5 productos imprescindibles para tu higiene bucodental

5 productos imprescindibles para tu higiene bucodental

2020 es un año raro, eso es evidente. Tanto es así, que hay un sector en concreto que se ha disparado. No, no es la tecnología. No, tampoco es el material para practicar deporte en casa. Son los productos de higiene bucodental. Aquellos que se usan para lavar boca y dientes, para eliminar bacterias y para garantizar que ambas cosas están perfectas.

Un terreno de lo más amplio en el que se detectan ciertas tendencias. Porque dentro de este auge se puede ver fácilmente cómo hay determinados productos para dientes y boca que se venden más que otros. ¿Por qué? Porque son los más aconsejables e imprescindibles, y también porque son los que aconsejan esos profesionales a los que ahora no se puede visitar tanto por la situación que estamos viviendo.

Productos para una perfecta salud bucodental

La compra de productos de higiene para boca y dientes se ha disparado, como ya hemos comentado. Pero hay algo muy interesante en todo este fenómeno, y es que cada vez se compran productos más propios de profesionales. Tiene lógica, si lo pensamos. Y es que la situación actual no propicia mucho las visitas a los dentistas. Por lo tanto, las personas optan por contar con lo mejor para cuidarse al máximo en casa.

Ahora bien, ¿cuáles son esos productos imprescindibles para una buena higiene y salud bucodental? A continuación, los vamos a ver y detallar, argumentando el porqué de su necesidad.

Cepillo eléctrico 

Puedes usar un cepillo manual y tradicional, pero la realidad es que lo que mejores resultados da siempre será un cepillo eléctrico. Puedes encontrar muchos modelos y marcas diferentes, pero lo más importante es que sea un dispositivo con sistema de aviso para la limpieza y con cabezales intercambiables que sean modernos y recomendados por profesionales.

Por otro lado, aconsejamos que no sea demasiado grande para poder llevarlo a cualquier parte. En cuanto a los cabezales, sin mezclan cerdas con láminas de material plástico, mejor. Es algo que ayuda muchísimo a quitar la suciedad más difícil en la dentadura, además de servir también para limpiar la lengua.

Irrigador dental

Si alguna vez has ido al dentista, esperamos que sí, seguramente recordarás un pequeño instrumento que el profesional usaba para lanzar un pequeño chorro de agua a presión en tu boca. Esto no es más que un irrigador dental o bucal. Un aparato visto hasta ahora solo en clínicas dentales, pero que también puedes tener en casa si quieres una boca perfecta.

Modelos como los del irrigador dental Waterpik son muy accesibles y destilan todas las bondades de este sistema. El uso del agua, combinado con un buen cepillo, retira mucha más suciedad que una limpieza normal. Necesitas menos tiempo, pero acabarás más fácilmente con la placa bacteriana y conseguirás unos dientes mucho más limpios.

Enjuague bucal

Después de una buena limpieza, es muy importante enjuagar la boca con alguna sustancia capaz de eliminar bacterias a fondo a la vez que se eliminan posibles restos de suciedad. En este sentido, no hay nada como un buen enjuague bucal. Puedes usar elixires, locutorios o lo que quieras. Pero recuerda que es muy importante acudir a marcas conocidas y profesionales.

Su uso suele ser idéntico en cualquier caso. Una porción, normalmente similar al tamaño del tapón del bote en el que vengan; mantenerlo durante unos 30 segundos en la boca haciendo movimientos para que se extienda por todas partes y, después, soltarlo todo y enjuagar con mucha agua. Complementa perfectamente una buena limpieza.

Limpiador lingual

Puede parecer un instrumento innecesario, pero creednos, sí que es necesario. Con un buen limpiador lingual, no necesitas comprar un cabezal para tu cepillo que traiga función alguna para la lengua. Lo mejor, es que además tendrás resultados mucho mejores al contar con una herramienta específica para repasar la lengua, que se adapte bien a su forma y tamaño.

La limpieza de la lengua es algo que se suele pasar mucho por alto, y eso es un gravísimo error. Los restos de comida y bebida también se quedan en ella y en las papilas gustativas. Así, si no se limpia con cierta periodicidad, todo se va acumulando hasta llegar a un punto en el que se genera mal aliento por la suciedad que permanece. No lo dudes, esto también tiene que usarse.

Pasta de calidad

Todo lo que te hemos explicado hasta el momento era importante, pero saber comprar una buena pasta de dientes es la clave de absolutamente todo. Ten en cuenta que es la sustancia que se aplica sobre tu dentadura y, probablemente, también sobre tu lengua. Por lo tanto, no puedes optar por una solución cualquiera. Debe ser de calidad y con una buena composición.

Una pasta o dentífrico que tenga flúor o incluso alguna variante de estaño. El cloruro de estaño, de hecho, ha demostrado ser una de las mejores sustancias para eliminar restos de suciedad y cualquier bacteria dañina. Es muy importante hacer hincapié en este producto en concreto. Con una mala pasta, incluso lavándote a conciencia y con frecuencia pueden aparecer las caries.