En Maracaibo hubo un partido Nazi ¡Caete pa' atrás!

En Maracaibo hubo un partido Nazi ¡Caete pa’ atrás!

Muchos venezolanos consideran a la Segunda Guerra Mundial como una narrativa ajena a su historia. No obstante, la ciudad de Maracaibo hospedó nazis y nuestras costas presenciaron campas navales que formaron parte del conflicto bélico  

Venezuela, con su ubicación como acceso principal a América del Sur, fue objeto de interés para los nazis, quienes vieron potencial en el país para sus milicias y ejercicios bélicos, aunado a la fortuna que representaba (y todavía representa) el petróleo de la nación.

De hecho, y a pesar que Venezuela no fue partícipe de forma directa durante la Segunda Guerra Mundial, contribuyó implícitamente exportando petróleo a Estados Unidos y aliados.

Remontándonos al pasado, los alemanes tenían el poder sobre las tierras y riquezas de Venezuela, las cuales siglos después fueron usurpadas por los españoles. Cabe destacar que Maracaibo incluso tiene fundación alemana; el explorador Ambrosio Alfínger creó en 1529 a la actual ciudad.

La historia sobre este conflicto y los intereses de los nazis en nuestro país revelan cómo veían a Venezuela. Entre los textos del libro “Die Welser in Venezuela” Erich Reimers, periodista nazi, afirmó que la nación era un territorio legítimamente alemán que se debía “rescatar”.

¿Maracaibo Nazi?

En la década de los 20 comenzaron las operaciones del Partido Nazi en Venezuela bajo la máscara de “clubes”, los cuales eran conformados por los alemanes más adinerados y con mejores conexiones políticas.

Durante esa misma década, en el lado occidental del país, Hans Friederich Larsen es enviado a Maracaibo tras el ascenso de Hitler en el poder como Canciller. Larsen figuró como Ortsgruppenleiter (jefe del partido) en la ciudad. Tras su llegada, alquiló un amplio espacio bajo el nombre de “Casa Gustleff” con el propósito de servir de sede al Cuartel General del Partido Nacionalsocialista. Allí celebraron y realizaron ejercicios militares los simpatizantes de Hitler.  

No obstante, el local dejó de funcionar cuando en 1936, se promulgó la Ley de Extranjeros la cual, con sus medidas restrictivas, prohibían ciertas actividades para los foráneos. 

Allí fue cuando movieron sus operaciones al Club Alemán de Maracaibo, fundado en 1872, el cual tenía una función exclusivamente recreativa hasta 1936. Dicho club se convirtió entonces en el nuevo Cuartel General del Partido Nazi, hasta que casi diez años más tarde, un grupo de diputados denunció sus actividades y las autoridades actuaron apartándolos de la sociedad hasta la culminación de la guerra.

Participación en el conflicto

El ataque de los japoneses en 1941 a Pearl Harbor (Hawái) involucró al reacio y aislado Estados Unidos en la segunda guerra mundial. La contribución indirecta de Venezuela (gracias a su crudo) definió el curso del conflicto, y la pronta victoria de Estados Unidos y aliados.

No obstante, antes de nuestra contribución, el presidente Isaías Medina Angarita se había mostrado neutral hasta el ataque de Pearl Harbor. A partir de allí, la nación demostró su apoyo a Estados Unidos y por consiguiente empezó a socorrerles con petróleo venezolano.

Contrario a la creencia sobre que Venezuela no sufrió consecuencias directas de esta guerra, el 16 de febrero de 1942 ocurrió un ataque directo al país. Los alemanes habían detectado a los buques venezolanos que suministraban crudo a los aliados, y figuramos como enemigo de la Alemania Nazi.

Fue entonces cuando atacaron varios de los buques de la nación. En la Península de Paraguaná, el buque “Monagas” fue atacado por un torpedo que casi no dejó rastro del mismo. San Nicolás, Pedernales, San Rafael, Oranjestad, Rafaela, Arkansas, y Tía Juana (este último navegaba desde el lago de Maracaibo hasta Aruba), fueron otros de los buques atacados por torpedos alemanes. 

Cuando el panorama del triunfo se veía claramente, Venezuela acabó con esa neutralidad y declaró la guerra en febrero de 1945, meses antes de la culminación del conflicto. Asimismo, rompió relaciones diplomáticas con las potencias del eje: Italia, Alemania y Japón.

A pesar de la extensa neutralidad de Venezuela durante el conflicto más grande que ha vivido la humanidad, muchos clamaron por la intervención del país, aunque ésta sucediera ya cerca de su culminación. Las arremetidas contra nuestros buques fueron los últimos ataques en nuestras costas caribeñas, sin embargo, es oportuno inmortalizar (ya que no es expuesta por muchos) la participación de la nación en la Segunda Guerra Mundial.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El partido Nazi en Maracaibo En la década de los 20 el señor Hans Friederich Larsen actuaba en la occidental ciudad de Maracaibo como representante de la empresa alemana Horn Linie; comenzando los treinta, Hans Larsen ya reside en Berlín, pero cuando Hitler es nombrado Canciller recibe la orden de trasladarse nuevamente a Venezuela para fundar en la capital del estado Zulia la Ortsgruppenfuhrero seccional del Partido Nazi de Maracaibo, su labor se encubre con un cargo gerencial en la compañía de navegación “Hapang”. Apenas al llegar, Hans Larsen alquila un amplio local para que sirviera de sede al Cuartel General de los nacionalsocialistas; el sitio es bautizado como Casa Gustleff en memoria de un agente nazi caído en Suiza, allí acudían todos los domingos los alemanes hitleristas para celebrar reuniones e incluso realizar ejercicios militares. Ese local funcionó hasta 1936 cuando se promulgó en Venezuela laLey sobre Extranjeros, que prohibía este tipo de actividades; a partir de esa fecha Hans Larsen y sus acólitos mudan las reuniones al Club Alemán, centro social fundado en 1876, la idea era mantener cohesionados a todos los miembros del partido y entrenarlos debidamente. Entre los dirigentes del partido nazi en Maracaibo figuraban Werner Fruchtnow, encargado de la reorganización, Hartwing Jess, Jefe de la región occidental y Cónsul Alemán en Maracaibo, E. Heindereich dueño de un café ubicado por los alrededores del mercado municipal, C. Porth pariente del Mariscal Göering, Rudolfs Schneider mecánico de Cervecería Regional y el propio Hans Friederich Larsen quien ocupaba los cargos de Jefe de la Gestapo y del Frente de Trabajo. Se sabe que al comenzar la guerra Larsen y sus copartidarios celebraban ruidosamente las victorias obtenidas por Hitler e incluso llegaron a proyectar planes de sabotaje hasta que en 1942 un grupo de diputados denunció las actividades de los nazis, aportando suficientes pruebas lo que llevo a las autoridades a actuar de inmediato deteniendo a más de 800 alemanes que fueron confinados a campos de concentración en Barquisimeto y Trujillo hasta el termino de la guerra. #Historia #Zulia #Maracaibo

Una publicación compartida de @juanquintino (@maracaibo_historica) el

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Paula Leal/ Pasante

Noticia al Día