Trump multiplica impugnaciones en estados donde se impone Biden

Trump multiplica impugnaciones en estados donde se impone Biden

Foto: AFP

La campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, impugnó el miércoles las elecciones en los estados de Wisconsin y Michigan, que según los medios ganó su rival Joe Biden, y quiere suspender el escrutinio en Pensilvania en donde está en desventaja.

El equipo de Trump dijo que el recuento en Pensilvania debe ser interrumpido porque no se autorizó a sus delegados acercarse a menos de 7,6 metros del lugar.

«Vamos a demandar para detener temporalmente el conteo hasta que haya una transparencia significativa y los republicanos puedan asegurarse de que todo el conteo se haga según la ley», dijo el director adjunto de la campaña, Justin Clark, en un comunicado.

El presidente Trump escribió hace pocos minutos en Twitter que los abogados que le representan han pedido un «acceso significativo» (al conteo), «pero ¿de qué sirve eso? El daño ya se ha hecho a la integridad de nuestro sistema y a la propia elección presidencial. ¡Esto es lo que debería discutirse!»

Asimismo la campaña de Trump denunció irregularidades en «varios» condados de Wisconsin y que en Michigan sus delegados no tuvieron acceso al conteo en «numerosos» locales.

En Wisconsin, Trump anunció su intención de pedir un recuento, denunciando que hay «informaciones de irregularidades» y cuestionando la «validez de los resultados».

El expresidente demócrata Barack Obama ganó Wisconsin por siete puntos en 2012. Cuatro años más tarde Hillary Clinton ni se molestó en hacer campaña allí y Trump le ganó por menos de un punto.

En Michigan, la campaña de Trump interpuso una demanda en la justicia para suspender el conteo.

Según proyecciones de medios estadounidenses, Biden ya ganó en Wisconsin y Michigan.

Hacia las 22H00 GMT, Biden acumulaba 264 votos electorales, seis menos de los necesarios para ganar, y Trump, 214.

«Hemos iniciado una demanda en un tribunal de reclamaciones de Michigan para detener el conteo hasta que nos concedan un acceso significativo», indicó en un comunicado la campaña de Trump, sin aportar pruebas de que hayan sido vedados de los locales.

El equipo del mandatario republicano también pidió que sean revisados los votos ya computados.

 

Lea también: AFP: Biden suma 264 votos electorales y Trump 214, según medios de EE. UU.

 

Gane o pierda, Trump tiene una base más grande y sólida que nunca

 

Sea cual sea el resultado de la elección presidencial estadounidense, el movimiento creado por Donald Trump se ha revelado mayor y más sólido de lo que los expertos creían.

Y gane o pierda, parece que el «Trumpismo» sobrevivirá.

Aunque su electorado ha sido descrito repetidamente -y erróneamente- como blanco, de mayor edad y residente en zonas rurales, su base le ofreció el tercer mayor total de votos en una elección nacional en la historia, solo por detrás de su rival Joe Biden y de Barack Obama en 2008.

Aunque la mayoría de los hispanos no le votaron, los movilizó suficientemente en Florida como para ganar claramente ese estado clave el martes.

«Antes de la elección, muchos expertos nos explicaban que Trump no atraería a suficientes votantes adicionales a su bando», recordó el miércoles Abraham Gutman, integrante del consejo editorial del diario The Philadelphia Inquirer.

Pero Trump cosechó esta vez al menos cinco millones más de votos que en 2016 contra Hillary Clinton.

«Sus simpatizantes lo adoran porque pone a Estados Unidos y a los estadounidenses primero, por delante de todos los demás», dice entusiasmado Jim Worthington, fundador de la asociación People4Trump en Newtown, Pensilvania.

 

¿Candidato en 2024? 


Si Trump es reelegido, la cuestión sobre su futuro y su legado político no se planteará hasta dentro de unos años.

Pero si pierde «no pienso que el movimiento desaparecerá», opina Worthington. «Creo que todo el mundo se reagrupa. Decidirá qué camino seguiremos».

Y en cuanto a su influencia general sobre el Partido Republicano, que ha cerrado filas de manera masiva en torno al mandatario en los últimos cuatro años, muchos creen que una derrota en 2020 no tendrá un efecto duradero en el partido.

Aunque pierdan la Casa Blanca por poco, los republicanos están en carrera para mantener su mayoría en el Senado y no perdieron de manera espectacular en la Cámara de Representantes, que seguirá bajo control demócrata.

«Las cosas marcharon bien para el partido que lideró, y eso posiblemente seguirá influyendo en la dirección en que van las cosas cuando ya no esté en la televisión tan seguido», dice Daniel Schlozman, profesor de ciencia política en la Universidad Johns Hopkins.

«Estas son las circunstancias bajo las cuales los partidos tienen más chances de mantener el rumbo que de decir ‘precisamos hacer algo muy, muy diferente'», añade.

Para David Hopkins, profesor adjunto de ciencia política en el Boston College, Trump «ha tenido y seguirá teniendo una gran influencia en el Partido Republicano» al menos en los próximos cuatro años, aunque pierda.

«No me sorprendería que vuelva a ser candidato» en 2024, dice Feehery.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Agence France-Presse