Zuliano destaca con la mención Summa Cum Laude en Universidad de Tennessee

Zuliano destaca con la mención Summa Cum Laude en Universidad de Tennessee

Foto: Cortesía

El protagonista es Luis Javier Acurero quien obtuvo el reconocimiento tras cursar Contabilidad y Manejo de Información en la Universidad de Tennessee

Luis Javier Acurero es su nombre, tiene apenas 22 años y con cada uno de ellos la experiencia de superación en un país que no era el suyo. La meta se la fijó años atrás, cuando al finalizar sus estudios en el Colegio Los Robles y por cosas del destino tuvo que salir de Venezuela en el 2011.

Al principio de los nueve años, que ya han trascurrido, le tocó enfrentarse a 3 mil 150 kilómetros de su hogar a un idioma que conocía, pero que lo hacía uno de sus temores, sin embargo, no fue el impedimento alguno. A pesar del apoyo de su familia, con la cual reside en Estados Unidos, Luis Javier decidió hacer frente a su futuro y que hoy le cuenta en exclusiva a Noticia al Día.

 

Foto: Cortesía

 

“Al principio, estaba muy nervioso. Hablaba inglés, pero no me sentía suficientemente cómodo como para ir al colegio solo, hacer amigos. Apenas empecé mi vida normal aquí en Estados Unidos, los nervios desaparecieron. Todo el mundo que conocí en Knoxville me ayudó a adaptarme. La gente es muy amable, paciente, y amigable. Casi nunca me sentí como extranjero ya que la gente trataba de incluirme y me trataban como entre ellos mismos, y eso me ayudo a adaptarme”, confesó Luis Javier.

 

El esfuerzo y la dedicación

Foto: Cortesía

Así es como el zuliano que en las tardes corría de un lado a otro jugando futbol, beisbol, tenis, y basquetbol, y que tiene como tarea pendiente aprender a tocar piano -como le enseñaba su abuelo- probó suerte como mesero y así poder cumplir no solo con sus necesidades próximas, sino con su meta, lejos de cualquier privilegio, más que el esfuerzo propio y poder así pagarse su carrera universitaria.

“Con respecto a mis estudios, tuve que hacer muchos sacrificios a menudo. Desde que empecé la universidad, yo he vivido por mi cuenta con mi hermano un año y con compañeros el resto. Durante la mayoría de este tiempo, yo trabajé como mesero y trabajaba entre 20 y 25 horas a la semana para pagar las cuentas y comprar comida. El trabajo por encima de los estudios consumió la mayoría de mi tiempo estos últimos tres años y medio ¡Y todavía lo hacen! Un día normal para mi duraba aproximadamente 10 a 12 horas entre el trabajo, mis clases, y estudiando fuera de clases. Tuve que hacer sacrificios porque no tenía el tiempo para hacer todo lo que quería, ya que estaba enfocado en otras cosas. No salía con mis amigos, cada vez que me invitaban, a veces tenía que quedarme despierto hasta tarde cuando tenía que estudiar después de llegar del trabajo a las 9 o 10 de la noche, pero al final todo valió la pena, pero no fue fácil. Lo más importante en todo este proceso fue mantener una actitud positiva”, dijo Acurero.

 

Una decisión

Foto: Cortesía

A Luis Javier le agradan las cifras y los negocios, por eso escogió esa profesión. Pese a que al inició se inclinó por Finanzas, dos años fueron suficientes, pues la clase básica de Contabilidad le hizo tomar una decisión: sentarse en otro pupitre. Y plantearse la otra que prosiguió y que no era más que la concentración del área.

“En mi universidad, todos los estudiantes de negocio deben tener una concentración en otra área. Por ejemplo, mi hermano se graduó de Gestión de la Cadena de Suministro que la Universidad de Tennessee está entre las mejores tres en todos los Estados Unidos por esa carrera, él lo hizo con concentración en negocios internacionales. En mi caso, yo tenía diferentes opciones para mi concentración. Escogí Manejo de Información porque pienso que es algo que todos debemos aprender cuando tomamos en cuenta la dirección en que vamos como seres humanos. En esa concentración, he aprendido como escribir código en diferentes programas y lenguajes, he aprendido sobre inteligencia artificial, el futuro de automatización, cómo funcionan y cómo crear bases de datos. En mi opinión, aprender sobre estas cosas es extremadamente importante para negocios en el futuro”, agregó el zuliano Summa Cum Laude de la Universidad de Tennessee.

 

Un zuliano Summa Cum Laude en la Universidad de Tennessee

Foto: Cortesía

Hoy la emoción lo embarga, está a punto de escuchar su nombre de forma distinta, lleno de aplausos, unos que resumen años de dedicación, empeño, esfuerzo y trabajo, cuando el reconocimiento esté en sus manos y su memoria. “Estoy muy emocionado por graduarme, especialmente Summa Cum Laude, ya que es una meta que he tenido desde hace mucho tiempo. Sin embargo, no es la meta final. No fue fácil lograr esta meta, pero tengo que asegurarme a no conformarme donde estoy y no avanzar en mi carrera. Espero tener la misma dedicación y energía en todo lo que hago por el resto de mi vida”, indicó.

Pero el logro no se queda allí, pues continúa formándose y la práctica profesional ya está en puertas, sugiriendo una gran oportunidad y unos cuantos meses después otra decisión: el posgrado. “Justo después de graduarme, tengo una pasantía con Pricewaterhouse Coopers PwC basada en Atlanta, aunque será virtual por el coronavirus, donde trabajaré con un grupo llamado CMAAS, que se enfocan en transacciones, fusiones, y adquisiciones. La pasantía es de enero a marzo, pero espero que me den una oferta de trabajo para el 2022. Después de la pasantía, en agosto del 2021, voy a empezar un año de posgrado para obtener los requisitos y poder tomar el examen para el certificado de Contador Público”, apuntó Acurero.

 

Volver a su primera tierra

Foto: Cortesía

Pese que ya está establecido en Estados Unidos a Luis Javier le encantaría regresar a visitar Venezuela, lo mueven sus motivos, pues nunca pensó que iría de Zulia a Tennessee, sin embargo, aprecia los cambios y las sorpresas de la vida.

“Si hay algo que he aprendido es que, en la vida, cada uno tiene su propia mano. Unas manos son mejores que otras, pero todo depende de cómo la juegues. Yo soy extremadamente privilegiado en el hecho de que vivo en este país y de que aun así mis padres no pudieron pagar por mis gastos, estudios, tuve la oportunidad de trabajar para hacerlo yo solo, algo que mucha gente mataría por tener. Por eso digo, depende de cómo la juegues. Cada uno tiene su vida y oportunidades únicas, unos los tienen más fácil que otros, pero lo importante es que te esfuerces lo más que puedas sin importar las circunstancias”, finalizó.

Para él lo único que importa es ser determinado para alcanzar las metas. Saltarse las imposibilidades y convertirlas en oportunidades de vida, pues la motivación es el sudor del esfuerzo. Luis Javier Acurero, simplemente forma parte de esas historias de venezolanos que vale la pena contar.

 

Para esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

 

Luis Fernando Herrera

Noticia al Día