Contratos de minicréditos rápidos, ¿sabes lo que deben contener?

Contratos de minicréditos rápidos, ¿sabes lo que deben contener?

2020 ha sido un año de cambios, uno en el que el tiempo se ha esfumado por completo y en el que toda la sociedad ha mirado más que nunca a las soluciones digitales. El terreno online se ha convertido en el principal vehículo para las empresas y para los particulares, en uno de los grandes motores del consumo en un año en el que la estancia en casa se ha vuelto lo más habitual.

Ahora, las navidades están a la vuelta de la esquina, y es muy habitual por estas fechas lanzarse a comprar regalos y todo aquello que acompaña a las fiestas, aunque vayan a ser las más raras que podamos recordar. Raras tanto por celebraciones como por compras. Y es que, en unas fechas tan ligadas al consumo, este año ha quedado claro que no se va a comprar como antes. En primer lugar, porque la mayoría se va a adquirir a través de internet; en segundo lugar, porque las ofertas van a llevar la voz cantante.

Siendo la red de redes el principal lugar para comprar, conviene andarse con ojo. Ya no solo por las tiendas online y las calidades de los productos que se puedan encontrar en según qué e-commerce, sino también por los métodos que se persiguen para tener la liquidez suficiente como para abordar todas las compras sin problemas. En fechas de celebraciones y compras, también nos topamos con las fechas más idóneas para solicitar préstamos o minicréditos online.

Son una solución que lleva mucho tiempo entre nosotros, y que vuelve a pegar con fuerza en un año en el que la incertidumbre plaga el horizonte, y en el que se busca la máxima seguridad para evitar posibles problemas. Sin embargo, hablamos de internet, de un lugar repleto de soluciones, como también de peligros. El que más y el que menos conoce ya cuáles son los métodos de los estafadores online para embaucar a los usuarios, pero eso no libra de los riesgos.

Y es que hay muchas estafas en internet. Intentos de engaño que van desde tiendas falsas hasta correos fraudulentos o incluso falsas financieras. Vamos a detenernos en esto último, no para detectarlas, sino para evitarte complicaciones. Vamos a ver cómo debe ser el contrato de un minicrédito rápido de internet. Las cláusulas a tener y la información que debe reflejar. ¿Por qué? Porque tener esos aspectos claros es la única manera de evitar engaños, y no solo eso, sino también de evitar posibles problemas a largo plazo. Incluso las financieras más prestigiosas pueden equivocarse en este terreno, y te conviene evitarlo.

Qué debe tener un contrato de minicrédito rápido

Lo que vamos a ver aquí es lo esencial, aunque recomendamos complementarlo con toda la información de los minicréditos al instante que puedes encontrar en internet y, sobre todo, en los comparadores online de préstamos.

En primer lugar, el contrato de un minicrédito rápido, o para un crédito en general, debe establecer unas fechas que sirvan de base para que quede claro cómo se calcula el tipo de interés. En el caso de que no lo haga, debe facilitar el acceso a esta información para poder consultarla.

La transparencia con el cliente ha de ser máxima, y eso es algo que debe reflejarse desde el primer momento con la información que acabamos de mencionar. Asimismo, no solo debe indicarse cómo se genera la comisión, también debe reflejarse cuál es el evento que la genera. Algo que, al mismo tiempo, va ligado a la periodicidad de los cobros y al cálculo de la comisión que obre la entidad.

Esos datos deben coincidir con los registrados por la entidad correspondiente y, además, deben estar acompañados de las tasas de interés ordinarias, que a su vez tienen que estar indicadas en términos anuales simples. Por si fuera poco, también debe aparecer registrado el Costo Anual Total, al que se conoce generalmente como CAT.

Por último, pero no por ello menos importante, el contrato en sus cláusulas debe dejar muy claro que nunca se van a cobrar intereses por adelantado, ya que eso es algo totalmente ilícito. Además, también debe aclarar que, en caso de poder proceder con una finalización anticipada, no se debe generar gasto extra y, en caso de haberlo, dejar muy claro el recargo que pueda haber.

Todo esto, por supuesto, debe ir acompañado de los datos de contacto e identificación de la empresa, así como los datos del solicitante. Son las dos partes principales implicadas y deben estar perfectamente ubicadas en el contrato, ya que son sus protagonistas.

Esto es lo que debe tener el contrato de cualquier crédito online que firmes, sea minicrédito rápido, perteneciendo a un índice de morosidad o de cualquier otro tipo. Antes de firmar nada, debes repasarlo punto por punto y tomarte tu tiempo para comprobar que todo está bien.