Lo que no debes hacer con la ensalada porque se daña

Lo que no debes hacer con la ensalada porque se daña

Las ensaladas suelen dañarse rápidamente debido al aderezo que contiene sal y vinagre y se agrega muy pronto. La durabilidad de los restos recae en el momento en el que se añade el aliñado.

¿Cuál es el mejor acompañante en un almuerzo o incluso cena? Es sabido que muchos prefieren la ensalada, no solo porque se trata de una opción saludable para una alimentación balanceada, sino porque es fácil de preparar y no tarda nada. Pero (y un gran pero), se dañan terriblemente rápido.

¿Cuántas veces ha pasado? Guardamos la ensalada en la nevera y cuando vamos por ella, se ha estropeado. No suelen durar un solo día. ¿A qué se debe eso? La respuesta es simple: El aliñado o aderezo. Se trata del ingrediente indispensable en una ensalada, eso que las hace apetecibles, pero que al mismo tiempo constituye la mayor razón por la que se echan a perder.

Es un hecho que la mayoría de las ensaladas se aderezan con aceite, vinagre  y sal. Estos dos últimos elementos son mortales  para este platillo, debido a que el vinagre es un ácido  y la sal, de acuerdo con La Vanguardia, absorbe la humedad de las hojas de la lechuga. Un ingrediente comúnmente usado  para preparar ensaladas al tener solo 16 calorías por cada 100 gramos, estar constituida al 95% por agua, y ser rica en vitaminas antioxidantes y fibra.  

Lo que sucede, según Cocina Delirante, es que las hojas de la lechuga son muy frágiles, el agua dentro de sus células no permite que entre la sal, pues están recubiertas por una capa impermeable que causa que el líquido salga al exterior, motivo por el que se marchitan y adoptan un color marrón.

Consejos para aumentar la durabilidad de una ensalada

Lo primero que debes evitar es: aliñar la ensalada al terminar de prepárala, es una costumbre que condena el platillo. Lo que sí se puede hacer es añadir el aderezo justo antes de comer o únicamente a las porciones de cada plato. Otra opción es utilizar un emulsionante, como la miel, o la mostaza, incluso la yema de hubo puede funcionar en combinación con el aliñado, de tal forma que la lechuga se mantenga fresca.

No debes dejar la lechuga o cualquier ingrediente en remojo. Es necesario lavarlos para deshacerse de las bacterias, pero sin dejarlos mucho tiempo en agua, pues no solo permite que pierdan el sabor y los nutrientes, sino que acelera el proceso de descomposición. Una vez lavados deben escurrirse bien y, en el caso de la lechuga, eliminar el exceso de humedad con papel de cocina.

Otra cosa que debes evitar es comprar vegetales que no estén frescos, pues tienden a dañarse más rápido y, por lo tanto, estropean la ensalada.  Por último, algo que sí debes hacer: Utiliza un recipiente hermético para guardar las sobras. Puedes colocar un papel toalla en la base y encima de él, los restos. El trabajo del papel será absorber el agua y evitar que la ensalada se empape. Luego coloca otra capa de papel y otra de ensalada, añade a esto una capa de papel film sobre la taza para evitar que entre aire y finalmente ciérralo con la tapa. Estas son las formas de mantener una ensalada por el mayor tiempo posible.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Skyl Muñoz/Pasante

Noticia al Día