Arrestan a "la Reina del Timo de Hollywood" se hacía pasar por personas

Arrestan a «la Reina del Timo de Hollywood» tras estafar haciéndose pasar por otras personas

Foto: Agencia

El pasado 26 de noviembre, la policía británica detuvo en Manchester a Hargobind Tahilramani, un indonesio de 41 años acusado de haber llevado a cabo una serie de estafas haciéndose pasar por figuras de peso en Hollywood.

Apodado “la Reina del Timo de Hollywood”, Tahilramani habría fingido ser mujeres tan importantes para la industria como Kathleen Kennedy (presidenta de Lucasfilm) o Wendi Murdoch (productora y esposa de Rupert Murdoch, antiguo dueño de 21st Century Fox) para robar cientos de miles de dólares a diversos creadores engañados.

Lea también: La pistola de 007 usada por Sean Connery en «Dr.No» será subastada en Hollywood

Según la información que recoge The Hollywood Reporter, el arresto culmina una investigación de años llevada a cabo por agentes del FBI y por investigadores de K2 Integrity –una agencia de seguridad corporativa de Nueva York.

Los oficiales al cargo creen que Tahilramani, que utilizaba el nombre de Gobind Tahil cuando fue detenido, empleaba sus falsas identidades para convencer a personas que estaban desarrollando carreras creativas de que viajasen a Indonesia, con la promesa de ofrecerles trabajo.

Una vez allí, las víctimas abonaban dinero en metálico a cambio de servicios logísticos como transporte y manutención –unos gastos que, según les era prometido, recibirían de vuelta. Por supuesto, los supuestos proyectos nunca se llevaban a cabo y el dinero pagado se evaporaba.

Ahora Tahilramani está siendo retenido hasta que se tome una decisión sobre su posible extradición a EEUU, donde las autoridades esperan poder procesarle por su trama criminal –cuyo inicio se remontaría a 2015 y abarcaría hasta el 2020, de forma ininterrumpida.

El timador habría hecho uso de su habilidad para importar diferentes voces y acentos para hacerse pasar por las mencionadas Kennedy o Murdoch, así como por Amy Pascal (expresidenta de Sony Pictures) o Cherry Lansing (expresidenta de Paramount Pictures). También fingió ser otras mujeres de alto poder e influencia como Christine Hearst Schwarzman (esposa de Stephen A. Schwarzman, el cofundador y presidente de Blackstone).

A lo largo de los últimos meses, cuando la pandemia del coronavirus restringió al máximo los viajes internacionales, Tahilramani seguía atrayendo víctimas a Indonesia haciéndose pasar por Christina Ong, una poderosa y acaudalada empresaria de Singapur. El estafador siguió recibiendo dinero de incautos hasta el pasado mes de octubre.

Tahilramani demostraba un vasto y profundo conocimiento del funcionamiento interno de la industria, logrando hacerse pasar por un gran número de productores, directores, agentes de casting y representantes –incluidas numerosas personas que han trabajado en grandes producciones de Marvel.

De esta forma, convencía a trabajadores especializados en maquillaje, fotografía, interpretación o escenas de riesgo para que viajasen a Indonesia y allí le abonasen importantes sumas de dinero –llegando a las decenas de miles de dólares– en concepto de transporte y otros gastos.

Como hemos dicho, la promesa de reembolsar esos gastos “por adelantado” nunca se llevaba a cabo, y los proyectos en los que las víctimas habían ido a trabajar eran completamente inventados.

Tahilramani tenía a su disposición toda una red de cómplices inconscientes que llevaban a cabo sus instrucciones para desplegar el engaño sobre sus víctimas, quedándose con la mayor parte –si no la totalidad– de las ganancias fraudulentas.

Hijo de inmigrantes de Paquistán y Hong Kong, Tahilramani en un barrio rico de la capital de Indonesia, Yakarta. Al cumplir los 18 años viajó a EEUU, donde fue a la universidad durante dos años. Allí se vio implicado en una demanda por malversación de fondos universitarios, y también fue procesado por falsificar cheques en Las Vegas.

De vuelta en Indonesia, allá por 2006, Tahilramani fue arrestado con cargos de malversación, y condenado a varios meses de cárcel en la Penitenciaría de Cipinang. Desde dentro logró hacerse con un teléfono móvil y amenazar a la Embajada de EEUU en Yakarta, lo que le valió más tiempo de condena.

Tras su salida de prisión, Tahilramani empezó a diseñar y poner en marcha la elaborada estafa por la que ahora ha sido arrestado. Empezó haciéndose pasar por altos cargos de la naciente China Film Group –hoy la empresa estatal de cine más grande e influyente de la República Popular China.

Una de sus primeras víctimas fue el guionista neoyorkino Gregory Mandarano, que llegó a conocerle en persona (bajo la identidad falsa de Anand Sippy, un supuesto productor del CFG) y que acabó entregando a Tahilramani un total que rondaría los 70,000 dólares.

En 2016, The Hollywood Reporter se hizo eco de otro episodio en el que Tahilramani logró atraer y robar a varias maquilladoras –la mayoría de origen británico– haciéndose pasar por un productor de The Master.

Por aquella época, Tahilramani ya se había asentado en Reino Unido y, mientras mantenía y desarrollaba su trama fraudulenta de viajes a Indonesia, puso en marcha un proyecto paralelo como influencer de la gastronomía londinense, a través de la cuenta de Instagram Purebytes (hoy cerrada, pero que en 2019 llegó a sumar 50,000 seguidores).

 

Para esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Yahoo