Murió el actor escocés Sean Connery a los 90 años de edad

Murió el actor escocés Sean Connery a los 90 años de edad

Foto: Cortesía

El actor escocés Sean Connery, una leyenda de la gran pantalla, ha muerto este sábado a los 90 años de edad, según ha confirmado su familia a la BBC.

Famoso por su caracterización como el espía James Bond -al que interpretó en la gran pantalla por primera vez-, su carrera cinematográfica incluye también éxitos como Los intocables de Elliot Ness, La caza de Octubre Rojo, Indiana Jones y la última cruzada o La roca, logrando en su trayectoria numerosos premios, entre ellos un Oscar, dos Bafta y tres Globos de Oro. En 2003, tras protagonizar La Liga de los Hombres Extraordinarios, se retiró de la gran pantalla.

Lea también: Billie Eilish estrenará un documental sobre su vida y el tema de la película de James Bond

De fuertes convicciones nacionalistas -tenía las palabras ‘Escocia para siempre’ tatuadas en su brazo-, el intérprete siempre mostró su apoyo social y financiero al Partido Nacionalista Escocés, defensor de la independencia. En el año 2000, cuando fue nombrado caballero por la reina Isabel II, acudió ataviado con la tradicional falda escocesa o kilt del clan McLeod de su madre y en 2014, con motivo del referéndum de independencia de Escocia, abogó públicamente por el ‘sí’.

«Nuestra nación hoy está de luto tras conocer el fallecimiento de uno de sus hijos más queridos», ha señalado la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, quien ha definido a Sean Connery como «una leyenda mundial pero, ante todo, un patriota y orgulloso escocés».

Nacido en Edimburgo (Escocia) en 1930, hijo de una limpiadora y un conductor de camiones, Connery se crió prácticamente en la pobreza en los barrios bajos de su ciudad y trabajó como pulidor de ataúdes, lechero y salvavidas. Pero fue su afición al culturismo la que le ayudó a lanzar su carrera como actor y le convirtió en una de las mayores estrellas de la gran pantalla.

Carismático y de fuerte personalidad, en 1989, cuando tenía casi 60 años, la revista People Magazine le nombró el «hombre vivo más sexy», lo que el actor se tomó con humor: «Bueno, no hay muchos hombres muertos sexis, no?».

Eterno James Bond

Su rostro quedará siempre asociado al del agente 007, el personaje creado por el novelista Ian Flemming y al que Connery encarnó en varias ocasiones, la primera en 1962, en Agente 007 contra el Doctor No (1962), en la que estuvo acompañado por Ursula Andress.

Connery protagonizó después otras cinco películas de James Bond: Desde Rusia con amor (1963), James Bond contra Goldfinger (1964), Operación Trueno (1965), 007: Solo se vive dos veces (1967) y Diamantes para la eternidad (1971), cediendo el personaje a Roger Moore, cansado de un 007 al que en alguna ocasión aseguró «odiar». Pese a ello, en 1983 volvió a meterse en la piel del agente del MI6 en Nunca digas nunca jamás.

El escocés sentó las bases de un Bond de modales elegantes, irónico y mujeriego, con una profundidad de carácter que asumirían sus sucesores en el papel del espía.

Al margen de James Bond, Sean Connery apareció en títulos destacados como Marnie, la ladrona (1964), Asesinato en el Orient Express (1974), El hombre que pudo reinar (1975) y Robin y Marian (1976).

Pero su carrera cobraría un nuevo impulso en la segunda mitad de los años ochenta, con su interpretación de fray Guillermo de Baskerville en El nombre de la rosa (1986) y, sobre todo, su aparición en Los intocables de Elliot Ness (1987), que le valió el Oscar al mejor actor de reparto en la única nominación que logró en su carrera a los premios de la Academia de Hollywood.

Polémicas declaraciones sexistas

Su vida tampoco estuvo ausente de polémicas como cuando en los 60 afirmó en una entrevista con la revista Playboy que veía bien pegar a las mujeres «si todas las demás alternativas fallan y ha habido muchas advertencias», unas declaraciones que posteriormente repitió.

En el ámbito privado, se casó dos veces, primero con la actriz australiana Diane Cilento, con quien tuvo a su único hijo, Jason, y de la que se divorció en 1973, tras lo que contrajo matrimonio con su actual pareja, la artista francesa Micheline Roquebrune.

En 1999, después de que Connery vendiera su finca de Marbella, él y Roquebrune fueron investigados bajo la sospecha de haber defraudado a la Hacienda española unos 5,5 millones de libras (6,1 millones de euros), un caso por el que el intérprete, al contrario que su esposa, no fue procesado.

En 2003, tras interpretar al doctor Allan Quatermain en La Liga de los Hombres Extraordinarios, Sean Connery abandonó la gran pantalla y trasladó su residencia a las Bahamas.

 

Para esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

RTVE