El dilema de las redes sociales: Así impactan las plataformas digitales en la humanidad

El dilema de las redes sociales: Así impactan las plataformas digitales en la humanidad

 


“Un hibrido entre documental y drama que ahonda en el negocio de las redes sociales, el poder que ejercen y la adicción que generan en nosotros: su carnada perfecta”

El documental “El dilema de las redes sociales”, el cual se estrenó en febrero del 2020 en el festival de cine de Sudance, en Estados Unidos, se ha convertido en un tema de tendencia al ser incluido dentro de la plataforma de Netflix.
Con diversos testimonios de ex ejecutivos en tecnología a nivel mundial, este filme describe esa adicción y el gran impacto negativo de las redes sociales en las personas, además que tiene como resultado infinidades de estrategias diseñadas en manipular todas las emociones, y comportamientos, para mantener conectados a los usuarios a una plataforma digital.
Su duración es de 93 minutos, fue dirigido por el premiado cineasta estadounidense Jeff Orlowski, en el que Rosenstein y otros importantes actores del mundo tecnológico -Tristan Harris (ex Google), Jeff Seibert (ex Twitter), Bailey Richardson (ex Instagram), Tristan Harris (ex Google) y Justin Rosenstein (ex Facebook) o Lynn Fox (ex Apple)- explican cómo funciona el lado oscuro de las redes sociales.

Este documental habla del verdadero objetivo de las empresas y el destino de nuestra privacidad que va muchísimo más allá de desplegar publicidad personalizada. Asi como también el alto incremento de adolescentes con depresión y aumento en la tasa de suicidios en este mismo rango de edad de 13 a 17 años en la era del internet. Y la incapacidad emocional y social para manejar las exigencias de las redes sociales a cambio de sus bondades y su gratuidad.


«Cada acción e interacción en las redes sociales que uno realiza es vigilada y registrada”

Cuando desbloqueamos el teléfono e interactuamos, una empresa está luchando para que pasemos más tiempo en su aplicación, ya sea WhatsApp, Instagram o Twitter. El nuevo capital es la atención. Y eso es justo lo que pretende denunciar El dilema de las redes sociales

«Es fácil pensar que solo convencen a unos pocos estúpidos, pero el algoritmo es cada vez más inteligente. Hoy te convencen de que la tierra es plana, pero mañana te convencerán de otra falsedad», observa Guillaume Chaslot, ex encargado de trabajar en las recomendaciones de YouTube. eldiario.es
“Estamos siendo manipulados”.

Los gigantes en la tecnología nos explican de qué manera las redes sociales manipulan la psicología humana e influencian nuestros comportamientos.

Justin Rosenstein, es un programador, empresario y filántropo estadounidense el cual trabajó en Google y en Facebook, y fue quien diseñó el famoso botón “me gusta”.

Rosensteins es el cofundador de Asana, una aplicación que se utiliza para mejorar la productividad de One Project, una iniciativa global sin fines de lucro «para diseñar e implementar nuevas formas de gobernanza y economía» (con base en la colaboración).


“La tecnología puede tener usos fabulosos, el problema es cómo se aplica».

La gran preocupación de este empresario es “la manipulación de nuestras mentes” a través de estas plataformas digitales. Todo lo que se hace dentro de internet es monitoreado, creando así un mundo donde la conexión es viral. Las redes sociales, no son una herramienta que esperan ser usadas, ellas tienen sus propias metas y sus propios medios de utilizar nuestra psicología en contra.

“Sino pagas por el producto entonces eres el producto”

Hoy en día la tecnología busca la manera de enganchar a las personas y la idea se basa en que el usuario no es cliente sino el producto, y su permanencia en cualquier tipo de red social o plataforma digital, vende a los anunciantes.
Justin Rosensteins a través de una entrevista realizada en BBC News Mundo, explica diferentes tipos de soluciones o se podría decir recomendaciones para no generar adicción en las redes sociales:

¿De qué manera utilizas la tecnología?
¿Cómo te comportas?
¿De qué forma actúas dentro de la sociedad?

Uno de los cambios es: desactivar todo tipo de notificaciones que tengamos en nuestros dispositivos móviles, computadoras y moderar el tiempo de uso.
Las redes sociales ganan poder cuanto más tiempo pasamos en ellas y debemos evitar que eso ocurra. Por ejemplo: Una mujer que está perdiendo peso lleva en su cartera un chocolate, si se lo come aumentaría de peso y eso es lo que ella no desea, la idea es alejarla de algo que es altamente adictivo
“Otro de esos cambios es como interactuamos entre nosotros mismo”, comenta Rosenstein
Existe una frase muy común que dice: la tecnología aleja a las personas que están cerca y acercan a las personas que están lejos. Esta frase tiene que ver con el tiempo que pasas utilizando el teléfono, todo eso depende de ti y como interactúas con tu familia y amigos.

Sin embargo, otra clave es la manera de cómo nos comportamos con los demás y tener en cuenta de que no todo lo que leemos en la web es cierto, porque la tecnología puede cambiar nuestra perspectiva y nuestro comportamiento, «nos volvemos adictos a eso sin ni siquiera darnos cuenta, es como un truco psicológico”, añade Justin

Para el empresario, el verdadero éxito es haber logrado que muchos «hayan abierto los ojos al alcance del problema de qué manera funcionan las redes sociales» y cambien su perspectiva sobre cómo las usan y la confianza que depositan en lo que ven por internet


“Un hibrido entre documental y drama que ahonda en el negocio de las redes sociales, el poder que ejercen y la adicción que generan en nosotros: su carnada perfecta”

El documental “El dilema de las redes sociales”, se estrenó en febrero del 2020 en el festival de cine de Sudance, en Estados Unidos,y se ha convertido en un tema de tendencia al ser incluido dentro de la plataforma Netflix.
Con diversos testimonios de ex ejecutivos en tecnología a nivel mundial, este filme describe la adicción y el gran impacto negativo de las redes sociales en las personas, además que tiene como resultado infinidades de estrategias diseñadas en manipular todas las emociones, y comportamientos, para mantener conectados a los usuarios a una plataforma digital.
Su duración es de 93 minutos, fue dirigido por el premiado cineasta estadounidense Jeff Orlowski, en el que Rosenstein y otros importantes actores del mundo tecnológico -Tristan Harris (ex Google), Jeff Seibert (ex Twitter), Bailey Richardson (ex Instagram), Tristan Harris (ex Google) y Justin Rosenstein (ex Facebook) o Lynn Fox (ex Apple)- explican cómo funciona el lado oscuro de las redes sociales.

Este documental habla del verdadero objetivo de las empresas y el destino de nuestra privacidad que va muchísimo más allá de desplegar publicidad personalizada. Asi como también el alto incremento de adolescentes con depresión y aumento en la tasa de suicidios en este mismo rango de edad de 13 a 17 años en la era del internet. Y la incapacidad emocional y social para manejar las exigencias de las redes sociales a cambio de sus bondades y su gratuidad.


«Cada acción e interacción en las redes sociales que uno realiza es vigilada y registrada”

Cuando desbloqueamos el teléfono e interactuamos, una empresa está luchando para que pasemos más tiempo en su aplicación, ya sea WhatsApp, Instagram o Twitter. El nuevo capital es la atención. Y eso es justo lo que pretende denunciar El dilema de las redes sociales

«Es fácil pensar que solo convencen a unos pocos estúpidos, pero el algoritmo es cada vez más inteligente. Hoy te convencen de que la tierra es plana, pero mañana te convencerán de otra falsedad», observa Guillaume Chaslot, ex encargado de trabajar en las recomendaciones de YouTube. eldiario.es
“Estamos siendo manipulados”.

Los gigantes en la tecnología nos explican de qué manera las redes sociales manipulan la psicología humana e influencian nuestros comportamientos.

Justin Rosenstein, es un programador, empresario y filántropo estadounidense el cual trabajó en Google y en Facebook, y fue quien diseñó el famoso botón “me gusta”.

Rosensteins es el cofundador de Asana, una aplicación que se utiliza para mejorar la productividad de One Project, una iniciativa global sin fines de lucro «para diseñar e implementar nuevas formas de gobernanza y economía» (con base en la colaboración).


“La tecnología puede tener usos fabulosos, el problema es cómo se aplica».

La gran preocupación de este empresario es “la manipulación de nuestras mentes” a través de estas plataformas digitales. Todo lo que se hace dentro de internet es monitoreado, creando así un mundo donde la conexión es viral. Las redes sociales, no son una herramienta que esperan ser usadas, ellas tienen sus propias metas y sus propios medios de utilizar nuestra psicología en contra.

“Sino pagas por el producto entonces eres el producto”

Hoy en día la tecnología busca la manera de enganchar a las personas y la idea se basa en que el usuario no es cliente sino el producto, y su permanencia en cualquier tipo de red social o plataforma digital, vende a los anunciantes.
Justin Rosensteins a través de una entrevista realizada en BBC News Mundo, explica diferentes tipos de soluciones o se podría decir recomendaciones para no generar adicción en las redes sociales:

¿De qué manera utilizas la tecnología?
¿Cómo te comportas?
¿De qué forma actúas dentro de la sociedad?

Uno de los cambios es: desactivar todo tipo de notificaciones que tengamos en nuestros dispositivos móviles, computadoras y moderar el tiempo de uso.
Las redes sociales ganan poder cuanto más tiempo pasamos en ellas y debemos evitar que eso ocurra. Por ejemplo: Una mujer que está perdiendo peso lleva en su cartera un chocolate, si se lo come aumentaría de peso y eso es lo que ella no desea, la idea es alejarla de algo que es altamente adictivo
“Otro de esos cambios es como interactuamos entre nosotros mismo”, comenta Rosenstein
Existe una frase muy común que dice: la tecnología aleja a las personas que están cerca y acercan a las personas que están lejos. Esta frase tiene que ver con el tiempo que pasas utilizando el teléfono, todo eso depende de ti y como interactúas con tu familia y amigos.

Sin embargo, otra clave es la manera de cómo nos comportamos con los demás y tener en cuenta de que no todo lo que leemos en la web es cierto, porque la tecnología puede cambiar nuestra perspectiva y nuestro comportamiento, «nos volvemos adictos a eso sin ni siquiera darnos cuenta, es como un truco psicológico”, añade Justin

Para el empresario, el verdadero éxito es haber logrado que muchos «hayan abierto los ojos al alcance del problema de qué manera funcionan las redes sociales» y cambien su perspectiva sobre cómo las usan y la confianza que depositan en lo que ven por internet

Hannabelle Urdaneta/ BBC News Mundo