La pesadilla del COVID-19 cumple 1 año

La pesadilla del COVID-19 cumple 1 año

Diseño: José Fuenmayor

Doce meses han pasado de aquella fatídica noticia que conmocionó al mundo. El coronavirus o COVID-19 existe, y a finales de 2019 lo que comenzó como una gripe en una pequeña ciudad de China, se convirtió en una pandemia que deja profundas huellas en el corazón y la mente de los habitantes del mundo entero.

 

Respira, respira…

 

Nadie imaginó que una tos y un simple dolor de huesos asfixiarían tanto hasta llegar a matar. El coronavirus lo hizo. Sigilosamente dejó sin respiro a más de un millón y medio de personas hasta la fecha.

El coronavirus no era ajeno a la ciencia, a lo natural, a lo biológico, pero había algo que lo diferenciaba del resto de su línea familiar. Una mutación lo transformó en un virus matador de humanos. 

 

Dime en qué lugar te encuentras y te diré si estás a salvo…

 

La población de China, específicamente la ciudad de Wuhan vio por primera vez los estragos de  una enfermedad letal, aunque aún nadie sabía que tan lejos llegaría y mucho menos de dónde provenía.

Se dijo que un mercado fue el inicio de todo, pero miles de hipótesis buscaban ese «paciente cero», que los ayudaría a descifrar como parar el avance de la enfermedad.   

Las fechas no concuerdan para determinar quién fue el origen de todo. La Organización Mundial de la Salud (OMS), informó que el primer caso confirmado de Covid-19 en China fue el 8 de diciembre. Sin embargo, un estudio, realizado por investigadores chinos publicado en la revista médica The Lancet, afirmó que la primera persona en ser diagnosticada con covid-19 fue el 1 de diciembre de 2019, y que esa persona “no tuvo contacto” con el mercado mayorista de Huanan Seafood, en Wuhan.

Ahora, un medio de comunicación en China, South China Morning Post, dio a conocer que según datos del gobierno recopilados por ellos, la primera persona que habría presentado la enfermedad fue un hombre de 55 años de la provincia de Hubei, el 17 de noviembre de 2019.

A partir de esa fecha, se informaron de uno a cinco casos nuevos cada día. Para el 15 de diciembre, el número total de infecciones era de 27 (el primer aumento diario de dos dígitos se informó el 17 de diciembre) y para el 20 de diciembre, el número total de casos confirmados había llegado a 60.

 

Buscando nuevos aires…

 

Ese pequeño foco de China escaló cifras alarmantes, que encerraron a toda la población de Wuhan en un panorama de caos y angustia, pero ese cierre de puertas y prohibiciones de paso hacia la ciudad no contuvo al virus. Una pequeña ráfaga de aire (viajeros) lo trasladó a otros lugares de Asia y se extendió hasta Europa.

Los americanos se sentían seguros de los miles de kilómetros de océano que los separaba, sería una barrera de bioseguridad eterna, pero no fue así. En febrero, los primeros casos de personas contagiadas provenientes de China encendió las alarmas mundiales, casi un mes después, el 11 de  marzo de 2019, la OMS pronunció una palabra que generó terror en la población: » El coronavirus, virus SARS-Cov-2 o COVID-19 es declarado Pandemia».

Poco a poco los focos fueron apareciendo, las fronteras se fueron cerrando y el miedo consumió a la población. Compras nerviosas, depresión, mal humor y la muerte rondaba cada calle de la ciudad. Las frase quédate en casa, usa mascarilla, lávate las manos y mantén tu distancia se repitieron tanto que parecía discurso político en una campaña eterna.

Mes tras mes, las palabras cuarentena, emergencia, alarma y última hora abrían las portadas de los diarios en el mundo. El miedo se apoderó de la población y la desesperanza de no verle salida a una crisis más fuerte puso a luchar el ingenio del ser humano, para llegar a una solución.

Unos cuantos meses después, luego de miles de entierros, miles de lágrimas, miles de batallas perdidas, una luz se asoma ante el panorama fúnebre. Llegaron las vacunas, la población mundial comenzó con los estudios de la enfermedad y a crear medicamentos que contrarrestaran los efectos del coronavirus. Unos más efectivos que otros, pero el proceso aún continúa.

Hoy, a comienzos del último mes del año, el coronavirus cumple un año entre nosotros. La población mundial  clama por tener un nuevo respiro y pide por un nuevo año lejos del caos, con unión familiar y salud, porque este año entendimos que no hay nada más valioso que estar vivos y amanecer cada día respirando un nuevo aire.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Any Vargas

Noticia al Día