Breve selección de poemas de Yolanda Pantin

Breve selección de poemas de Yolanda Pantin, ganadora del premio Federico García Lorca 2020

Foto: Vasco Szinetar

Yolanda Pantin (Caracas, 1954) es una reconocida escritora y poeta venezolana.

Formó parte del grupo poético «Tráfico» y ganó reconocimientos como el Premio Fundarte de Poesía, la prestigiosa Beca Guggenheim y el Premio Poetas del Mundo Latino “Víctor Sandoval”, entre otros. Sus poemas han sido traducidos al inglés, francés, italiano y portugués.

La poetisa venezolana Yolanda Pantín ha sido galardonada este jueves con la XVII edición del Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca de Granada, a raíz de los votos emitidos «por mayoría» por parte del jurado.

Sus componentes han destacado a la ganadora por haber desarrollado un largo y profundo viaje por los distintos recursos del discurso poético, desde su «inicial exploración» en la poesía conversacional en los lenguajes de la sentimentalidad.

Presentamos a continuación una breve selección de poemas de Yolanda Pantin:

De «La quietud»

Yo soy otra
He aceptado la invitación a viajar.
En el auto,
el paisaje pasa demasiado rápido.
Raspa al oído
la música sorda que el interior repele.
Atravesamos el país sin detenernos,
apenas para orinar o para beber un trago de agua
en las gasolineras.

El verano castiga gris y estático,
como el cielo.
Conversaciones banales distraen el asedio
de las horas muertas.
Levantamos las tiendas
a la orilla de un río ancho y cenegoso.
Las aves chillan al alzar el vuelo.
Me acerco al río
como Narciso al estanque.
Las aguas turbias no reflejan mi rostro.
Yo he soñado con esto.
(la herida ha sanado sobre la carne muerta)

 

De «Los Bajos Sentimientos»

Un hombre está sentado ante otro hombre.
El uno con terror dirige la mirada al cielo raso.
El otro se concentra en el cielo de la boca.
El uno siente un miedo profundo de sufrir
y así lo expresa:“me lastima lo que hace”.

No podemos decir que el otro lo ha escuchado,
sin embargo murmura tal vez para sí mismo:
“Si extirpo la raíz lo habré salvado, pero duele”.

 

De «La canción fría»

Las ciudades invisibles
Escribir sobre el amor
los ojos calmos de Verona
-poesía eres tú-
Imaginar una ciudad invisible como ella
reflexionar sobre la muerte y la fotografía
Ser fiel y atento
a todo lo que en ella se niega suspicazmente
tácita y oblicua recordar
-sobre todo-
que aquello que se ama no existe

 

Sólo veía una carretera polvorienta

“como el calor me sofocaba dije basta
y me senté de cara a la ventana
para refrescar mi cabeza que tiritaba
al igual que una onza de gelatina
Con el hilo del sudor
hice un collar
para apretarme el cuello
además
las noches eran tristes
y rojas
tanto
que me dediqué a soñar con lo ojos abiertos
Sólo veía una carretera polvorienta
Eran noches nostálgicas
Te dije ahógame
y como no había cuerda
y el hilo en el cuello era invisible
juraste amor eterno
me hiciste una escena de celos
Luego lloramos en voz baja
para no despertar a los niños”


De “Poemas del escritor”

El escritor está solo
El escritor está solo
solo ante él
solo ante el mundo

solo ante la persona que ama
Esto último lo aterra
“¿cómo solo?”
Trata de poner en orden sus pensamientos
-la persona amada tiene los ojos color miel-
El escritor tiene un gran miedo
“¿qué diferencia este amor del otro?”
-la persona amada lo mira desde el fondo de sus ojos-
El escritor está aterrado
El amor blande su arma contra un niño

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

F. Reyes

Con información de Literariedad y Prodavinci