Los misterios que oculta el manto sagrado de la Virgen de Guadalupe

Los misterios que oculta el manto sagrado de la Virgen de Guadalupe

Foto: Agencia

El manto sagrado de la Virgen de Guadalupe oculta distintos misterios que actualmente no han sido descifrados, esta prenda consagrada representa una imagen significativa para la cultura mexicana y los creyentes católicos, sobre todo por su procedencia milagrosa.

Ciertamente de acuerdo a la iglesia católica, la Virgen de Guadalupe apareció el 12 de diciembre de 1531, al indígena San Juan Diego, en el cerro Tepeyac, para pedirle que le construyan un templo en esa zona.

El indígena acude al obispo Fray Juan de Zumárraga a contarle lo sucedido, a lo cual, él le respondió: que requería pruebas de su testimonio. Juan sube nuevamente a la colina para comunicarle a la virgen lo ocurrido. En el encuentro ella le indicó recoger flores con ayuda de su tilma o chal y le encargó llevárselas al sacerdote como prueba de su existencia.

Lea también: La historia de Juan Diego y sus encuentros con la Virgen de Guadalupe

Por lo tanto, al estar a cara con el obispo, Juan extendió el manto para mostrar las flores y de manera milagrosa, quedó figurada el retrato de la Virgen Morena. Sin embargo, en torno a la Virgen de Guadalupe, existen diversos misterios en relación a su manto, que sin interesar el transcurso del tiempo, continúan  ocasionando controversia entre los religiosos.

En consecuencia, las investigaciones de su origen, todavía quedan secretas. Debido que la ciencia no ha  podido interpretar y entender el estado de preservación de su manto, igualmente de la solidez de los colores, estos son ciertos misterios que hasta ahora persisten.

Además, es preciso señalar que el manto sagrado, esta hecho de fibras de cactus, por tanto, es de baja calidad, asimismo posee una superficie arisca, lo cual es dificultoso de pintar e incluso que la pintura dure. De todos modos, el retrato se conserva intacto. Los científicos aseguran que no se utilizó ninguna  técnica anterior.

Por otro lado, la textura donde se encuentra la imagen de la Virgen de Guadalupe, es suave y donde no está la pintura, es áspero. En efecto la coloración de la figura no posee  partes minerales o animales, cabe destacar que las pinturas sintéticas no existían en ese año.

Para concluir, su manto sigue siendo un misterio sin resolver. Igualmente la Virgen Morena, promovió la evangelización de México y representa uno de los emblemas más importantes y de  unión más fuertes de la población mexicana.

Para esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

Ylarit González- Pasante