¿Cómo funciona el sistema respiratorio del cuerpo humano?

¿Cómo funciona el sistema respiratorio?

sistema respiratorio

Sistema respiratorio. Agencias

El cuerpo humano está compuesto por un grupo de sistemas complejos los cuales en conjunto realizan todos los procesos necesarios para sustentar la vida. Entre estos se encuentra el sistema respiratorio, encargado de proveer el oxigeno y limpiar la sangre por medio de diversos mecanismos. Actualmente, debido a la pandemia desatada en el mundo, es de mayor interés el conocer sobre el sistema respiratorio, en qué consiste, cómo funciona y cómo protegerlo, ya que es una tarea que puede contribuir a un mejor cuidado y prevención de enfermedades.

Principalmente, el sistema respiratorio es el conjunto de órganos que trabajan juntos para proveer aire al cuerpo, donde el oxigeno se incorporará en la sangre para poder ser distribuido. Según el grupo de expertos de Visible Body, mediante la respiración, inhalación y exhalación, el sistema respiratorio facilita el intercambio de gases entre el aire y la sangre y entre la sangre y las células del cuerpo. Asimismo, este sistema nos ayuda a percibir olores y crear sonidos.

El respirar se da gracias a la inhalación y la exhalación, también llamada: ventilación pulmonar. En la ventilación pulmonar, el aire es inhalado a través de las cavidades nasal y bucal (la nariz y la boca). Se desplaza a través de la faringe, la laringe y la tráquea para llegar a los pulmones, donde el oxígeno se intercambia por dióxido de carbono de desecho, este proceso se llama: respiración externa, la cual toma lugar en el sistema respiratorio superior.

El oxígeno del aire inhalado se une a las moléculas de hemoglobina en los glóbulos rojos y es bombeado por el torrente sanguíneo, quien lleva oxígeno a las células y elimina el dióxido de carbono de desecho a través de un proceso denominado respiración interna. En este proceso, los glóbulos rojos transportan oxígeno absorbido de los pulmones por todo el cuerpo, esto ocurre en el sistema respiratorio inferior. Mientras tanto, el dióxido de carbono se difunde de los tejidos a los glóbulos rojos y el plasma. La sangre desoxigenada transporta el dióxido de carbono de regreso a los pulmones para ser eliminado en la exhalación.

Por otra parte, el sistema respiratorio también se encarga de la creación de sonido mediante estructuras que se encuentran en las vías respiratorias superiores. Cuando hablamos, el aire pasa desde los pulmones por la laringe donde un grupo de músculos mueven las cuerdas vocales, o pliegues vocales. Cuando las cuerdas se unen, el aire que pasa entre ellas las hace vibrar, lo que crea sonidos. Una mayor tensión de las cuerdas vocales crea vibraciones más rápidas y sonidos más agudos. Con una tensión menor, la vibración es más lenta y el sonido es más grave.

Por último, el sistema respiratorio también influye con el sentido del olfato. Comienza en las fibras olfatorias dentro de la nariz. A medida que el aire ingresa en las cavidades, algunas sustancias químicas del aire se unen a receptores del sistema nervioso en los cilios y las activan. Las neuronas llevan la señal desde las cavidades nasales a través de orificios en el hueso etmoides, hasta los bulbos olfatorios. La señal luego viaja hasta llegar al área olfatoria de la corteza cerebral, donde se produce un juicio sobre el olor.

Al poseer funciones tan importantes, el sistema respiratorio podría representar un gran punto débil en el cuerpo humano. Por ello, se ve equipado con diversas estructuras que le ayudan a defenderse de agentes ajenos al sistema; tales como: los cilios, macrófagos alveolares y una capa de mucosidad para proteger los pulmones de cualquier daño.

Sin embargo, a pesar de sus propias defensas, existen varias patologías y enfermedades que suelen ser comunes sobre el sistema respiratorio, las cuales pueden ser tanto infecciosas como crónicas. Las infecciones pulmonares son generalmente bacterianas o virales. En el tipo viral, un agente patógeno se replica dentro de una célula y provoca una enfermedad, como la gripe. Las enfermedades crónicas, como el asma, son persistentes y de larga evolución. Pueden ocurrir recaídas y el paciente puede presentar una remisión, para volver a presentar síntomas más adelante.

Es posible decir que los pulmones son los órganos que mayor riesgo tienen en cuanto a enfermedades. Los agentes que afectan al sistema se clasifican en: contaminación ambiental, enfermedades infecciosas y condiciones hereditarias. Tomando esto en cuenta, para mantener un sistema respiratorio saludable y fuerte, se recomienda:

Mantener un estilo de vida saludable, buena nutrición e hidratación, además de realizar actividades físicas con regularidad, sobre todo ejercicios aeróbicos.

Evitar inhalar humo o cualquier tipo de gases no naturales. No fumar ni estar en presencia del humo de tabaco.

Ventilar aquellas áreas cerradas donde pasamos más tiempo, ya que, dentro de un tiempo, estas se llenan de un aire viciado.

Mantener una buena higiene y evitar el contacto directo con personas enfermas o estructuras contaminadas.

Como dicen, nuestro cuerpo es un templo y por ello, debemos aprender a conocerlo y cuidarlo. Ahora más que nunca es momento de aprender,  tomar consciencia de nosotros mismos y proteger nuestra salud y la de los otros.

Lea también: Cómo es el nuevo trabajo sexual en línea, sin casi nada de sexo ni erotismo

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Valeria Guerrero/Pasante

Noticia al Día