Diez posiciones sexuales para hombres con el pene pequeño: Recomiendan el "buen perrito" y el "mortero"

Diez posiciones sexuales para hombres con el pene pequeño: Recomiendan el «buen perrito» y el «mortero»

Ya hemos abandonado las vídeo-orgías y nos acercamos a las citas Tinder… Pero después de solucionar la eyaculación precoz, es necesario poner en foco en los hombres con penes pequeños. O al menos, en los no tan grandes. Aquí hay una lista de posturas sexuales sumamente placenteras en las que el tamaño no es ni mucho menos importante…

Sexo anal

Ha podido llegar el momento de probarlo, donde otros pueden tener problemas, tal vez haya ahí una ventaja a la hora de tener más facilidades para penetrar.

Sexo oral

Otra de las ventajas, un pene demasiado grande puede presentar problemas para tu pareja a la hora de introducírselo. La clásica postura de rodillas puede ser una maravilla.

El desmayo

Él sentado, ella encima, pero tumbada lo suficiente como para poder hacer manualidades en su clítoris para que llegue al orgasmo. El pene deja suficiente espacio para poder aplicar más placer todavía.

El falso Misionero

Él encima, pero solo apoyándose en sus muslos, y ella tumbada pero con las piernas levantadas. Así puedes empujar más y ejercer más presión, incluso todavía más si elevas su pelvis metiendo cojines debajo.

El perrito profundo

Para darle una vuelta de tuerca a la clásica penetración, ella debe llevar la cabeza a la almohada, lo que eleva su tren trasero.

La sirena resbaladiza

Un misionero a la inversa , donde él rodea a ella con sus piernas, y la sujeta con las manos. Desde abajo la penetración es más profunda mientras roza con su clítoris. Y luego ya está el tema de los roles, claro.

El buen perrito

Otra evolución, perfecta para un pene de menor tamaño. Para sentir más la penetración, ella puede levantar su tronco y ejercer fuerza hacia atrás, arqueando la espalda.

Lento y deslizante

Otro misionero, pero con matices. Él, encima, se desliza por el cuerpo de ella mientras la atrapa con sus piernas. Arriba y abajo, arriba y abajo…

El juego de la presión

De pie, y por detrás, él agarra a ella la cintura. Ella pone el tronco paralelo al suelo, y se agarra al mobiliario. Con las caderas favorece la buena penetración.

El mortero

Es el momento de probar la penetración circular. Pero él estará arriba, apoyado en sus rodillas y manos, y ella, con un cojín debajo de la espalda, usará sus piernas para elevarse y atrapar a su presa. El resto es puro placer.

 

Menshealth.com