"La crisis en Venezuela está muy dura", para Miguel

Miguel, un desplazado colombiano que pide ayuda para volver a su país: «La crisis en Venezuela está muy dura»

Foto: Juan Marcos Vera

Miguel Ángel Garrido llegó hace 21 años a Venezuela, procedente de la vecina Colombia. Huyó de la violencia que asolaba su pueblo natal y que ponía en peligro la vida de sus hijos.

Cuenta cómo la guerrilla de las FARC imponía su ley, a fuerza de amenaza y muerte, reclutando menores de edad para incorporarlos a sus filas.

Así era la vida de zozobra en el poblado de Ciénaga, departamento del Magdalena, dónde Miguel Ángel Garrido cultivaba una pequeña porción de tierra y se dedicaba al engorde de ganado.

Lea también: Cañadas que desembocan en avenida Los Haticos hasta «los teque-teque» de monte y basura

Todo lo perdió, los irregulares llegaban y sin pedir permiso tomaban lo que hubiese. Lo último que le exigieron fue entregar a sus hijos, fue allí cuando decidió escapar.

Se convirtió en desplazado, una condición que describe la vulnerabilidad y el desarraigo forzoso.

En Venezuela, específicamente en Maracaibo, tenía conocidos. Acá llegó con dos hijos, los bolsillos vacíos y dos manos dispuestas a trabajar.

Se dedicó al comercio informal, con lo cual se ha mantenido durante dos décadas. Sus hijos, ya adultos, decidieron regresar a Colombia. Miguel quiso permanecer un poco más.

La llegada de la pandemia, el cierre de la frontera y la paralización del comercio le han desarmado nuevamente.

A sus 67 años, Miguel se siente solo y desasistido. Es hipertenso, sufre arritmia cardíaca y tiene una lesión en una rodilla que le dificulta desplazarse y realizar ciertas labores.

Pasa sus días, a orilla de la avenida Haticos, vendiendo cualquier cosa para sobrevivir. Confiesa que hay días que no prueba bocado y que a veces algún vecino comparte algo de alimento, en gesto solidario.

Dice que el gobierno colombiano debería enterarse y ocuparse de las necesidades de los desplazados fuera de su territorio.

Sabe que, a través de la Unidad de Víctimas, hay una compensación monetaria o pensión que él nunca ha recibido, pero que espera le sea otorgada para darle dignidad a su vejez.

En este punto de su historia, Miguel Garrido, quiere volver tras sus pasos y retornar a Colombia; aspira ser favorecido con alguna ayuda humanitaria en su condición de desplazado, persona de la tercera edad y portador de varias dolencias.

Necesita alimentos, cuidados y el empujón para reiniciar una vida.

«Todavía tengo fuerzas y ganas de trabajar, gracias a mi Dios», afirma con la mirada nublada por la añoranza de una vida mejor.

* Las personas o instituciones que deseen contactar a Miguel Garrido para brindarle algún apoyo, pueden comunicarse al 0416 0603900 de César Guerrero, un paisano de Miguel que le ha tendido la mano en la difícil situación que confronta.

Fotografías: Juan Marcos Vera

Para esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Fanny Reyes

Noticia al Día

Fotografías: Juan Marcos Vera