Los turistas se están yendo de Italia: ahora se avecina la catástrofe

Los turistas se están yendo de Italia: ahora se avecina la catástrofe

Foto: Vincenzo Pinto /AFP via Getty Images

Durante un tiempo muy corto, el verano italiano ofreció un rayo de esperanza. Después de salir de lo que fue, a principios de 2020, uno de los confinamientos por coronavirus más duros del mundo, Italia logró desempolvarse a tiempo para recibir a los visitantes.

Pero a medida que el sol comienza a enfriarse, también lo hacen las esperanzas de una recuperación total para la diezmada temporada turística de Italia 2020. Se acerca el invierno, y con él lo que se espera sea una catástrofe económica en toda regla.

El gobierno italiano, como muchos en todo el mundo, ha estado repartiendo dinero en efectivo para apoyar a muchas empresas e individuos en dificultades, pero con muchas restricciones de viaje globales aún vigentes, la pérdida de ingresos de la tambaleante industria de viajes del país deja un enorme agujero financiero que debe ahora llenarse.

«Los turistas son lo que necesitamos para seguir adelante», dice Cassandra Santoro, directora y fundadora del servicio de planificación de viajes, Travel Italian Style. «Nuestros guías, conductores y trabajadores de Piamonte a Sicilia que pensaban que estarían sin trabajo por una temporada, ahora están explorando otros trabajos y fuentes de ingresos».

Cualquiera que visite Italia en agosto podría haber sido perdonado por pensar que casi todo había vuelto a la normalidad, salvo las máscaras faciales y el distanciamiento social. Culturalmente grabado en piedra como un mes de vacaciones para los italianos, vio a muchos lugareños disfrutar de un descanso ganado con esfuerzo lo mejor que pudieron.

Pero incluso con el 60% de los italianos gestionando una escapada, casi todos en Italia, y la afluencia de algunos visitantes del norte de Europa, el pronóstico es pésimo.

«La pérdida proyectada para 2020 de los visitantes extranjeros a Italia es de 24.600 millones de euros e incluso el gasto de los viajeros nacionales se ha reducido en 43.600 millones de euros», dice Giorgio Palmucci, presidente de la oficina nacional de turismo de Italia, ENIT.

Incluso con esperanzas de crecimiento y recuperación dentro de dos años, es probable que el daño, agrega, sea generalizado.

«Se espera que todas las ciudades italianas se vean afectadas de manera significativa, en particular aquellas que dependen más de los visitantes internacionales como Venecia, Florencia y Roma».

 

Una industria al borde

A los problemas se suma un aumento de los casos de covid-19 que se atribuyen al movimiento de jóvenes italianos, tanto a través de las fronteras hacia países como Croacia, Grecia y Malta, como hacia puntos álgidos de la vida nocturna veraniega en casa. Los aumentos diarios son más bajos que en Francia y España, pero los italianos están nerviosos por el invierno que se acerca.

Los temores de una segunda ola parecen haber frustrado las proyecciones anteriores de un resurgimiento del turismo en septiembre y octubre, con italianos y visitantes extranjeros cancelando planes y esperando.

Los dueños de negocios sienten ahora que lo que decía el gobierno sobre el verano italiano como un impulso interno al turismo era solo retórica. El optimismo desenfrenado, junto con las imágenes de las concurridas playas italianas para la popular fiesta de ferragosto del 15 de agosto, fueron, dicen, solo una cortina de humo para una industria al borde del colapso.

Las estadísticas ciertamente pintan una imagen más fea. La Confederación Italiana de Negocios ha informado que el 70% de los hoteles en ciudades como Roma y Florencia y el 20% en las zonas costeras ni siquiera volvieron a abrir después del cierre. El Instituto Nacional de Estadística de Italia proyecta que el 60% de las empresas de la industria temen un colapso inminente.

La actual prohibición de viajar que impide que los estadounidenses, una de las mayores fuentes de turismo de Italia, ingresen, también está teniendo un impacto particularmente brutal.

 

Fuerza y coraje

 

Cassandra Santoro de Travel Italian Style dice que al menos el 85% de sus clientes son estadounidenses. En septiembre, su empresa registró el 100% de las cancelaciones de vacaciones para 2020. Dice que es el primer año que no ha obtenido beneficios de la planificación de vacaciones en Italia.

«En diciembre de 2019, tenía más de 100 clientes reservados para viajar entre marzo y septiembre de 2020. He reembolsado aproximadamente el 50% de los huéspedes en su totalidad, y el 50% lo ha pospuesto hasta 2021, algunos incluso hasta 2023 y 2024».

Como tantos, ha tenido que reinventar su negocio. Junto con los lugareños en la costa de Amalfi, donde reside actualmente, Santoro lanzó una serie de historias digitales #LifeBeyondTourism #AmalfiCoastLocals que muestra negocios que generalmente dependen únicamente del turismo.

Dice que durante las entrevistas, «hemos escuchado más de una vez ‘Si las fronteras permanecen cerradas durante el resto de 2020, no tendremos dinero para comprar comida para nuestra familia en enero’. Sin embargo, los italianos siguen siendo optimistas y, en el fondo, saben que esto no durará para siempre. Forza y coraggio (fuerza y coraje) es lo que Italia sabe mejor».

La empresa de tours gastronómicos Casa Mia suele programar actividades enológicas y gastronómicas a medida en toda Italia sin escalas de marzo a octubre. No este año. Las cancelaciones de clientes estadounidenses comenzaron a llegar en febrero, una señal temprana de la catastrófica temporada de verano.

«Perdimos el 100% de nuestras reservas de 2020 en cuestión de días», dice la copropietaria Eleonora Baldwin. «Durante el verano ha habido una afluencia moderada de viajeros europeos, pero un aumento reciente en los casos podría desencadenar otro bloqueo, por lo que los próximos meses son un gran interrogante».

Los hoteles enfrentan la misma incertidumbre

El director de operaciones de la cadena de lujo Rocco Forte Hotels, Maurizio Saccani, dice que Roma estuvo desierta durante julio y agosto y que la ocupación del famoso Hotel de Russie rondaba el 15%, en comparación con el 87% del mismo período el año pasado. La inauguración en junio de su nuevo Hotel Villa Igiea en Palermo (un proyecto de restauración de varios millones de euros) se ha trasladado a mayo de 2021.

 

Demasiado poco, demasiado tarde

Giorgia Tozzi, gerente general del Hotel Vilon de cinco estrellas en Roma, dice que 2020 iba a ser el tercero y más prometedor año de actividad de la propiedad. Con reservas récord para abril en adelante, se estaban preparando para su mejor verano hasta la fecha.

En cambio, a mediados de febrero comenzaron a llegar las cancelaciones, lo que obligó a cerrar el hotel. Las cosas mejoraron lentamente después de que reabrieron ambiciosamente el 3 de junio, inicialmente con viajeros de negocios italianos y luego, desde mediados de junio hasta septiembre, viajeros de Francia, España y el norte de Europa.

«Esto nos ayudó a lograr una ocupación de alrededor del 37%, en comparación con más del 80% durante el mismo período el año pasado; decepcionante, pero dado el clima actual, un milagro. Los próximos meses son inciertos, pero esperamos ver alguna mejora a partir de la primavera 2021″. Tozzi permanece positiva.

«Roma, como dicen, es la Ciudad Eterna y sobrevivirá. Quizá su resistencia y belleza nos den la fuerza para empezar de nuevo y encontrar una nueva normalidad en el turismo».

Pero si bien se habla mucho de miles de millones de estímulos e iniciativas nacionales de la Unión Europea, muchos empresarios dicen que es demasiado poco y demasiado tarde.

Natalino Gisonna, el propietario de Corso 281 Luxury Suites de Roma, ha pedido un mayor apoyo al gobierno italiano.

«El covid-19 ha sido un desastre económico para nuestro hotel», dice. «Entre junio y septiembre, recibimos solo a seis huéspedes, principalmente de Francia y el Reino Unido. Durante el mismo período del año pasado, teníamos una ocupación del 95%. No creo que haya ninguna mejora hasta la primavera de 2021 y eso solo si se reabren las fronteras internacionales».

Gisonna dice que las medidas gubernamentales para apoyar al sector del turismo hasta la fecha, incluido el llamado «bono de vacaciones», han sido ineficaces porque no han proporcionado los fondos que las empresas necesitan desesperadamente.

«De los 2.400 millones de euros asignados al estímulo económico, hasta la fecha solo se han gastado 200 millones y solo el 8% ha llegado a hoteles y clubes de playa. Los recursos no asignados deben ir directamente a las empresas que lo necesiten, en forma de desgravaciones fiscales y subvenciones o muchas no sobrevivirán».

No son solo los hoteles de la ciudad los que sufren. En islas como Ischia y Capri, el turismo de masas es estacional y las empresas aquí trabajan duro para garantizar que las ganancias de verano las mantengan durante todo el año.

Junto con su esposo Gianluca D’esposito, Holly Star es propietaria de Ristorante Michel’angelo y de una popular escuela de cocina en Capri, una isla que generalmente recibe a más de dos millones de viajeros al año. «Decir que este verano ha sido un desafío es quedarse corto, especialmente para las pequeñas empresas familiares como la nuestra», dice.

Con una temporada de vacaciones reducida en siete meses a solo dos y medio y el 80% de su clientela internacional ausente, Star ha tenido que reconsiderar su operación.

«Nuestra escuela de cocina permanece cerrada y hemos transformado nuestro negocio para ofrecer envíos internacionales de nuestra línea de productos alimenticios y solo podemos esperar que la situación actual mejore para el lanzamiento de nuestra nueva empresa de jardinería el próximo año».

 

Turismo sostenible

Michael Sambaldi, director gerente de Pellicano Hotels, dice que mientras los ingresos de verano en la isla de Ischia, en el Golfo de Nápoles, cayeron hasta en un 50%, el Mezzatorre Hotel and Spa de su grupo pudo capitalizar el mercado de turismo italiano, con los lugareños apreciando cada vez más la belleza dentro de su tierra natal.

Él cree que la situación ha obligado a las empresas a ser más inteligentes en términos de recursos financieros e incluso de marketing, razón por la cual el hotel participa en una nueva campaña global, Ischia is More.

Creada por un consorcio de emprendedores locales apasionados, su objetivo es posicionar la isla como un destino dinámico durante todo el año inicialmente mostrando su historia, cultura y belleza a través de un canal de Instagram dedicado. Eventualmente, abarcará un reinicio del sector del spa y proyectos de turismo sostenible.

Luxury Regina Isabella es otro miembro fundador de la iniciativa Ischia. El director Giancarlo Carriero dice que si bien la temporada 2020 de la isla fue predominantemente para los italianos, tiene la esperanza de que el turismo internacional se recupere para 2022. Dice que la pandemia ha cambiado a las personas y que los viajes significativos y de bienestar se convertirán en la prioridad para muchos. Ischia, con sus aguas termales curativas y sus impresionantes paisajes naturales, puede proporcionar eso y más.

Y, si bien el panorama actual no es un buen augurio, estos negocios en Ischia, junto con muchos otros en todo el país, están decididos a seguir luchando. Quizá su ejemplo sea el faro que Italia necesita para lo que será un camino largo y doloroso.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

CNN en Español

 

No olvides compartir en >>