Diosdado Cabello sobre su experiencia con el COVID-19: “Pensé en retirarme de la política, no podía ni ponerme en pie”

Diosdado Cabello sobre su experiencia con el COVID-19: “Pensé en retirarme de la política, no podía ni ponerme en pie”

Foto: Agencias

El  vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, relató que –por un momento- en medio de su convalecencia por el COVID-19, pensó en su retiro de la actividad política. “No tenía ni fuerzas para ponerme en pie” confiesa, al tiempo que reconoce haber visto el rostro de la muerte.

«Lo que más pega a los pacientes del COVID-19 es el aislamiento y el desconocimiento sobre la enfermedad… la incertidumbre”, dijo al periodista Ernesto Villegas en una entrevista transmitida este domingo.

Afirma que, además de las vías respiratorias el coronavirus ataca el cerebro. «La persona se siente mal y cree que no va a avanzar. Si nos dejamos superar por ese temor la recuperación es más complicada”.

En un trayecto que inició el 6 de julio, cuando conoció el diagnóstico, tuvo un período de gravedad desde el 18 de julio, al punto de pasar 11 días sedado, “con aparatos que no son parte del cuerpo”. El ser intubado le afectó las cuerdas vocales, como es natural, de allí que su voz se percibiera diferente en el primer contacto telefónico tras ser dado de alta.

«La enfermedad tiene variantes y depende de la condición del enfermo. Afortunadamente, el tiempo que estuve delicado, mis órganos respondieron positivamente (…) si la enfermedad encuentra donde darle al cuerpo y el virus toma control,  viene la debacle, cosas que uno no controla”.

Señala que el mismo equipo médico que lo atendió, tuvo a su cargo la atención de toda su familia, de Darío Vivas y Tareck El Aissami. “Recibí la misma atención que puede recibir cualquier venezolano”.

Dijo estar seguro que fue la persona que contagio a El Aissami, pero no pudo precisar a través de quien adquirió el virus.

Cabello ve su recuperación, que va al 75%, como una oportunidad de vida. Cree que una de las lecciones es aprender a preocuparse por sí mismo, así como ahora se considera más creyente, ya que se alimentó de la fe del pueblo.

Tras ser dado de alta, se ha practicado tres pruebas que dan constancia que ya superó la enfermedad, que aún muestra sus secuelas. “Uno va cambiando antes me acostaba a las 2 de la mañana, ahora a las 10 de la noche me siento fatigado».

«Ahorita estamos extremando las medidas, sobre todo para preservar y evitar una recaída de algún tipo», aseguró.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día

 

F. Reyes

Noticia al Día

No olvides compartir en >>