Los latinos son la minoría más grande con derecho al voto en EUA

Los latinos son la minoría más grande con derecho al voto en EUA

Foto: Agencias

Cada cuatro años la historia es más o menos la misma: los hispanos en EE.UU. van a ser claves en las elecciones presidenciales del país. Y si bien su peso se ha sentido en las últimas contiendas por la Casa Blanca, en este 2020 el vaticinio parece más cierto que nunca. Es bien probable, de hecho que sea el voto de esta comunidad el que termine definiendo quién se queda con las llaves de la Oficina Oval.

En EE. UU., según las cifras del Censo y las actualizaciones que hace el Pew Research Center, hay 60 millones de hispanos, lo que los convierte en la minoría más grande del país y equivalente al 18 por ciento de la población.

Pese a ello, y por diversas razones, los hispanos han siempre estado subrepresentados a nivel electoral. Por dos razones. La primera es por que la mitad de su población no puede votar. Al menos un 20 por ciento por que no son ciudadanos y otro 30 por ciento por que son menores de 18 años. Cifras que los ponen en desventaja frente a las personas de raza blanca, pues más del 65 por ciento es elegible para sufragar.

Y la segunda es que entre los que sí pueden hacerlo, el porcentaje de los que finalmente lo hacen también ha sido históricamente bajo (el 50 por ciento o menos) frente a blancos o afroestadounidenses, comunidades que por lo general alcanzan el 70 por ciento o más. Pero eso ha comenzado a cambiar en las últimas dos décadas.

De acuerdo con un estudio reciente del Pew Center, en estas elecciones del 2020 los hispanos representan el 13.3 por ciento del universo total de personas elegibles para votar. El doble si se compara con las cifras del año 2000, cuando solo representaban el 7 por ciento, y la primera vez en la historia que se constituyen como la minoría más grande con posibilidad de sufragar.

Eso se ha dado en parte gracias al crecimiento exponencial de la población con capacidad de votar en estos últimos 20 años y que ha sido jalonado por las minorías.

Entre el año 2000 y el 2018, el parte electoral en EE. UU. se ha expandido en un 20 por ciento: de 190 millones que podían votar a comienzos del siglo ahora hay 235 millones que lo podrán hacer ahora. Y el 75 por ciento de ese crecimiento ha sido jalonado por los votantes no blancos, principalmente hispanos. En otras palabras, entre los 40 millones de esos nuevos votantes, casi 15 millones son latinos.

Gran parte de ese cambio demográfico y electoral se ha disparado por la llegada a la mayoría de edad (18 años) de hijos de inmigrantes que nacieron en EE.UU. y por la naturalización de muchos de sus padres.

Si bien esas cifras son sorprendentes, el verdadero impacto de los hispanos en las elecciones está en los estados donde se han venido concentrando. Particularmente en un conjunto de estados que pueden inclinar la balanza en los comicios del 2020 y muchos de los que vienen de aquí en adelante.

Eso es claro, por ejemplo en Florida, Arizona, Nevada y Carolina del Norte, estados que se consideran esenciales para las aspiraciones electorales de Donald Trump y Joe Biden. En Arizona, por ejemplo, los hispanos ya representan el 25 por ciento del parte electoral, un incremento del 8 por ciento desde el año 2000 en detrimento del voto blanco, que se ha reducido casi en esa misma proporción.

En Florida, un estado que es considerado casi vital en las elecciones de EE. UU., el voto hispano ha crecido 9 puntos, del 11 por ciento a comienzos del milenio, al 20 por ciento en este 2020.

Históricamente, el voto hispano en EE. UU. siempre ha favorecido a los demócratas. En promedio, a lo largo de las últimas dos décadas, un 63 por ciento ha favorecido a este partido y un 30 por ciento a los republicanos. Pero es una diferencia que fluctúa en cada ciclo electoral, depende mucho del estado que se mire y del origen de la comunidad.

Las personas de origen portorriqueño, por ejemplo, o mexicano tienden a ser más demócratas (65 por ciento y 59 por ciento respectivamente) mientras que entre los cubanos un 57 por ciento apoya a los republicanos (según el estudio del Pew Center).
En las elecciones del 2016, Hillary Clinton ganó el 66 por ciento del voto hispano a nivel nacional, pero solo el 60 por ciento en la Florida y el 61 por ciento en Arizona. Y esos dos déficits bien pudieron costarle la elección.

Y en esta ocasión también podrían inclinar la balanza en una u otra dirección. De acuerdo con sondeos recientes, Biden contaría con el respaldo de casi el 70 por ciento del voto hispano en este estado fronterizo. Y quizá eso explica por qué, por primera vez en casi 30 años, un demócrata podría ganarlo. Texas, un estado con clara hegemonía republicana, se ha vuelto competitivo en está última década por el crecimiento de la población hispana que ya alcanza casi el 40 por ciento.

Pero en Florida la tendencia es la contraria. Según las últimas muestras, Biden estaría por debajo del 60 por ciento, un número que, de no cambiar la trayectoria, le podría costar las elecciones en este estado.

A nivel nacional, el panorama tampoco luce bien para el vicepresidente.
De acuerdo con un nuevo sondeo del Centro para la Participación del Votante, Voto Latino, y Decisiones Latinas -tres organizaciones que monitorean el ambiente político en este grupo de electores-, cerca de un 60 por ciento de los hispanos estarían inclinándose por Biden mientras que un 40 por ciento lo harían por Donald Trump. Una caída de 7 puntos porcentuales desde febrero de este año, cuando se realizó la misma medición.

Aunque la diferencia aún es grande y nadie cree que el actual presidente tiene opción de ganarle a su rival en esta comunidad, los márgenes se han reducido a niveles casi históricos y podrían ser suficientes, si se mantienen, para darle a Trump el triunfo en los comicios de noviembre próximo.

En las últimas semanas, la campaña de los demócratas se ha reenfocado en la comunidad hispana, especialmente en Florida, Carolina del Norte y Arizona. Pero nadie sabe si el esfuerzo será suficiente para frenar el declive en los pocos días que hacen falta para las elecciones presidenciales.

Y tampoco es claro qué impacto tendrá en los comicios la expansión del voto latino que se ha presentado en los últimos años. De lo que si no hay duda es que los hispanos jugarán un papel casi estelar a la hora de definir el ganador de la contienda.

 

Para esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

El Tiempo (Colombia)