Analistas estiman cambios de Biden hacia la “conciliación” en Venezuela

Analistas estiman cambios de Biden hacia la “conciliación” con Venezuela

Analistas internacionales estiman cambios en la política exterior de Joe Biden, presidente electo de Estados Unidos, en el se incluye una conciliación con Venezuela.

Expertos estiman que el presidente electo deberá primero reconstruir la política exterior estadounidense tras el gobierno de Trump, hasta con sus aliados. Cuba y su propia crisis serían clave para destrabar el conflicto político en Venezuela.

Lea también:  Exigen a Biden que cumplir promesas hechas a los migrantes

La política exterior de Joe Biden, presidente electo de Estados Unidos, incluyendo su aproximación a la crisis venezolana, estará marcada por un tono de reconstrucción, menor belicosidad y mayor conciliación que el de su predecesor, Donald Trump, auguran expertos.

Biden, a falta de la confirmación jurídica y legislativa de su triunfo tras los alegatos de fraude de parte de su rival republicano, asumirá la presidencia de Estados Unidos en enero de 2021 con tareas pendientes en su agenda foránea, entre las que resaltan sus nexos con la Unión Europea, el Medio Oriente, los gobiernos de China, Rusia, Irán, Corea del Norte y, por supuesto, Venezuela.

El politólogo y abogado Luis Salamanca no escribe sobre piedra que Venezuela ocupará un puesto privilegiado en la política exterior de Biden.

Estima que el presidente electo del Partido Demócrata deberá solventar previamente los efectos políticos y las “lesiones” que dejó su predecesor tanto dentro como fuera de Estados Unidos.

“Quizá Biden, abrumado por tantos efectos que produjo Trump, se dedique a reconstruir la política exterior con los principales aliados internacionales y le dé a Venezuela menos presencia en su agenda”, comenta a la Voz de América.

A su entender, asuntos como la recomposición de las relaciones con Europa, la reversión de las decisiones de Trump con respecto al cambio climático y su tratamiento a regímenes como el iraní -aliado del gobierno en disputa de Nicolás Maduro- podrían dispersar la atención de Biden en Venezuela.

“Venezuela no está muy clara en el radar. Debe ocupar un espacio (en la política exterior), pero menor”, matiza Salamanca.

Valora que el acento de Biden en Venezuela será distinto al de Trump, a pesar de que existe apoyo bipartidista a la causa democrática del país suramericano. Este respaldo trasciende, a su juicio, al gobierno interino de Juan Guaidó.

“Con Biden, regresa a la política norteamericana el enfoque de la conciliación, la negociación, el consenso, en lugar del enfoque confrontador de Trump”, dice.

Cuba, en el tablero

Sadio Garavini, embajador retirado de Venezuela y doctor en ciencias políticas, menciona que hay quienes esperan una nueva apertura de Biden hacia Cuba, cuyo gobierno es considerado mentor político del poder ejecutivo de Maduro.

La eventual aproximación a Cuba de la nueva política estadounidense pudiera guardar relación con la transición política de Venezuela, menciona Garavini.

“Es un argumento que tiene cierto sentido. Estados Unidos puede poner frente a Cuba los permisos para las remesas, abrir la posibilidad del turismo, si permite que el caso venezolano concluya de una forma democrática”, indica a la VOA.

Trump revirtió la flexibilización hacia Cuba de la administración de Barack Obama, cuyo vicepresidente entre 2008 y 2016 fue el propio Biden.

El presidente republicano refrendó las restricciones económicas a la isla y anuló las aperturas diplomáticas de Estados Unidos de Obama como parte de su lucha “contra la opresión comunista”, según él mismo explicó en uno de sus discursos.

Garavini apunta que el apoyo del chavismo a Cuba ha sido existencial en los últimos 20 años y, ante el “desastre socioeconómico”, el gobierno de la isla podría verse obligado a negociar con los estadounidenses.

Cuba sería de un interés clave en la región, como lo fue en los últimos años de la gestión de Obama y Biden, antes de Trump, cuando el gobierno castrista sirvió de bisagra del acuerdo de paz con la guerrilla colombiana, opina.

Recuerda que ni Obama ni Biden encararon a Maduro como un presidente ilegítimo, una condición que no se materializó sino hasta 2018, cuando el líder chavista impulsó una constituyente que sustituyó de facto al Parlamento y ganó una elección presidencial sin condiciones libres ni transparentes.

El politólogo y docente de la Universidad Central de Venezuela, Pablo Andrés Quintero, cree “probable” que la administración de Biden promueva nuevas conversaciones con actores hasta ahora apartados, como Cuba.

“Los demócratas tuvieron muy buenas relaciones con los cubanos, especialmente en el segundo período de Obama. Puede haber nuevos interlocutores para tratar de negociar algo, sin ceder”, señala.

 

Para esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Voz de América