Un 30 de diciembre de 1997 tuvo lugar el atentado de la T4 en el terminal del aeropuerto de Madrid-Barajas

Un 30 de diciembre de 1997 tuvo lugar el atentado de la T4 en el terminal del aeropuerto de Madrid-Barajas

Un 30 de diciembre de 1997 tuvo lugar el atentado de la T4 en el terminal del aeropuerto de Madrid-Barajas. Foto: Agencias

El 30 de diciembre en 2006, una furgoneta bomba estalló en el aparcamiento de la terminal 4 del aeropuerto de Madrid-Barajas. El ataque, que fue reivindicado por ETA nueve días después, costó la vida a dos personas e hirió a otras 52, y fue uno de los más potentes que llevó a cabo la banda, destruyendo el aparcamiento y dañando la terminal del aeropuerto.

El atentado puso punto final a la tregua que había anunciado la organización en marzo de ese mismo año y detuvo las negociaciones que mantenía el gobierno con la banda terrorista.

Las autoridades barajaron del vehículo que estuviese cargado con 200 kilogramos de explosivos, aunque EFE elevó la cifra a 500. Además de los graves daños materiales -la explosión provocó una densa columna de humo, el hundimiento de cinco plantas del módulo D del aparcamiento de la T4 y que varios coches ardieran-, Alfredo Pérez Rubalcaba informó al mediodía de que había una persona desaparecida y por la tarde se dio a conocer la existencia de una segunda persona también desaparecida a causa del atentado. Sus familiares habrían dado la voz de alarma a última hora de la mañana. También hubo una veintena de heridos.

El primero sería un joven ecuatoriano que iba a acompañar a una mujer al aeropuerto para buscar a un familiar. Él decidió quedarse en el coche según el ministro de Interior. La novia del desaparecido pidió con angustia en declaraciones a RNE- que se pusiesen en contacto con ella.

Después de atender a 26 heridos muy leves entre ellos dos agentes heridos leves por los cristales del aparcamiento, el hospital de campaña montado por el Samur comenzó a recogerse. Algunos pasajeros se quejaban de dolor de oídos por la explosión.

Se produjeron tres llamadas para informar de la colocación de la furgoneta bomba una primera a la DYA de Guipúzcoa, otra a los Bomberos de Madrid y una tercera -en nombre de ETA- al teléfono de emergencias SOS-Deiak de Guipúzcoa. La policía procedió a desalojar inmediatamente a los pasajeros del aparcamiento y trasladarlos a la terminal, por lo que no hubo heridos de gravedad. No obstante, la Organización Agetaxi protestó por el comportamiento de la Policía ya que, a su juicio, varios taxistas resultaron heridos en el atentado de Barajas porque no desalojaron la parada.

La Terminal 4 del aeropuerto de Barajas retomó, poco a poco, su actividad. Dos vuelos de Iberia, con destino a Venecia y Casablanca, fueron los primeros en salir de la T4 desde que se retomara el servicio pasadas las 14.00 horas. Sin embargo, los accesos por carretera a la terminal siguieron completamente colapsados, por lo que las autoridades pidieron a los usuarios que accedieran a la T4 en transporte público -y no en coche privado-. El resto de terminales funcionaron con normalidad, aunque los pasajeros se quejaron de falta de información por parte de las autoridades.

La banda armada nunca había cometido una acción terrorista durante la suspensión de sus actividades y siempre había anunciado previamente su decisión de continuar con los atentados en una declaración previa. Así que tras nueve meses de cese en su actividad terrorista el atentado sorprendió cuando se esperaba un comunicado de la banda armada durante las Navidades. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció en rueda de prensa desde Moncloa que había ordenado «suspender» las iniciativas de diálogo, por lo que con este atentado terrorista, la banda ETA puso fin al «alto el fuego permanente» que había mantenido durante buena parte del 2006. También se generó una gran polémica al hacerse público que Zapatero calificó el atentado como «accidente»1​

La furgoneta en la que se cargaron los explosivos había sido robada algunos días antes en el sur de Francia a un joven guipuzcoano que se encontraba esquiando en el Pirineo Francés. ETA mantuvo secuestrado al joven hasta algunas horas después de producirse el atentado.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

Agencias

Noticia al Día