Todo sobre el Euro Digital, la nueva criptomoneda de la Unión Europea

Todo sobre el Euro Digital, la nueva criptomoneda de la Unión Europea

La Unión Europea ha empezado a desarrollar su criptomoneda oficial: el Euro Digital. Una criptomoneda que se está empezando a probar en varios países y que se presupone será el futuro

¿Qué es una criptomoneda?

Una criptomoneda también recibe el nombre de dinero digital y se trata, ni más ni menos, que de un medio digital de intercambio que utiliza la criptografía. Esta asegura las transacciones y verifica la transferencia. Una de las criptomonedas más conocidas y utilizadas es Bitcoin, aunque es cierto que de un tiempo a esta parte se han ido incorporando al mercado nuevas monedas digitales que también han sido bien recibidas por los usuarios.

Hoy en día, se ha convertido en un medio de pago cada vez más utilizado debido a su seguridad y a su fiabilidad, especialmente en las transacciones por internet.

El impacto en la sociedad ha sido tan grande que también se han convertido en un activo muy interesante para invertir y es muy demandado en el mercado de valores. 

Se pueden encontrar portales como Criptomonedas24 en el que se actualizan todos los días datos sobre estas monedas y sobre cómo se puede invertir en ellas.

¿Qué es el Euro Digital?

Tal es la aceptación del dinero digital en la sociedad que muchos países, como China o Rusia, se han lanzado a la carrera de crear sus propias criptomonedas. Debido a ello, la Unión Europea no ha querido quedarse atrás y también ha empezado a desarrollar su propia criptomoneda.

Realmente, Euro Digital es el nombre que se le va a dar popularmente a esta moneda, pero su nombre oficial será Central Bank Digital Currency (CBDC). Esta se presenta como el futuro del dinero dentro de la Unión Europa.

Hay algunos países en los que ya se está probando y lo cierto es que, en los próximos días, los cinco mayores bancos de España (Santander, BBVA, Caixabank, Bankia y Banco Sabadell) junto a Iberpay, empezarán a probarla también en España.

Sin duda, la incorporación de esta nueva moneda digital y su uso continuado podría traer grandes beneficios a las finanzas.

Ventajas que aportará el Euro Digital

Todos sabemos que las criptomonedas ofrecen una serie de ventajas muy interesantes y, por tanto, el Euro Digital no será la excepción. Así, algunas de los beneficios que podría aportar a la economía y a la sociedad esta nueva moneda digital se pueden resumir del siguiente modo:

Las transacciones serán inmediatas

Sí, las transacciones con monedas tradicionales podían llegar a tardar de 1 a 2 días, especialmente si la operación se realizaba entre dos entidades bancarias diferentes. Esto con las criptomonedas no ocurre.

La incorporación del Euro Digital permitirá que las transacciones dentro de la UE sean inmediatas. Así, el dinero entre particulares e, incluso, empresas, se podrá mover al instante.

Se podrá operar con valores inferiores a 1 céntimo

Hasta ahora, no se podían realizar transacciones inferiores a 1 céntimo de euro. Esto no será así con el Euro Digital: las criptomonedas permiten operar con cualquier cantidad, por mínima que sea.

Esto generará, sin dudas, nuevos tipos de negocio y nuevas posibilidades de ganar dinero.

Se tendrá un mayor control y seguridad

El blockchain es la red de control que hay detrás de las criptomonedas. Es decir, se trata de un registro único, consensuado y distribuido en varios nodos de una red, actuando como el libro contable en el que se registran todas y cada una de las transacciones.

Esta tecnología favorece un mayor control y seguridad, pues se podrá verificar en todo momento que una transacción ha sido realizada y de qué cantidad se trata, para tener un mayor control de la economía.

¿El objetivo del Euro Digital? Terminar con el dinero en efectivo

¿Y cuál es el objetivo principal de la Unión Europea al trabajar en una criptomoneda propia? Está claro que, más allá de poner facilidades, actualizarse y conseguir un mayor control de las transacciones, los objetivos son más peliagudos.

Al fin y al cabo, el hecho de poner en marcha una criptomoneda con la que se empiecen a realizar todas las transacciones, especialmente en empresas, favorecerá la eliminación total del dinero en efectivo.

Esto, a su vez, permitirá acabar con la tan indeseada economía sumergida. El hecho de tener un mayor control sobre las transacciones hará que, como hemos dicho, queden registradas todas y cada una de ellas, de modo que las empresa deban justificar sus movimientos. La eliminación de la economía sumergida podría reportarle a España unos beneficios de hasta 15.000 o 20.000 millones de euros en IVA.

En cualquier caso, lo que está claro es que las criptomonedas han llegado para quedarse. Antes, el uso de las mismas o no era una mera decisión personal o particular. Ahora, va a empezar a ser algo casi impuesto, pues los países necesitan adaptarse a estos cambios y, además, necesitan también aprovecharse de sus beneficios para controlar mejor sus economías.