Cerro Autana: Árbol de la vida y todos los frutos en Venezuela

Cerro Autana: Árbol de la vida y todos los frutos en Venezuela

“El cerro Autana (Wahari – Kuawai) simboliza el «árbol de la vida» en la historia oral y tradición de los indígenas Piaroa que habitan la región”


El cerro Autana o árbol de la vida en el dialecto de los Piaroa, es un Tepuy el cual se sitúa en el estado venezolano de Amazonas, cerca de la frontera con Colombia,  para los indígenas piaroas es una montaña sagrada y se conoce como el Árbol de la Vida en Venezuela.

Lea también: El Lago de Maracaibo: un gigante que cautiva desde el espacio

Kuaveri se caracteriza por una base estrecha, una superficie superior casi plana y paredes casi verticales. La cima se encuentra a unos 1220 metros (4003 pies) de altura. Pertenece a las formaciones conocidas como tepuis. Característicos de las formaciones de montañas y mesetas de tope plano del escudo de Guayana.

Dentro de las leyendas e historias venezolanas, cuentan que esta impotente montaña nació como Kuavei, árbol sagrado de los frutos del universo, El mito indica que «- el tope del árbol era tan alto como el infinito, y sus ramas estaban llenas de frutos que cayeron y dieron vida a la Amazonía».


No obstante las riquezas que contenía el Kuavei adornaron  todo el universo, y llegaron a los otros continentes. Los océanos y ríos la trasladaron a los más distantes límites del planeta. El aire y las aves diseminaron las semillas y esencias por doquier.

El cerro Autana se elevaba en su maravilloso reino vegetal, rodeado de tepuyes y merú, allí los manantiales fluían para conformar los caudalosos ríos y fecundar la  tierra amazónica.

Sin embargo, Kuavei poseía diversidad de frutos y una gran existencia de aromáticas y polícromas de frutos, en él se posaban las más variadas y multiformes aves jamás imaginadas.

Era el árbol  sagrado de todos los frutos, y  sus semillas poseían la esencia de las plantas que existirían luego sobre la Tierra en formación. Kuavei era único entre todos, llegaba al cielo, y los hombres no podian alcanzar sus frutos.


“La leyenda dice que el mundo comienza cuando el Dios Wahari crea a los indios Piaroa”.


Los piaroas, es la etnia que habita en todo el Amazona venezolano, los indígenas hacen referencia que es imposible llegar hasta la cima  ni cercanía de este árbol, porque es tierra bendita, custodiada por dioses y no es correcto hacerlos molestar y condenar a los habitantes de hambre  si traspasan esa frontera. 

En tiempos de escasez, los dioses pidieron a  una ardilla, un tucán y un pájaro carpintero que cortaran el árbol  de la vida, para así poder alimentar a todos los habitantes de esa tierra, ya que a lo largo del tronco había diversidad de frutos que germinarían en la totalidad de la tierra. Los hombres y las criaturas vivientes del universo en creación tendrían alimento seguro.


Cuando el árbol cayó  quedaron las raíces y la base que es lo que hoy conocemos como  el Cerro Autana, lo que quedó del Kuavei, su tronco talado, se convirtió en Tepui, la gran montaña sagrada del pueblo Piaroa. Desde entonces se le dio en nombre de  Tepui Autana, y su presencia sirve para recordar los orígenes del mundo.


Este hermoso Tepuy Cerro Autana fue declarado monumento natural en 1978. No sólo el cerro, sino parte del río Autana y el Lago Leopoldo, es uno de los tepuyes del sur de Venezuela, con aproximadamente 1.300 metros de altura. Dentro de la montaña, hay una cueva formada enteramente de cuarzo, que mide 400 metros de longitud y 45 metros de altura.
El Autana es uno de los grandes pulmones del planeta, se encuentra en una de las selvas más vírgenes del mundo. 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.


Hannabelle Urdaneta/ https://www.venezuelatuya.com/