La medida que obligaron a adoptar a los jerarcas de Corea del Norte

La insólita y riesgosa medida que obligaron a adoptar a los jerarcas de Corea del Norte en su reunión más importante

Corea del Norte

Reunión del único partido de Corea del Norte

Una insólita y temeraria medida en conta de lo que marcan las normas para luchar contra la pandemia del coronavirus tuvo lugar en el Octavo Congreso del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, de acuerdo a medios que tuvieron acceso a información sobre el reservado encuentro jerárquico. En el tercer día del acto los 7 mil participantes tenían estrictamente prohibido colocarse mascarillas faciales para evitar los contagios de COVID-19, generando un foco de infección peligroso.

Sin distancia social y a puertas cerradas, el congreso contó con la participación del dictador Kim Jong-un que además logró una promoción en la larga lista de atributos que ya posee: fue nombrado secretario general del Partido de los Trabajadores durante el congreso que celebra estos días en Pyongyang la formación única del país asiático, informó la agencia estatal KCNA. El nombramiento se acometió en la sexta jornada del congreso de este domingo al ser restaurada la secretaría general, eliminada en el anterior congreso de mayo 2016, en el que el propio Líder Supremo fue nombrado presidente del Partido que rige el destino de los 25 millones de norcoreanos que habitan aquella tierra.

Según una fuente anónima del diario Daily NK agentes del Ministerio de Seguridad Social vestidos con uniformes militares verificaban uno por uno si los participantes llevaban máscaras en el momento en que ingresaron a la Casa de la Cultura 25 de abril, donde se realiza el congreso. Los participantes deben quitarse las máscaras justo antes de ingresar al lugar.

Las fotos del congreso muestran que ninguno de los participantes lleva máscaras, no hay espacios vacíos ni distancia entre los participantes. De acuerdo a informes, las autoridades obligan a los participantes a usar máscaras después de que termina cada jornada. A quienes participan del evento se les toma la temperatura antes de ingresar y si mostraran algún síntoma se los aislaría.

“Las autoridades sintieron que la imagen de los participantes con máscaras durante el congreso, el evento político más grande de Corea del Norte, podría dañar el prestigio nacional y amplificar el malestar de la gente con respecto al COVID-19″, señaló el periódico basado en Corea del Sur. La fuente consultada por Daily NK dijo que con las autoridades tildaron al congreso como un “evento importante especialmente digno de mención”, es decir, que no había lugar para las “imperfecciones”.

Asistentes del 8 ° Congreso del Partido de los Trabajadores en Pyongyang, Corea del Norte, en esta foto proporcionada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA) este lunes. Ninguno de ellos posee mascarilla ni guarda distancia social entre sí, pese a la pandemia por coronavirus (Reuters)

Asistentes del 8 ° Congreso del Partido de los Trabajadores en Pyongyang, Corea del Norte, en esta foto proporcionada por la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA) este lunes. Ninguno de ellos posee mascarilla ni guarda distancia social entre sí, pese a la pandemia por coronavirus (Reuters)

Pero además de la propaganda y la imagen externa que se pretende exhibir al mundo, también hay otro motivo para semejante riesgo: Kim Jong-un quiere ver los rostros de los participantes a medida que pronuncia sus palabras. Otra fuente de ese mismo diario confirmó que el Líder Supremo consideraría “imperdonable” si alguien cubriera su rostro en un evento presidido por el propio Kim. “Es reaccionario cubrirse la cara con una máscara o un sombrero, a menos que el Líder Supremo le dé un permiso especial”, señaló el informante.

Además de la revisión del organigrama del régimen de Pyongyang, el octavo Congreso del Partido de los Trabajadores, cuya celebración este año ha estado rodeada de gran secretismo por parte del régimen, pretende establecer un nuevo plan quinquenal para estimular la maltrecha economía norcoreana.

En el transcurso del evento Kim Jong-un advirtió además que los Estados Unidos siguen siendo el principal enemigo del régimen e instó indirectamente al gobierno entrante de Joe Biden a proponer nuevas alternativas para retomar el diálogo sobre desnuclearización advirtiendo que el ejército norcoreano prepara nuevas pruebas de armas. De momento aún se desconoce en qué fecha concluirá el congreso, cita política más importante del país.

Kim Jong-un también aseguró que su país se dotará de un submarino nuclear, informó el sábado la agencia oficial KCNA.

Pyongyang “debería centrarse y desarrollarse para subvertir a Estados Unidos, el mayor obstáculo para nuestra revolución y nuestro mayor enemigo”, dijo durante el octavo congreso del partido gobernante, según la agencia.

Kim ha hecho esta declaración a 12 días de que Joe Biden asuma el cargo de presidente, el 20 de enero, y tras mantener una relación tumultuosa con el mandatario saliente, Donald Trump.

Lea también: Demócratas presentaron en el Congreso el pedido de juicio político contra Trump

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Infobae