«Wilexis» y «Coqui» líderes que controlan sus barrios

«Wilexis» y «Coqui» líderes que controlan sus barrios exaltados por una sed de poder

«Wilexis» y «Coqui»

Foto: Cortesía

En las comisarías policiales de Caracas y la ciudadanía, destacan dos alias cuando se habla de delincuencia. Uno es «el Wilexis», de Petare, al este de la ciudad, y el otro es «el Coqui», de la Cota 905.

En un trabajo realizado por El Pitazo, se refleja como han operado «lideres negativos», en sus respectivas zonas.

Lea también: ¿Quién es «El Coqui»?

Wilexis Alexander Acevedo Monasterios es descrito por los moradores de Petare como quien lleva la tutela de una organización criminal que conoce todo lo que acontece, quién ingresa y transita entre la zona 6 y la zona 10 del barrio José Félix Ribas de Petare.

Desde que tomó el poder y «control» de la zona, «Wilexis», es visto como una especie de  ‘Robin Hood’ de su barrio, una imagen parecida a la que tenían los ciudadanos de Medellín del narcotraficante Pablo Escobar: el que le quita a los ricos y le da a los pobres, y les brinda seguridad.

A finales de 2019, un residente del sector popular, que pidió el resguardo de su identidad, describió a su zona como tranquila, porque quien se atreve a robar «está muerto».

Otro vecino, que también pidió omitir su nombre dijo que «en José Félix» se puede sacar hasta un IPhone X, o cualquier celular de último modelo «y nadie te lo mira». Según el testigo de estos hechos, lo mismo pasa con carros y motos. «En mi barrio hay más seguridad que en Fuerte Tiuna, y quien se atreve a alterar ese sistema amanece con varios tiros entre cuerpo y rostro”, dijo

“Si alguien se atreve a planificar algo sin su consentimiento eso no va. El barrio está claro”, indicó un tercer residente a El Pitazo.

Según lugareños, Wilexis Alexander tiene a su mando entre 150 a 200 hombres, la mayoría no pasa de los 30 años, y los más jóvenes todavía están en la escuela o entrando al liceo; a estos últimos, se les da el cargo de «gariteros» (custodios de territorio), que están armados con escopetas y pistolas, además de radios transmisores para comunicar al instante todo lo que sucede.

Wilexis también extorsiona a los bodegueros de su zona, a quienes amenaza si no cumplen con la cuota asignada como «vacuna». Pone en la lista negra a las mujeres que llaman su atención, la que le corresponde sigue con vida, y vive con todos los privilegios, pero la que lo rechaza debe mudarse o «amanece con una bala en la frente».

«El Coqui»

En el caso de Carlos Luis Revete, alias «el Coqui«, es el nombre que resalta en la organización criminal que tiene las riendas de la Cota 905, una barriada ubicada en el municipio Libertador. Según especialistas en el área de seguridad logró esta posición a través de las zonas de paz.

En 2013, se constituyeron las zonas de paz en el estado Miranda, ordenadas por el entonces viceministro de Seguridad Ciudadana del Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, José Vicente Rangel Ávalos. En el marco de este plan, en agosto de 2017, la Cota 905 fue declarada zona de paz luego de un acuerdo entre los habitantes del sector y funcionarios del gobierno de Maduro. El acuerdo estableció que los cuerpos policiales no pueden entrar al sector a cambio de que los delincuentes no asesinaran a policías.

Revete tenía una buena posición en la banda de Jesús Alberto Ramos Caldero, alias “El Chavo”, quien en 2014 se propuso unir a las pandillas de Caracas contra la policía. Esta iniciativa contribuyó al surgimiento de una nueva estructura criminal en Venezuela: las “megabandas”. Sin embargo, este no terminó su proyecto porque en enero de 2015 murió a manos de funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). Desde entonces Revete asumió el liderazgo de la banda y siguió su legado: unió las bandas de la Cota 905, El Cementerio y El Valle.

En enero de 2015, la Cota 905 fue incluida en el programa “Zonas de Paz” del gobierno de Maduro, mediante el cual las autoridades cedieron el control territorial a las organizaciones criminales, a cambio de que estas redujeran la violencia y entregaran sus armas. Una tregua que se vio coaccionada en julio de ese mismo año con la realización de la Operación Liberación del Pueblo (OLP), la cual consistió en el ingreso de distintos cuerpos policiales y militares a la barriada. La primera incursión de la OLP en la Cota 905 dejó 15 muertos. Revete no estuvo entre ellos, pues logró evadirse de la zona.

Desde la fecha, su nombre ha destacado en distintos operativos, como el enfrentamiento que tuvo su banda con funcionarios del Cicpc, el pasado 2 de agosto de 2019. También destaca el tiroteo que se produjo en la autopista Francisco Fajardo el 26 de febrero de este año, cuando presuntos socios de Revete procedieron a robar, y se presume que a secuestrar, a un empresario que tenía en su poder 400.000 dólares.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

El Pitazo

No olvides compartir en >>