¿Por qué es eficaz la terapia online para tratar la depresión y la ansiedad?

¿Por qué es eficaz la terapia online para tratar la depresión y la ansiedad?

Conforme a múltiples estudios científicos, los tratamientos encabezados por psicólogos online tienen la misma efectividad que la terapia presencial. De hecho, hay investigaciones que han demostrado que en algunos casos pueden ser más eficaces que las sesiones llevadas a cabo de manera tradicional.

La terapia online es indicada para tratar problemas de salud mental tales como depresión y ansiedad. Las personas que padecen estos trastornos se ven beneficiadas por esta innovadora forma de mantenerse en contacto con los especialistas. En este artículo encontrarás información sobre las principales ventajas que presenta para los pacientes el tratamiento online de patologías psicológicas:

Garantiza el acceso a la terapia

Muchas personas que padecen problemas psicológicos que les impiden momentáneamente salir de sus domicilios o interactuar socialmente, pueden comenzar un tratamiento desde sus casas, mediante videollamadas. En ese sentido, los psicólogos online les garantizan a los pacientes el acceso a la terapia, que de otra forma se vería obstaculizada por la propia patología.

La terapia online también es adecuada para las personas con movilidad reducida, ya que no exige que se trasladen hasta el consultorio. El paciente no deberá enfrentarse a barreras físicas múltiples que existen en la vía pública para llegar a la sesión. Esto disminuye radicalmente las posibilidades de que se ausente.

Elimina los límites geográficos y temporales

Las personas deben organizar sus actividades para poder incorporar el hábito de asistir a la terapia como parte de sus rutinas semanales. Esto implica que se vean obligadas a seleccionar profesionales cuyos consultorios se encuentren ubicados cerca de sus domicilios o de otros lugares a los que concurren, en horarios compatibles con las demás tareas que llevan a cabo.

La terapia online elimina por completo tanto el límite geográfico como el temporal. El paciente tiene la posibilidad de elegir al especialista que desee, aun en caso de que este se encuentre muy lejos de los lugares que frecuenta. Incluso puede tratarse con un psicólogo que tenga un país de residencia distinto.

Los horarios de sesión tampoco son un problema. La mayoría de los psicólogos online cuentan con una amplia disponibilidad horaria para que el paciente pueda asistir a terapia luego de culminar la jornada laboral habitual. Muchos profesionales ofrecen la realización de sesiones los fines de semana para quienes no pueden conectarse en ningún momento durante los días hábiles.

Es más cómodo

Los pacientes que padecen de depresión o ansiedad suelen sentir una gran incomodidad al momento de hallarse en el consultorio y tener que hablarle al psicólogo frente a frente. La terapia psicológica mediada por la tecnología establece cierta distancia que le permite a la persona hablar con un poco más de soltura y de manera más relajada. El paciente se encuentra en un espacio seguro, confortable y propio, desde la comodidad de su hogar.

Favorece la discreción

Los sujetos que concurren a tratamientos presenciales normalmente se cruzan en el camino con familiares, amigos y compañeros de trabajo, y en muchos casos sienten la presión de decir que están acudiendo al psicólogo. Esto les puede resultar un poco embarazoso. Hay que tener en cuenta que algunos comentarios desafortunados sobre los tratamientos psicológicos por parte de sus seres queridos pueden ser muy perjudiciales para el tratamiento, ya que van a reforzar su resistencia.

En cambio, las terapias online son muy discretas. Nadie tiene por qué enterarse de que el paciente está en una sesión terapéutica. Si la persona vive con alguien, simplemente puede decir que va a tomar una llamada personal y realizar la sesión con su teléfono en una habitación tranquila. En caso de que el espacio sea compartido o muy pequeño, cualquier dispositivo móvil le permite trasladarse y asistir a terapia tomándose una bebida caliente en un café o caminando por el parque.

Es más económico

Las sesiones psicológicas online son mucho más baratas que las presenciales. El paciente ahorra tiempo y dinero porque no debe desplazarse. A su vez, el valor de la consulta suele ser menor, ya que el terapeuta no debe abonar el alquiler del consultorio, costo que frecuentemente se traslada al precio. Este ahorro significativo puede ser muy útil para el mismo tratamiento, ya que la persona puede utilizar el dinero sobrante para destinarlo a más cantidad de sesiones mensuales.

Permite un mayor análisis

Las comunicaciones mantenidas por plataformas de videollamada pueden ser grabadas por ambas partes, siempre que estén de acuerdo. Esto permite que puedan visualizar la sesión las veces que consideren necesario y que trabajen sobre ellas.

Por un lado, el paciente puede oír sus propios pensamientos y detectar ideas que no recuerda haber dicho. También va a encontrarse con intervenciones del profesional que lo inviten a reflexionar y plantear sus dudas en el siguiente encuentro. Por otro lado, el psicólogo puede repasar la sesión y descubrir puntos clave del discurso del paciente que ameritan un desarrollo en sesiones posteriores.

Por lo tanto, las sesiones con especialistas de la salud mental pueden constituir un tratamiento eficaz para luchar contra la ansiedad y la depresión.