El peligro de perder el miedo al COVID-19

Cuidadito con perderle el miedo al Covid-19

Covid-19

Covid-19. Agencias

Bajar la guardia ante el Covid-19 y romper las normas podría incurrir en consecuencias involuntarias y el aumento de muertes a nivel mundial.

Ir a una reunión familiar, celebrar los cumpleaños, visitar a un amigo, salir de casa sin preocupaciones, visitar un centro comercial, es lo que todas las personas quieren y un parte de la sociedad hace, sin conocer los riesgos de perder el miedo al COVID-19.

El distanciamiento social, confinamiento, las recomendaciones sanitarias, se establecieron para disminuir el crecimiento del virus. Sin embargo, los casos de coronavirus a nivel mundial se elevaron hoy, según el mapa del COVID-19 de la Universidad de Johns Hopkins (Baltimore, EE.UU.), a 29.610.479 y las muertes a un total de 935.898, una cifra que se acerca al millón.

En su segundo informe titulado “Un mundo en desorden”, La Junta de Monitoreo de la Preparación Global (GPMB) en conjunto con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial, calificó la respuesta al COVID-19 como un “fallo colectivo”, en relación a la prevención y priorización de la pandemia. El informe estableció que el mundo “no puede permitirse el lujo” de estar desprevenido nuevamente ante una situación como la actual.

A pesar de datos como estos, una parte de la sociedad se reciente, sigue con normalidad, muestra relajamiento absoluto, parece tener ojos vendados ante ejemplos como Italia y España, lugares donde se subestimó la enfermedad y los rebrotes trajeron consigo cientos de muertos al día.

Los riesgos del Covid-19

¿Por qué es tan importante mantener distanciamiento y seguir las recomendaciones? La cuarentena y las medidas sanitarias sirven para personas que pudieron exponerse al virus, se mantengan alejadas de otras. Se trata de prevenir la propagación. La realidad es que el COVID-19 se propaga entre personas que están en contacto cercano. Cuando tosen, hablan o estornudan el virus se expulsa al aire y termina en la boca o nariz de alguien más, lo que deja grandes probabilidades de contraerlo.

Pero una razón fundamental es que cualquiera puede contagiar sin antes saber que padece la enfermedad, y aunque el riesgo puede ser diferente para cada uno, ninguna persona tiene el derecho de arriesgar la vida de los demás. Es, en cambio, una responsabilidad social protegerse a sí mismos y a sus seres queridos. Romper las normas, puede significar consecuencias como:

Peligro para adultos mayores o con enfermedades

La población en peligro es la de adultos mayores a 60 años, con la edad, también aumenta la gravedad al enfermarse. Al menos 8 de cada 10 muertes relacionadas al virus, notificadas en Estados Unidos, sucedieron entre adultos mayores de 65 años, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. De la misma forma, personas que padezcan problemas respiratorios o enfermedades como presión arterial alta, problemas cardiacos, diabetes o cáncer, corren mayor riesgo.

Crisis Sanitaria

Los servicios de salud colapsan a medida que el virus avanza. Mientras aumentan los contagios, son más los pacientes que requieren tratamiento, terapia, respiradores y camas, una serie de recursos con los que no cuentan todos los hospitales. Si hay pocos casos positivos, estos pueden ser tratados, en cambio, si son demasiados, pueden sobrepasar la capacidad de los hospitales y la posibilidad de recibir atención disminuye.

Economía
Si bien debido al virus la economía a nivel mundial se ha visto afectada, contar con la mayor parte de la población enferma conduce a un cese parcial de la actividad económica.

Transmisión generalizada y sostenida

Al no cumplirse las normas con respecto al COVID-19 no solo se puede contar con nuevos brotes sostenidos, sino que el virus amenazaría con seguir expandiéndose, la transmisión sería descontrolada, se incrementarían los contagios y la curva epidémica ascendería cada vez más.

La forma de mantener el virus controlado es seguir las recomendaciones de la OMS: Lavarse las manos con agua y jabón, mantener distancia mínima de un metro, evitar ir a lugares concurridos o tocarse los ojos, la boca y nariz. Aunque es imposible conseguir cero infectados, se trata de mantener los números bajos. Perder el miedo al COVID-19 significa alterar la salud propia y afectar a otros.

Lea también: Lo que se sabe de la separación de Karol G y Anuel AA

Para esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

Skyl Muñoz/Pasante

Noticia al Día