Cómo evitar la eyaculación precoz de forma natural: Ejercicios durante la penetración

Cómo evitar la eyaculación precoz de forma natural: Ejercicios durante la penetración

La eyaculación precoz tiene solución. Existen diferentes métodos para tratar la eyaculación precoz y lo más recomendado es combinar diferentes técnicas.

¿Cómo evitar la eyaculación precoz naturalmente en el hombre? Lo mejor es acudir a un profesional para que con sus conocimientos pueda guiar el tratamiento de la eyaculación precoz, cuyo objetivo será retardar la eyaculación. Para ello, existen diferentes ejercicios que se se pueden realizar solos o en pareja. En este caso se trata de realizarlos correctamente y progresivamente, además de ser paciente y perseverante en la práctica. También existen algunos consejos y trucos que se pueden aplicar en el momento del acto sexual para retardar la eyaculación.

Por otro lado, también hay algunos remedios caseros para la eyaculación precoz, productos naturales que pueden ayudar de forma complementaria. A continuación te lo explicamos todo.

Ejercicios para evitar la eyaculación precoz

¿Te preguntas cómo controlar la eyaculación precoz naturalmente? Para evitar la eyaculación precoz de forma natural, una de las alternativas más efectivas es la de realizar una serie de ejercicios que ayuden a retardar el momento del clímax y proporcionen una relación sexual más satisfactoria y plena. Para obtener resultados, es muy importante ser regular en su realización.

Ejercicio de masturbación

Uno de los mejores ejercicios para retrasar la eyaculación es el de aprender a identificar el placer que se siente antes de llegar el clímax y poder controlar la sensibilidad del pene. Con ello, se conocerá mucho mejor el momento en el que se va a producir la eyaculación y se podrá parar la relación con antelación. Los pasos a seguir para hacerlo son:

Empezar a masturbarse, pero manteniéndose concentrado solo en el placer y no en el hecho de querer controlar la eyaculación.

Antes de llegar al clímax, detener la masturbación y apretar la zona que hay debajo del glande con firmeza con los dedos pulgar e índice.

Relajarse unos segundos.

Cuando la necesidad de eyacular se reduzca, reanudar la masturbación.

Ejercicio de respiración

Cuando se aproxima el momento del clímax, la frecuencia cardíaca aumenta y la respiración se acelera, por lo que aprender a controlar la respiración también es una buena forma de disminuir el pulso y llegar a controlar la eyaculación. Únicamente se debe aprender a respirar profundamente y de manera relajada, exhalando por la nariz durante 3 segundos e inhalando por la boca también durante 3 segundos largos.

Ejercicios Kegel

Ejercitar los músculos pubococcígeos o pélvicos mediante la técnica de Kegel ayuda a fortalecer esa zona y a controlar la eyaculación más fácilmente.

Para identificar estos músculos, lo mejor es que durante la micción, se intente detener el flujo de orina. El músculo pubococcígeo es es único que permite hacer esto.

Una vez identificados, se debe realizar el ejercicio de Kegel contrayendo estos músculos durante unos segundos y, luego, relajar de nuevo.

Se pueden hacer unas 20 repeticiones durante varias veces al día.

Ejercicio durante la penetración

El perineo es la zona que se encuentra entre los testículos y el ano y presionarlo con fuerza cuando se sienta la necesidad de eyacular puede ayudar mucho a durar más en la cama y posponer el momento del clímax.

Este ejercicio se puede realizar con ayuda de la pareja durante el acto sexual. Así, cuando el hombre sienta que va a eyacular, la mujer debe presionar con fuerza el perineo de su pareja para evitar la eyaculación. Es importante que se presione la zona y que no se masajee, ya que entonces se podría producir el efecto contrario y aumentar las sensaciones placenteras del hombre.