El cadáver hallado en una alcantarilla de Bogotá era de la venezolana

El cadáver hallado en una alcantarilla de Bogotá era de la venezolana desaparecida: El jefe la mató

Foto: Cortesía

El homicida luego de asesinarla, la sacó dentro de una bolsa, la montó en una carretilla y la lanzó en una alcantarilla

La implacable búsqueda de la joven  Lisbeth Katiuska Araque Maldonado, terminó su curso. Lamentablemente, con la fatídica noticia de su muerte.

Lea también: Una venezolana tiene un mes desaparecida en Bogotá, su familia la busca desesperadamente

El pasado ocho de septiembre, trabajadores de una empresa de servicios públicos, reportaron el hallazgo de un cadáver dentro de una alcantarilla del barrio Garcés Navas. Según agentes, la descripción era similar a la de la joven tachirense.

Las investigaciones comprobaron que el cadáver encontrado era de Lisbeth Araque, así lo dieron a conocer medios de comunicación del vecino país.

Evidencias colectadas= Jefe sospechoso

Según la información colectada, Lisbeth salió en compañía de su hija de 15 meses, hacia la casa de su jefe en la localidad de Engativá. Horas mas tarde, la pequeña fue encontrada en un parque cerca de la residencia de la venezolana.

Asimismo indicaron que el padre de Lisbeth, conoció la aparición de la nieta cuando fue a la Policía a denunciar la desaparición de madre e hija.

Los días transcurrían y con ello algunas evidencias que los oficiales del Sijin, seguían recavando, siendo uno de ello algunos videos que contradecían lo que el jefe de Araque alegaba.

En una de las grabaciones se reflejaba el momento en que el hombre sacó una bolsa,  la colocó en una carreta y la llevó hasta una alcantarilla.

Tras el hallazgo del cadáver, que presentó signos de tortura y violación, la Sijin allanó la casa del hombre, donde colectó evidencia incriminatoria. Se esperaba la necropsia para saber la causa de la muerte.

Eduardo Sandoval, esposo de la chica y padre de la bebé, había informado que el día que desapareció, él las acompañó a tomar el taxi que las llevaría hasta el trabajo de ella, mientras que el taxista que hizo el servicio aseguró que la llevó a ella y a su pequeña hija a ese lugar, aunque el jefe de la tachirense lo negó.

“Otros videos recopilados mostrarían que este sospechoso abandonó a la hija de Lisbeth muy cerca de una casa, en el barrio de Toscana, donde la joven vivía con su pareja”.

La tarde de este martes se concretó su arresto. El jefe de Lisbeth Katiuska Araque tiene un depósito de chatarra o depósito de reciclaje.

 

Para esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

NAD/ La Nación