La gastritis y sus remedios caseros

La gastritis y sus remedios caseros

Agencias

La gastritis es una enfermedad común que afecta el recubrimiento del estómago y puede causar ardor en el abdomen así como nauseas. Puede tratarse en casa con la ayuda de ciertos remedios como la miel, el ajo o diversos tés.

Uno de los problemas de salud más escuchados y nombrados es la gastritis. Entre las enfermedades que más afectan a las personas, se encuentran los problemas digestivos y entre ellos la tan desagradable gastritis, causante de sensaciones molestas en el estómago.

Lo cierto es que, según un artículo de la revista Medisan, esta enfermedad afecta a más del 25% de la población a nivel mundial, y aunque su presencia aumenta con la edad, los jóvenes se ven cada vez más afectados.

Pero, ¿Qué es esta dolencia estomacal? Una  publicación de Mayo Clinic señala que la gastritis es un: “Término general para un grupo de enfermedades con un punto en común: la inflamación del revestimiento del estómago”. En otras palabras, la mucosa que cubre las paredes del estómago se debilita o lesiona, permitiendo así que los jugos  digestivos generen daño.

¿Qué causa la gastritis?

La enfermedad puede aparecer de forma imprevista, lo que se conoce como gastritis aguda, o lentamente (gastritis crónica), normalmente, según el diario El Horizonte, tras haber comido excesivamente harinas, grasas, gaseosas, o bebidas como el café. 

Diversos factores pueden causar gastritis, algunos de ellos son: Las infecciones originadas por bacterias, siendo común la Helicobacter pylori, una infección que provoca inflamación en el estómago, el uso frecuente de analgésicos. El consumo excesivo de alcohol, que hace el estómago vulnerable ante los jugos digestivos, la edad avanzada, pues el revestimiento tiende a volverse más delgado con los años, y el estrés.

Síntomas de la gastritis

Aunque los síntomas no son muchos, suelen ser molestos, Mayo Clinic asegura que la gastritis no siempre genera síntomas, pero que estos son los signos más comunes:

Dolor abdominal o ardor en la parte superior del estómago, que mejora o empeora al comer

Vómito

Sensación de saciedad tras haber comido

Náuseas

Remedios caseros para aliviar la gastritis

Aunque la gastritis tiende a ser desagradable, la mayoría de las veces puede tratarse en casa con la ayuda de remedios caseros naturales que suelen aligerar los síntomas.  Algunos de los recomendados por Medical News Today son: 

Tomar un suplemento de extracto de ajo

El extracto de ajo es de gran ayuda a la hora de calmar los síntomas de la gastritis. Para ello, es necesario triturar un ajo crudo y comerlo. Para muchas personas no es una opción por el sabor, pero una forma de consumirlo es picarlo y añadirle una cucharada de mantequilla de maní, de tal forma que el sabor dulce bloquee el del ajo.

Ingerir té verde o negro

Tomar, al menos una vez a la semana, té verde o negro puede disminuir la presencia de la bacteria H. pylori, que se encuentra tanto en bebidas como alimentos contaminados. De manera que previene la gastritis. Algunas personas incluso creen que solo el agua tibia, es suficiente para aliviar el estómago.

Agua con miel de abeja

Por último, según El Diario, la miel de abeja posee propiedades medicinales y nutricionales, siendo una de las mejores fuentes antioxidantes y antibacterianas, capaz de proteger al estómago de la inflamación y mejorar la digestión. Para tomarla se necesita:

2 cucharadas de miel de abeja preferiblemente orgánica

250 ml de agua

Se hierve el agua y en ella se disuelven las dos cucharadas de miel, asegurándose de que se diluyan bien. Se sirve en una taza y se consume caliente, una en ayuno y otra  justo antes de acostarse a dormir.

Seguir estos consejos y llevar una dieta balanceada es fundamental para evitar los dolores de gastritis, es necesario consumir porciones pequeñas de comida a lo largo del día, alimentos ligeros, y pocos carbohidratos para facilitar la digestión y disminuir los síntomas. También es de ayuda reducir el estrés ya sea practicando la meditación, yoga o ejercicios de respiración.

 

Skyl Muñoz