¿Alguna vez has pensado en dejar las cuentas claras... por si acaso?

Preparar las cosas, por si te mueres ¿Pesimismo o responsabilidad?

Foto: Agencia

Pensar en la muerte y organizar los pendientes para no dejar nada al azar es considerado un acto de mal augurio por muchas culturas, sin embargo, ¿está mal pensar en el futuro?

«La muerte es lo único seguro», exclaman los abuelitos cuando hablan sobre el tema. Entregar la herencia en vida es una de las cosas que muchos prefieren hacer antes de que comiencen las peleas por «lo que es mío».

Pájaros de mal agüero

Ana (seudónimo) tenía a su madre enferma. Hacía ya más de tres meses que su progenitora de 68 años de edad estaba batallando contra el cáncer.

Los médicos le daban muy pocas esperanzas de vida, y aunque Ana era la segunda de cuatro hermanos, decidió comenzar con los trámites funerarios, visitar el campo santo para saber las condiciones del panteón familiar, poner al día las cuotas de su proveedora de servicios, comprar cosas para la casa y hablar con su madre del asunto, «solo por si acaso», planteaba ella.

Aunque su madre estuvo de acuerdo, sus hermanos la criticaron y la confrontaron. Para ellos, las acciones de Ana lo único que hacían era atraer la muerte, catalogaron a la mujer como una insensible e interesada y la acusaron de no querer a su madre, en lo que Ana les contestó: «prefiero hacer esto cuando ella aún esté lúcida, porque no me gustaría salir corriendo el día en el que sienta el peor dolor de mi vida. Cuando ella nos deje». La señora murió tres años después.

Foto: Composición José Fuenmayor

«La familia es lo primero»

Josefa a sus 50 años decidió organizar su vida, su hijo mayor tenía 23 años y el menor 18 recién cumplidos. Junto a su esposo acordaron dejar las cuentas claras, ya que ella sufría de diabetes e hipertensión y acababa de pasar por un proceso de decaída producto de las mismas enfermedades.

Aunque ya ella se sentía mejor, la muerte repentina de dos familiares cercanos la hizo reflexionar sobre las responsabilidades que esa etapa de la vida traía consigo y cómo dejaba a los demás miembros de la familia, cuando caía de sorpresa.

Por esa razón, decidió discutir con su grupo familiar sobre todas las cosas de las que ella tenía dominio y que servirían en un futuro a sus hijos. Desde la ubicación exacta de los papeles de la casa, el carro y el terreno que tienen en el cementerio, hasta las cuentas de sus redes sociales y bancarias.

Del mismo modo expuso las deudas, los contactos familiares y expresó sus deseos para la hora de partir, igualmente sus dos hijos y su esposo compartieron las informaciones entre ellos y desde ese día todo cambió.

Foto: Composición José Fuenmayor

Hoy los jóvenes de 25 y 20 se encargan de los quehaceres de la casa, y están más comprometidos con la manutención y el cuidado de sus padres, según comenta Josefina.

Los días pasan y cada uno de ellos podría ser un día más de vida o un día menos de ella, tal como los viejos recuerdan, lo único seguro en esta vida es la muerte y hay que estar preparados para afrontarla.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

Any Vargas

Noticia al Día

No olvides compartir en >>