Estoy excitada a toda hora ¿Seré normal?

Estoy excitada a toda hora ¿Seré normal?

 

«A toda hora quiero», dice Leila, «tengo orgasmos en el bus», dice Julia, «no se me quitan las ganas, es un fuego entre las piernas, seré normal», se pregunta, Gisela. Como ven la excitación permanente es una preocupación de las mujeres, por ello, consultamos el portal especializado https://mejorconsalud.as.com/ donde encontramos estre excelente reportaje de Angela María Rey.

 

¿Te sientes excitada todo el tiempo? Los motivos y sus soluciones ¿Te interesa conocer un poco más sobre las causas del aumento incontrolado del deseo sexual y sus posibles soluciones?

¿Te sientes excitada todo el tiempo y comienzas a creer que es un problema?

No te preocupes, a continuación te comentaremos más acerca de este tipo de situación y qué puedes hacer para poner solución. La excitación tiene un importante cometido en la vida sexual. Sin embargo, perder el control sobre ella, podría suponer un verdadero problema para quien lo experimente.

El deseo sexual es la confluencia de factores de diversa índole: desde los fisiológicos, hasta los emocionales o psicológicos. Así, son muchísimos los estímulos que pueden incidir en el aumento de la libido. Existen, de hecho, situaciones en lo que lo anormal sería no sentirse excitada. Desde la ciencia, se han explicado los motivos de tal comportamiento.

1. Trastorno de excitación genital persistente La masturbación femenina es un tema que debe darse a conocer responsablemente. Poco se conoce acerca de este trastorno que ocasiona orgasmos constantes con y sin estimulación. Se caracteriza por la falta de satisfacción sexual, con independencia del número de orgasmos que se alcancen. Entre sus posibles soluciones, se encuentran: Hacer que disminuya el estrés mediante la práctica regular de ejercicios físicos y, en particular, yoga.

Tan importante como lo anterior, es sanear los hábitos de sueño. Mención aparte merece la meditación porque podría ayudar a reducir los síntomas, ya que al reducir la ansiedad, relaja los músculos. Por supuesto, nunca está de más consultar con un psicólogo.

Este es el profesional que podría ayudar a descubrir los desencadenantes emocionales que subyacen a este trastorno. Entre los medicamentos indicados en estos casos, están los antidepresivos y aquellos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y lidocaína. Los masajes pélvicos podrían ayudar a relajar la tensión de la zona. Lee: ¿Cuándo ir al sexólogo?

2. Las hormonas Otro de los motivos que pueden explicar por qué te sientes excitada todo el tiempo son las hormonas.

En este sentido, recuerda que el sistema endocrino es clave para regulación de funciones vitales como el metabolismo y la excitación sexual. Pues bien, la excitación sexual excesiva podría estar influenciada en gran medida por altos niveles de estrógenos y testosterona en sangre.

Sin embargo, para saber si esta es la causa, deberás ir al médico para que te realice un chequeo y un análisis de sangre. Ten en cuenta, por ejemplo, que es normal que dichas hormonas se incrementen durante la ovulación. Así, en caso de que la excitación aparezca en este período, una de las soluciones posibles puede ser practicar el sexo.

Podría resultar incluso más placentero que en otro momento del ciclo menstrual. Hay otros eventos que podrían condicionar la alteración de los niveles normales de estas hormonas. Al margen del momento del ciclo menstrual en el que te encuentres, el embarazo o el cambio del método de control anticonceptivo se cuentan entre ellos. En el último caso, pregunta a tu médico qué puedes hacer.

Lo más probable es que te indique un método alternativo. Si estuvieras embarazada, podrías disfrutar un poco de esa predisposición. Siendo prudentes, hacer el amor en ese estado no tiene por qué afectar al bebé.

 

3. Hipersexualidad La hipersexualidad puede ser otro motivo por el que te sientes excitada todo el tiempo.

Las mujeres que la padecen se ven abrumadas por impulsos sexuales no deseados. El deseo irrefrenable de masturbarse constantemente, mirar pornografía y hablar sobre sexo, son sus síntomas más frecuentes.

Con toda probabilidad, te estará preguntando por qué ocurre. Los neurotransmisores ayudan a regular el estado de ánimo y desempeñan un papel central en la experiencia del placer. Así, un desequilibrio de la dopamina, la serotonina y la norepinefrina podría dar pie a un incremento desproporcionado de la libido. Para tratar este problema, es necesario acudir a psicoterapia para aprender a manejar la conducta sexual compulsiva. Ello podría ayudarte a identificar los comportamientos negativos y aprender estrategias para gestionarlos.

Muy probablemente, el especialista te indique tomar algún medicamento que devuelvan a estos neurohormonas a sus niveles normales. No está de más insistir en la importancia de que estos medicamentos han de ser recetados por un médico o psiquiatra.

4. Te has enamorado No, no es un desatino esta afirmación.

Cuando llega una nueva persona a tu vida, el cerebro experimenta cambios. Salvando las distancias, su estado es comparable al que le provoca la ingesta de un estupefaciente. En el caso del enamoramiento, la droga la produce de forma natural tu organismo. De ahí que a veces, podamos experimentar un estado como febril y hasta llegar a sentirnos como enfermos. Si te sientes excitada todo el tiempo, aprovecha para pasar momentos agradables con tu pareja. Y, entrégate al disfrute, pues no hay ningún problema de fondo que tratar.

Conforme pase la intensa etapa inicial del enamoramiento, tus hormonas regresarán a su estado normal. Ya verás que lo que podría ser hoy un motivo de preocupación para ti, desaparecerá entonces casi por completo. Descubre: La oxitocina, la hormona del amor, esconde un lado oscuro que debes conocer

5. Alimentos afrodisíacos fresas con chocolate Según creencias, el el consumo de ciertos alimentos podría contribuir con la excitación sexual. Entre los alimentos que tienen este efecto se encuentran: el chocolate negro, el aguacate, las fresas, las frambuesas, el mango, entre otras frutas. Aunque existen algunos datos acerca de la relación entre el consumo de alimentos y la excitación sexual en las personas, los investigadores comentan que aún es necesario continuar profundizando al respecto, ya que la evidencia es limitada.

¿Qué hacer si te sientes excitada todo el tiempo? Esta es una pregunta para la que no hay una sola respuesta. Como has podido ver, los motivos son variados y cada uno ha de enfrentarse de forma distinta. No obstante, he aquí consejos generales que podrían serte de utilidad: Practica el sexo más seguido.

Podría parecer una obviedad, pero muchas personas lo pasan por alto o no le prestan la debida atención. El sexo no deja de ser una de las necesidades básicas del ser humano. Y, como tal, ha de ser atendida. Si llevaras meses sin practicar sexo, prueba hacerlo.

Tal vez sea todo lo que necesites. Eso sí, si eliges el sexo casual, toma precauciones. Haz ejercicio. Es un modo eficaz de transformar la energía que liberarías practicando sexo el deseo sexual en fuente de otro tipo de satisfacción. Sí, de satisfacción. Cuando te ejercitas, el cerebro segrega mayor cantidad de serotonina, la llamada hormona de la felicidad. Verás que bien te sienta.

En este sentido, conviene recordar la importancia de consumir suficiente agua y de no llevar a tu cuerpo a límites que puedan dañarlo. Recuerda, además, comer bien tanto antes como después de hacer ejercicios. Si nada de lo anterior consigue ayudarte, entonces deberás visitar a tu médico o ginecólogo.

Lo más probable es que te haga un chequeo y te mande a hacerte algunas pruebas para determinar la causa que puede estar detrás de la persistencia del deseo sexual irrefrenable.

 

OS