La Chinita llora...

La Chinita llora… (Alexis Blanco)

La Chinita llora…, Imagen: Agencias

LA CHINITA LLORA… De vez en cuando Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá se da un descanso en su labor atendiendo los incesantes ruegos de su feligresía y vierte sin tregua alguna su torrentoso llanto.

Así sucedió durante la última víspera y todos nos anegamos sin remedio ni piedad alguna. Todo lo que se pierde duele. Desde ese cuaderno de mi hijo Dylan hasta el casi irrecuperable patrimonio de las muñecas de Doris Orence. No hay inventario posible cuando tus vainitas flotan mientras la lluvia cae.

La verdad es que me encantaría no escuchar a mi madre, María Augusta, concluyendo que el coñazo de agua representaba las lágrimas de Nuestra Patrona, desalentada, no tanto por el rigor de los avatares de su trabajo como Campeona de la Salud, como también la llama su grey, sino por ciertas contradicciones que se han venido manifestando en torno a sus fiestas patronales. Comenta (o retruca, en tanto que mi viejita es fiel representación de lo que mientan “pueblo”) ella que mientras a La Chinita y sus ceremonias y liturgias las mantienen restringidas casi totalmente, “Willy y El Cubi” pactaban amaneceres y ascuas que, dice MA, no van a proteger a mucha gente de las esporas mortíferas del Covid19…

La prudencia debería ahogar estos comentarios posmarianos, pero resulta que no paro de pensar en los corotitos flotantes y, Toño el Amable, en los muñequitas de la madre Doris, quien junto con su hija Nancy tenía a punto de caramelo un encuentro nacional de muñequeras que esperábamos con amor y afecto por esos seres tan bonitos, las muñecas y los muñecos cuyas vidas privadas nos enseñara desde su caballo come flores el buen Aquiles Nazoa…Por ahí Nancy C escribió algo sobre esta “fiction tragedy” , esta cosa trágica, sí, nojoda, de magnas lluvias y de lágrimas magnas desencantadas..

Solo un libro mío y de muchos terminó muy dañado, unos Papeles Urgentes de Julio Cortázar, porque la malhadada onda tropical también rebasó cauces que a nuestro bungalow entraron con furia orinoquia y pusieron a nadar juguetes con cuadernos y utilerías con alfombras mágicas y boquillas extraviadas de narguiles exóticos…

Sobre nuestro techo de zinc esa música pluviosa a veces resulta terrible. No es la que Mutis le inventa a Illona. Es un desconcierto que cuenta el desgarro de La China Amada. Cualquiera de esas muñequeras concitadas por Doris podría hacer esa imagen de Magna Máter llorando, sea pues Señora abogada nuestra a tí suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas vapuleado por las aguas…

La Campeona de la Salud, nuestra Virgencita Morena, tan linda en su retablo tan milagroso porque en él está Ella. Bonita con esa cara tan llena de barro y descalza sin un trombón como el del payaso Lucky…Llena eres de gracia El Señor es contigo bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre…Jesús.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Alexis Blanco