Sexodiversidad en Venezuela, una lucha intima entre la aceptación y los señalamientos

Sexodiversidad en Venezuela, una lucha íntima entre la aceptación y los señalamientos

Sexodiversidad en Venezuela, una lucha íntima entre la aceptación y los señalamientos. Foto: Agencias

Con la entrada del nuevo milenio ha habido muchos cambios, sean tecnológicos, políticos, ambientales y sociales, de este último hemos enfrentado nuevos retos y cambiado algunas costumbres, de las cuales no muchos pudieron adaptarse al nuevo presente.

Dentro de las nuevas integraciones a la sociedad está la reconocida comunidad LGBTQ, si bien no es algo nuevo, si lo es mucho más públicamente. Una lucha por los derechos humanos de las personas pertenecientes a esta comunidad, comenzó hace muchos años y hoy en día tiene más auge.

Numerosos países han integrado a sus políticas ideas que involucran y protegen los derechos de la comunidad LGBTQ, sin embargo, en el caso de Venezuela, todavía no es un hecho. Las leyes venezolanas no emanan ninguna mención a esta comunidad, no interviene en materia LGBTQ, aunque no es por falta de intención, pues más de una vez varios movimientos y organizaciones han accionado para velar por los derechos de todas las personas sin importar su orientación sexual o su identificación de género.

 

Una lucha diversa

 

Hoy en día hay la comunidad se crece, abierta y cerradamente en algunos casos, pero todos bajo un punto de analogía: aceptación. Y con ello la madurez en la orientación sexual. Entre tantos está Luis Meneses, tiene 31 años, es zuliano, pero actualmente vive en Colombia. Él es abiertamente homosexual y se dedica a dirigir una fundación de atención y ayuda a la población migrante de Venezuela perteneciente a la comunidad LGBTQ, pacientes con la condición de VIH y personas que ejercen el trabajo sexual por supervivencia.

 

 

Para Luis, al igual que muchos, el proceso de integración a la comunidad inició desde su descubrimiento y aceptación, lo cual comenzó desde su niñez. “Desde muy pequeño ya yo entendía mi proceso de orientación sexual, el gusto por los chicos. Desde niño por una experiencia de un amigo, yo vivía en un edificio y por ahí empecé a entenderme”, confesó.

Mucho se ha escrito sobre este proceso, para algunos ha sido ventajoso, mientras que para otros ha significado una pendiente de riesgo por presiones de todo tipo. Por lo que el apoyo desde el seno de la familia para la inclusión en la sociedad debe ser fundamental. “En algunas ocasiones si me sentí bastante apoyo. En el tema familiar si fue bastante fuerte, sin embargo, hoy en día hay una aceptación y respeto a mis decisiones, por mi orientación sexual definida y que en la actualidad dirijo una fundación que trabaja a favor de los derechos de la comunidad LGBTQ”, agregó Meneses, quien a su vez es presidente de la Fundación Venezolana de Apoyo a la Diversidad Sexual (FUDAVIS), una institución legalmente establecida que lucha por los derechos humanos de la comunidad LGBTQ tanto en Venezuela como en Colombia.

 

Tacones y sangre

 

Los hechos de violencia de género y odio hacia las personas de la diversidad sexual han marcado las paredes de la historia, y con ella han formado parte de los grandes obstáculos, para que muchos den el primero paso, por lo que muchos han fijado como meta la asesoría y apoyo en el tema.

“Mi mayor obstáculo fue cuando en Maracaibo asesinaron a Violeta, una chica transgénero que mataron en un carro fúnebre hace años. Desde ese momento comencé a labrar el trabajo hacia la defensa de los derechos de las personas LGBTQ y en ese momento recibí mucho rechazo por parte de diversos dirigentes políticos ya que estaba involucrado en distintos movimientos y organizaciones (…) eso me llevó a luchar por esta población. Irrumpí en un congreso nacional, he sido pionero, militante y disidente en pro de los derechos humanos y políticas inclusivas”, agregó.

Como en estos ejemplos ilustrados por Luis Meneses existen muchos otros sobre el progreso y los altibajos que la comunidad LGBTQ enfrenta cada día, no solo en Venezuela sino en todo el mundo.

 

Las palabras del papa Francisco

 

El pasado miércoles 21 de octubre, el mundo fue sorprendido con el estreno de un nuevo documental sobre su Santidad, titulado “Francesco”, en la recepción del Festival de Cine de Roma. Durante el documental salen a relucir ciertos comentarios hechos por el pontífice, en los que deja ver su posición en cuanto a la comunidad homosexual.

“Todo el mundo está en un proceso de asombro ante las palabras del Papa Francisco, creo que ha sido un Papa totalmente controversial. Pero creo que él entiende también que Dios es un Dios de amor y no de exclusión ni discriminación y por esas razones aplaudo esa actitud. Invitamos a todas las religiones a tomar una postura abierta hacia la población LGBTQ. En Venezuela la Conferencia Episcopal Venezolana ha sido una de las mayores trabas para obtener el acceso a derechos de la población. No se han concretado leyes ni acciones específicas a favor de la comunidad LGBTQ por esta razón”, puntualizó Meses.

 

Matrimonio igualitario en Venezuela

 

Tras las palabras del papa Francisco, que conmocionaron al mundo, nuevamente salió a la palestra el tema del matrimonio igualitario, sobre todo en Venezuela, y mucho más luego que el presidente Nicolás Maduro encargase a la próxima Asamblea Nacional tratar en definitiva este tema al igual que otros. Para Luis no es extraño el tópico, forma parte de su arsenal de defensa.

 

 

“El tema el matrimonio igualitario en Venezuela es de mucho tiempo atrás, es un tema de voluntad política, una voluntad que no existe. Ningún gobierno ha querido debatir sobre el tema. Se recolectaron firmas; participamos en una campaña, un proyecto de Ley que fue propuesto por Venezuela Igualitaria, lamentablemente nunca hubo avance, pero sí creemos que en Venezuela se debe de avanzar en el tema del matrimonio civil igualitario, porque creemos considerablemente que, es una de las garantías fundamentales, y que estamos de últimos en cuanto al acceso a oportunidades y derechos en la población. Mi mensaje es que vivamos en un mundo totalmente igualitario, sin ningún tipo de estigma y discriminación por raza, credo, religión, orientación sexual e identidad de género; creo que estamos en un mundo donde el ser humano debería ser libre de ejercer su sexualidad y su personalidad, sin que eso afecte su acceso a oportunidades en materia laboral, de salud o de derechos humanos”, enfatizó Meneses.

 

Las firmas de un pasado

 

El 31 de enero de 2014 un proyecto de Ley de matrimonio civil igualitario fue consignado por una iniciativa popular que recolectó 20 mil 940 firmas en todo el territorio nacional. Este proyecto de ley que cuenta con el respaldo de 47 organizaciones venezolanas, aún espera ser discutido en el Poder Legislativo, violando el artículo 205 de la Constitución que lo obligaba a ser discutido durante el periodo legislativo de ese año.

En Venezuela no hay reconocimiento legal de manera explícita de las parejas del mismo sexo. En la Constitución no existe tal unión, ya que el articulo 77 protege al matrimonio entre un hombre y una mujer, sin mencionar a las parejas del mismo sexo, aunque cabe destacar que tampoco prohíbe el mismo. Sin embargo, la Constitución de Venezuela establece que, “todas las personas son iguales ante la ley” y que, “toda persona tiene derecho al libre desenvolvimiento de su personalidad”; a pesar de que, no menciona explícitamente la orientación sexual, en el 2008, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, afirmó que la Constitución protege también de cualquier tipo de discriminación por orientación sexual.

Valeria Guerrero / Pasante

Luis Fernando Herrera

Noticia al Día