Cómo evitar que la relación de pareja se vuelva toxica

Cómo evitar que la relación de pareja se vuelva toxica

Mantener un compromiso de pareja, es uno de los retos significativos de la vida, para numerosas personas. Disfrutar del vínculo amoroso, compartir y proyectarse a futuro se convierte en un pilar principal para conservar una buena relación. A continuación algunos consejos para evitar el aburrimiento y enojo.

Según el artículo del medio digital Vix, el consejo principal para combatir el aburrimiento en pareja, es apostar por la independencia, debido que uno de los factores que influye, es que las parejas hacen todo junto. Por tanto, es esencial que cada uno tenga su espacio, para desarrollar nuevos intereses, procesar pensamientos y divertirse de algún pasatiempo.

Seguidamente, otro de los tips para gozar de una buena relación en pareja  y dejar la monotonía a un lado, es experimentar algo nuevo, es decir, arriesgarse a hacer cosas juntas, que ninguno de los dos haya intentado antes.

Igualmente vivir una escapada de fin de semana, es una oportunidad muy buena para darse un tiempo como pareja, sin distracciones, trabajo o familia, una señal perfecta para romper la rutina.

Por último, en el contenido publicado, otra de las recomendaciones es regresar a lo básico, la doctora Randi Gunther, añade: “que una forma sencilla para agregar un poco de curiosidad y descubrimientos a la relación, es recordar lo que buscaban cuando la relación recién iniciaba”.

Gunther también comenta que agregar nuevas experiencias, es perfecto para recrear la emoción de lo que en un primer momento los unió, y sumarla con la alegría de todo lo que han logrado y vivido juntos hasta el momento.

Por su parte, en el blog del doctor Rafael Ramos, explica ciertas recomendaciones para mejorar la relación de pareja y evitar llegar a un estado emocional negativo, con el objetivo de que las relaciones se mantengan sanas. La primera es eliminar el capricho irracional, la idea es afrontar los problemas y no evadirlos, sino buscar una solución.

Segundo, otro factor es dejar los temas sin resolver, por tanto, la comunicación se vuelve improductiva, ciertamente la conversación se carga de tensiones, reacciones y no se le da paso a propuestas sensatas, para cerrar temas de manera equilibrada y madura, el punto es hablar y comprender las emociones de ambos.

Tercero evitar la indiferencia, poner los temas sobre la mesa, la clave es hablar sin atacarse y no caer en lo inmaduro, ni en expresiones descalificantes, tampoco desplazar la atención de la pareja por tonterías o estar siempre a la defensiva.

Finalmente, eludir que los enojos se prolonguen, debido que los enfados generan aburrimiento, cansancio, frustración, sobre todo, nutre la relación de rencores y frialdad.

 

Ylarit González/Pasante