Diomedes Díaz también intentó salvarse de las drogas como Maradona

Diomedes Díaz también intentó salvarse de las drogas como Maradona

Diomedes Díaz

Diomedes Díaz

Cuentan los que conocieron a Diomedes Díaz Maestre a mediados de los 80, que en el bus con aire acondicionado en el que los músicos del cantautor vallenato realizaban sus giras promocionales por toda la geografía costeña la cocaína la servían en cucharitas de oro.

Así fue desde que el dinero empezó a llegarle a manos llenas por las ventas multimillonarias de sus discos. Más de 13 millones de copias en 25 años de carrera artística constituyen un récord difícil de igualar.

Su adicción a las drogas llegó al punto que en los conciertos las decenas de asesores con los que contaba el que le cargaba los pañuelos, los papeles, la maleta, la plata, la loción, el agua le alcanzaban toallitas blancas para retirar los ripios de cocaína que le quedaban en el bozo.

Los músicos tenían que soplarle al oído las letras de las canciones porque se le olvidaban, recuerda Mónica Vásquez, una bumanguesa que lloró al enterarse de que los polvos blancos para disimularle a su ídolo el brillo de la cara realmente eran cocaína.

El incumplimiento de Diomedes se volvió una constante. En infinidad de ocasiones, los pilotos de las empresas aéreas que arriban al aeropuerto Alfonso López de Valledupar tenían que inventar cualquier disculpa para demorar los vuelos 15 y hasta 30 minutos esperando al siempre retrasado ídolo de multitudes.

Así lo cuentan algunos de los asistentes: Lo anunciaron a las 8 de la noche, a las 10, a las 11, a las 12, a la 1. A las 3 de la madrugada, cuando el anunciador se disculpó porque Diomedes ya no iba a poder llegar, el público encendió a plomo el escenario. La droga y las mujeres lo habían retenido de nuevo.

Diomedes manejó un ritmo de vida personal casi a la misma velocidad arrolladora de su éxito profesional, lo que probablemente lo tiene ahora en el lugar en que está: una tumba. Al ser consultado sobre el consumo de drogas, Diomedes respondió lo siguiente a la Revista Bocas:

¿Usted le ha dado duro al trago y a las drogas?

“Yo siempre me he tomado mis tragos, hasta ahora y los que faltan. Dentro de esta vida artística no te puedo negar que las drogas son algo normal. Yo he probado de todo, he tenido fiestas que pa qué te cuento, pero gracias a Dios no me quedé en eso. Además, siempre que uno se fume algo, consuma algo, habrá gente que armará un escándalo, pero eso es natural, eso lo hizo Dios, solo hay que saber sobrellevarlo”, confirmo el cantante.

Amigos de Diomedes Díaz se unieron para someterlo a un tratamiento, tal como ocurrió con Pambelé y Diego Armando Maradona, pretendían llevarlo a Cuba para que dejara su adicción a las drogas.

Álvaro Álvarez compañero de andanzas de Diomedes contó que los exgobernadores del Cesar, Lucas Gnecco, y de La Guajira, Jorge Pérez Bernier, aportarían los recursos para su traslado a la isla. “Me encomendaron planteárselo a El Cacique, pero cuando le decíamos cambiaba la conversación”, señaló.

Marciano Martínez, compositor y amigo de Diomedes, manifestó que el cantante sí tenía la intención de viajar a la isla y superar su adicción, pero el viaje no se concretó, en parte porque mientras unos lo animaban a ese tratamiento, otros que decían ser sus amigos no lo permitieron, porque les importaba más que siguiera produciendo dinero.

Cuando la idea se fue dilatando, su hermano Elver Díaz planteó la posibilidad de doparlo, montarlo en un avión y llevarlo a Cuba, pero no tuvo eco.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Rafael Romero/Pasante