Un adiós sin olvido para Eduardo Semprun cuando se cumple un año de su muerte

Un adiós sin olvido para Eduardo Semprun cuando se cumple un año de su muerte

Llegó la triste noticia como esas que nunca se creen. Algunos ya sabían que se debatía en la cama de un hospital rodeado de su ex esposa, Karina, su hija Andreina y unos amigos. Nos dejaba Eduardito, se marchaba en un día cuando también se fueron: Vicente Emilio Sojo, Robin Willians, el maluco Pedro Estrada y el gladiador de 300, Leonidas.

Hoy entrego este adiós que no tiene olvido. Quedará la duda si él lo sabrá, si los muertos leen internet o vienen de vez en cuando a ver como andan las cosas, quedará la duda si Eduardo Semprun supo de las 11 noticas anteriores en las cuales le rendí tributo al amigo de quien nunca esperé muriera primero que yo, no obstante, donde no caben en las dudas es en mi corazón.

Prometí al amigo despedirle todo un año. Hoy se cumple ese ciclo. Ve con Dios, Eduardo Semprún, aquí te estaremos recordando en las sencillas cosas, en la risotada de cada chiste, en las borracheras con la noche de maracaibo en veces calurosa, en veces fría, «con el titilar de Bella Vista», con esa penumbra impenitente de la entrada de San Jacinto, con truenos en días de lluvia.

Recordaremos a ese gordo bellaco, con el corazón donde nunca entró el odio.

Un adiós sin olvido, pero, con inmenso dolor.

 

JC