Cuidado con los productos de limpieza y las combinaciones

‘PILAS’ con los productos de limpieza y las combinaciones venenosas o explosivas

Productos de limpieza

Productos de limpieza. Arte: José Gregorio Fuenmayor

Los productos básicos usados en casa para la limpieza como el cloro, el desinfectante o el jabón líquido suelen ser insuficientes en algunos casos específicos; cuando se quiere erradicar insectos, hongos, grasas, manchas fuertes y en algún otro caso puntual. Para esto hay productos específicos, sin embargo, en ocasiones se suele mezclar sustancias buscando una mayor efectividad, pero hay que tener mucho cuidado. Algunas mezclas pueden producir daños graves, en la piel, en el sistema respiratorios, y en otras áreas de la salud.

El cloro por ejemplo, es muy utilizado para desinfectar superficies y objetos. Lo ideal es siempre diluirlo en agua, excepto el cloro que es especialmente para ropa, el cual puede aplicarse directamente sobre la pieza manchada, pero de ninguna manera es recomendable combinar el cloro con otra solución.

El cloro en su estado natural es un gas, y para hacerlo líquido se usa una solución alcalina con hidróxido de sodio o sosa y se forma el hipoclorito de sodio. Este hipoclorito para ser usado en casa está al cinco por ciento, y si se mezcla con algún acido como limón o vinagre, o algún producto de limpieza que contenga ácido clorhídrico, se neutraliza la sosa, lo que hará que se genere cloro gaseoso, el cual es altamente toxico. El cloro puede producir quemaduras graves, paros respiratorios y afectar la nariz, la boca y el pulmón.

Otro producto de gran efectividad en la limpieza es el amoniaco. Este es un compuesto químico de nitrógeno, su fórmula es NH3. Sus propiedades permiten que sea ideal para eliminar la suciedad y las manchas de múltiples superficies, sirve como desengrasante para limpiar la cocina, desmanchandor para el baño, limpiador de cristales, maderas, elimina manchas sobre tejidos de ropas, calzados, alfombras y eliminar malos olores. No obstante se debe usar con sumo cuidado, usando guantes y evitando mezclar este producto con alguna otra sustancia perjudicial. Es posible diluir un poco de amoniaco con agua y detergente al comenzar el ciclo del lavado, cuando se usa para lavar una prenda, pero si se mezcla con lejía puede producir gases muy nocivos para la salud.

También suele usarse para la limpieza un producto muy común como el vinagre, que debido a sus propiedades tiene un efecto limpiador y desinfectante. Por su uso común quizás no es considerado tan nocivo, pero mezclado con otras sustancias puede ser perjudicial. No es recomendable usarlo con agua oxigenada pues puede causar daños en la piel, ojos, y sistema respiratorio. Tampoco es recomendable mezclarlo con bicarbonato, estos dos hacen una reacción química usada en experimentos infantiles, y que aluden a la erupción de un volcán. Si estos dos se almacenan en un recipiente cerrado puede explotar.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Noticia al Día

No olvides compartir en >>