¿Quién fue Rubén El Campanero?

¿Quién fue Rubén El Campanero?

Rubén El Campanero

Archivo referencial sobre Rubén El Campanero

“En el lumbral del adiós, tan jovial y tan sincero, va Rubén El Campanero con rumbo al san Juan de dios”

El año es 1921, llegan de Italia las campanas de la Basílica. Ese mismo año empieza una jornada que duraría 50 años. Todos los días antes de salir el sol, al medio día y al atardecer, camino a la torre de las campanas se encontraba a Rubén Aguirre. Rubén el campanero, a quien la gaita y el rumor de la tradición zuliana recuerdan alrededor de la procesión del 18 de noviembre.

Recordado por las personas como un hombre sencillo, amable y con un especial talento para repicar las campanas, Rubén Aguirre, también llamado el negro Rubén, fue un hombre devoto a la Chiquinquirá nacido en el Saladillo, donde aún se nombran sus hazañas en el campanario, ya que ha sido la única persona que ha logrado hacer sonar el himno a la Chinita, el Ave María, el Ángelus y otras melodías de entre los campanazos.

Durante las fiestas del 18 de noviembre, además de cumplir sus funciones en la torre, corría para acompañar a la feligresía hasta que tuviera que volver a su puesto. Reconocido como el mejor campanero que tuvo la Basílica, Rubén tuvo el mayor compromiso con su trabajo, tanto que acostumbraba dormir en el campanario para no faltar a su obligación; de esta forma se hizo popular su hábito de repicar con los pies, hecho que lo hizo aún más famoso entre los devotos. A pesar de haber entrenado a muchos sacristanes e interesados, nadie nunca logró obtener su nivel; se dice que las campanas cobraban vida con él.

También era quien encendía los fuegos artificiales en las fiestas, ofreciendo un espectáculo más en honor a la Virgen; lamentablemente un día, sufrió de una quemadura en las piernas causada por el estallido de una recámara. Sin embargo, a pesar de su condición, Rubén se conducía cojeando hacia la torre para llamar a los feligreses con sus repiques de campanas. Siguió en su puesto hasta que sus heridas se infectaron, causándole la muerte.

Hoy en día, es recordado como mucho más que un campanero, Rubén Aguirre era el artista del campanario, quien desde la soledad de la torre invitaba a todos los devotos a conmemorar a la Virgen.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Valeria Guerrero/Pasante

Noticia al Día

No olvides compartir en >>