a un hombre enérgico, aventurero, quien se hace piloto.

Internet en Wikipedia informa de Felipe: 

El príncipe Felipe, duque de Edimburgo (nacido príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca; Corfú, 10 de junio de 1921) es el consorte de la reina Isabel II del Reino Unido. Es hijo del príncipe Andrés de Grecia y Dinamarca y de la princesa Alicia de Battenberg, es miembro de la familia real británica por su matrimonio.

En 1947 se casó con la princesa Isabel, hija del rey Jorge VI y la reina Isabel del Reino Unido. En la víspera de su boda Jorge VI le concedió los títulos de duque de Edimburgo, conde de Merioneth y barón Greenwich, otorgándole el tratamiento de Alteza Real. En 1957, Felipe fue nombrado príncipe del Reino Unido por la reina Isabel II.

Aparte de sus deberes reales, el duque de Edimburgo es patrocinador de muchas organizaciones, como los Premios Duque de Edimburgo y el Fondo Mundial para la Naturaleza. Además es rector de la Universidad de Cambridge y lo fue de la Universidad de Edimburgo (su hija Ana le relevó en este último cargo en 2011). En concreto, se ha dedicado a intentar que la humanidad tome conciencia de su relación con el medio ambiente desde que visitó las islas Malvinas en 1956. Ha publicado escritos y realizado charlas sobre temas del medio ambiente a lo largo de más de medio siglo.

En 2011, con motivo del nonagésimo cumpleaños del duque, su esposa la reina le concedió un título que venía ostentando ella desde 1964, el de lord gran almirante del Reino Unido, en recompensa a sus seis décadas como consorte junto a ella.

El duque, quien habiendo cumplido los noventa y seis años mantenía una nutrida agenda protocolaria, decidió retirarse de sus actividades el 2 de agosto de 2017, habiendo completado un total de 22.219 compromisos reales desde 1952.

El incidente con los astronautas

Uno de los capítulos mas impactantes sobre la personalidad del esposo de La reina es el incidente con los astronautas que llegaron a la luna en junio de 1969.

Felipe, por ser piloto, estaba abrumado por la proesa de: Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins al punto que pidió tener una reunión privada con ellos de 15 minutos. The Crown muestra unos hombres comunes, con gripe, mas interesados en saber cuántos baños tenía el palacio que responder a las inquietudes abismales que el principe Felipe tenía sobre el mundo.

Su alteza real sostiene una fuerte discusión con varios sacerdotes, luego, regresa a pedirles a ayuda.

 

Infidelidades majestuosas

La revista https://www.vanidades.com/ reseña:

El príncipe Felipe de Edimburgo, consorte de Inglaterra nunca, desde que apareció de manera formal en la vida de Isabel II, ha dejado de estar en primer plano, y no siempre por razones positivas.

De hecho, la mayor parte del tiempo ha sido motivo de escándalo debido a sus ya célebres imprudencias, en ocasiones salpicadas de gracia, en otras, crueles y discriminatorias, pero que dejaron de ser ofensivas cuando el mundo entendió que ese matiz de su personalidad era irremediable.

 

Un eterno inconforme, así es como se le puede definir, y es que para convertirse en el esposo de la entonces princesa Isabel (su querida Lilibeth) muchas cosas tuvieron que cambiar.

Lo primero a lo que debió renunciar fue a su apellido Mountbatten, que perteneció a sus abuelos; también dejó de lado su nacionalidad y su amada carrera militar, y en medio de todo ello adoptó la religión anglicana y se resignó a que su descendencia jamás llevaría su apellido.

¿Por qué aceptó las acusaciones?

Aceptó todo sin poner objeción, quizá porque pensó que Lilibeth no llegaría a ser reina. No obstante, al cumplir cinco años de feliz matrimonio, emprendieron un largo viaje por distintos países de la Mancomunidad de Naciones que duraría seis meses.

Y tan pronto desembarcaron en Kenia, fue el propio Felipe el encargado de comunicarle a su esposa la triste noticia de que su padre, el reyJorge VI, había muerto. En ese mismo instante ella se convirtió en la reina Isabel II y él sólo en el príncipe consorte.

Durante el retorno de su travesía, muchas situaciones de su vida cotidiana se replantearon: ahora él caminaría dos pasos atrás de ella y se convertiría en la sombra de Isabel II. Su hartazgo no era algo nuevo y su fama de infiel antecedía la boda, pero fue en esa época cuando despertó su creatividad para sacudirse todo aquello que lo incomodaba y su mejor opción fue buscando amantes.

100 años

Este 10 de junio, Felipe de Edimburgo cumplirá 100 años. Más de la mitad al lado de La reina. Siempre detrás de la monarca más monolítica de la historia. The Crown revela los desatinos del Duque, pero, podría decirse que tal y como se cuentan los hechos sale muy bien librado.