¿Qué pasa si congelas la sopa?

¿Qué pasa si congelas la sopa?

Sopa

Sopa

Sopa. Durante los últimos años el ritmo de la vida se ha ido acelerando. Cada vez tenemos más cosas que hacer y muchas más cosas en la mente, como resultado directo, nos hemos vuelto maestros en el arte de hacer múltiples actividades al mismo tiempo. Balanceando las necesidades y las dificultades de la vida cotidiana y las actividades personales como el trabajo y la familia.

Para contribuir a ese balance entre quehaceres, nos vemos en la necesidad de prepararnos y anticipar la mayoría de los eventos sabiendo de antemano lo complicado que es. Una de las estrategias más comunes es planificar las comidas; necesitamos alimentarnos lo mejor posible con aquello que está a nuestro alcance. Una idea muy práctica y nutritiva es la sopa; una inmensa variedad de combinaciones posibles con lo que tenemos en nuestras cocinas. Pero, no es solo un plato sencillo y económico, también podemos conservarla por largo tiempo para sacar el mayor provecho de los ingredientes y de esta forma, no hay riesgo de desperdiciar restos de comida.

Es común la idea de congelar la sopa sobrante para consumirla luego. Lo que no es muy sabido es que hay maneras correctas de hacerlo. Existen ciertas estrategias para cuidar el alimento y conservar sus propiedades. Antes de llegar a las estrategias, hay que comprender qué le pasa a la sopa cuando la congelamos:

Dependiendo del proceso de enfriamiento la calidad de la sopa variará. No se recomienda esperar que se enfríe en temperatura natural ya que puede propiciar la aparición de bacterias. Una vez congelada, debemos tratar que la temperatura no sea inestable y que el frio penetre uniformemente en todas las zonas, todo esto para evitar las bacterias. Normalmente las propiedades de los ingredientes suelen conservarse intactas, pero para ello, debemos saber congelar y descongelar.

El tiempo de conservación puede variar según el tipo de sopa: generalmente las sopas de verduras duran un poco más, un tiempo de aproximadamente tres meses; podría durar un poco más pero no se recomienda su consumo después del tiempo dado. Las sopas de granos también son de larga duración. Por otra parte, las sopas que contengan carnes no deberían exceder los dos meses. Por último, alimentos como la pasta es mejor no congelarlos con la sopa ya que su contextura no sería la misma al descongelar.

Como se menciona anteriormente, para congelar correctamente debemos saber congelar y descongelar:

Una vez que la sopa esté lista es mejor enfriarla uno mismo por medio de un baño de hielo. Esto quiere decir que, sumergimos la olla con la sopa en agua con hielo (mas hielo que agua), podemos ubicar el agua en el lavaplatos con el desagüe tapado para crear una especie de piscina. Así evitamos el hielo en la sopa que podría alterar su sabor. Una vez que la sopa esta fría, la almacenamos en una bolsa o taza de plástico y la congelamos en una parte del congelador, donde sepamos que la temperatura será uniforme.

En lugar de usar el baño de agua; si estamos preparando una sopa para congelar inmediatamente, podemos sustituir los últimos aportes de agua con cubitos de hielo, ya que estos ayudaran a tener la contextura deseada, enfriando la sopa en el proceso; y así estará lista para congelar.

En el momento de descongelar, tampoco debemos delegar el trabajo a la temperatura ambiente del lugar. Durante ese tiempo podrían generarse bacterias. Por esto, lo mejor es usar una olla sobre el fuego y una cuchara o paleta, remover la sopa poco a poco hasta que esté en la temperatura que prefiramos. Se recomienda este proceso sobre al uso del microondas porque así controlamos que toda la sopa reciba el calor uniformemente.

Lea también: 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Valeria Guerrero

Noticia al Día