El Zulia sin luz ni esperanzas (Javier Sánchez)

El Zulia sin luz ni esperanzas (Javier Sánchez)

¡Otra vez sin luz!¿Hasta cuando?.Dice un refrán que las esperanzas son las últimas que se pierden, pero lo cierto es que los zulianos ya las perdimos hace más tiempos que el coco con el tema
eléctrico porque las mentiras han sido muchas y se acabaron las excusas del saboteo, la sequía del Gurí, el de las lluvias, robo de cables y solo les queda ahora decir que hay mucho calor en el Zulia y el consumo de energía es excesivo.

Lástima que se murió Walt Disney porque si estuviera en su mundo mágico en la tierra de seguro se inspiraría en esta historia que el gobierno socialista cuenta sobre los apagones, bajones y las constantes tinieblas del país que dejan a las familias en ruinas por la quema de sus electrodomésticos, sin contar los millones y millones de dólares en pérdidas del sector comercio e industrial.

Como un gran indicativo de país en retroceso, las velas se han convertido en un producto de primera necesidad para muchos que iluminan sus hogares a la hora de quedarse a oscuras.
Y es que desde inicios del presente año los cortes intempestivos de energía han sido frecuentes y se han extendido por lapsos de dos, tres y más horas en la entidad aparte de los bajones que son constantes, seguidos y diarios.
Ahora sale el gobernador Omar Prieto, en cadena regional a decir que
que «no existen apagones» sino un esquema programado de seis horas diarias por sector que será implementado a partir de los próximos días como si se tratara de una novedad cuando sabemos que es un cuento viejo.

La crisis histórica que afecta a la industria eléctrica venezolana no es un secreto y esos cortes de luz descontrolados, sin planificación ni previo aviso, han obligado a los consumidores a utilizar fuentes de energía alternativas y las velas o velón para alumbrarse se han convertido en artículos de primera necesidad, porque aquello de las plantas eléctricas que operan con gasolina quedó para uso exclusivo de los «enchufados» y uno que otro por ahí que salta y brinca para conseguir los 30 dólares que cuesta la pimpina pequeña del añorado combustible.

Las autoridades siempre han atribuido las fallas a un “sabotaje” de la oposición política, otras veces admiten que se hace necesario reponer equipos o por la sequía y los embalses, pero especialistas advierten que la crisis del sector, que tiene años, obedece a la falta de inversión y mantenimiento en la infraestructura. En este nuevo capítulo de esta interesante historia el ente gubernamental señala que el PAC “aumentó porque la demanda subió a 2.100 megavatios y estábamos consumiendo 1.300 megavatios, que es la capacidad que tenemos.

Mientras tanto, el Zulia continúa en el primer lugar de la lista de estados de Venezuela perjudicados por las deficiencias del servicio eléctrico. En marzo hubo un incremento de 18% de las fallas en comparación con febrero y en abril un alza de 16% respecto a marzo.
Nos hemos llevado la peor parte en toda esta saga según los expertos en materia eléctrica que mantienen un constante monitoreo del servicio.
La situación es dramática y ha permitido que en los últimos meses miles de personas hayan emigrado hacia otros estados donde la luz falla menos y la temperatura es inferior a los 30 grados centígrados.

El nuevo esquema de racionamiento anunciado por Prieto de seis horas diarias no se sabe hasta cuándo será, pero si es hasta diciembre, muchos serán los que no podrán ir a votar porque si le toca de noche su horario de apagón se levantaría cansado para caminar hasta el centro de votación porque tampoco hay transporte público y la falta electricidad también afecta el servicio de agua sin contar que hay escasez. Salir a votar sin dormir y sin bañarse es dramático y habría que pensarlo muy bien si hay voluntad, que no creo que haya.

No olvides compartir en >>