De Mercedes Barcha, La Gaba, resulta difícil despedirse sin antes darle las gracias

De Mercedes Barcha, La Gaba, resulta difícil despedirse sin antes darle las gracias

Mercedes Barcha Pardo, el gran amor de Gabriel García Márquez, su amiga, amante, compañera, cómplice, representante, madre de sus hijos, coequipera, falleció el pasado fin de semana en la capital de México. La pérdida resulta lamentable para su familia, amigos y cercanos, pero también para todo el país. Fue ella, ‘la Jirafa’, como bautizara Gabo su columna de ‘El Heraldo’ en su homenaje, ocho años

antes de casarse el 21 de marzo de 1958 en la ciudad de Barranquilla, quien creyó en él desde siempre.
Con firmeza y determinación, ‘La Gaba’, ‘La faraona’, o ‘Meche’, como la llamaba nuestro querido premio nobel, supo capotear la adversidad y mantener un polo a tierra que le permitió a ‘Gabito’ entregarse a la máquina de escribir en cuerpo y alma. En esos años difíciles que antecedieron a la publicación de ‘Cien años de soledad’, el dinero escaseaba al punto de que, una vez terminada la novela, no tenían dinero para enviarla a la editorial en Buenos Aires. Mercedes tuvo que empeñar su secador de pelo para completar lo del envío, no sin antes renegar a la salida de la oficina de correos de Ciudad de México: “Ahora solo falta que la novela sea mala”.

Como en un relato de aventuras, o una leyenda épica, los héroes de esta historia, a saber, Gabriel y Mercedes, se hacen a pulso sobrepasando toda clase de pruebas sin llegar nunca a desfallecer. Un amigo muy cercano a la pareja cuenta que ‘La Gaba’ fue la mujer orquesta. Malabarista, presentadora, domadora de leones, “tenía una capacidad asombrosa de conseguir que todo funcionara”. Mantener la casa en marcha, conversar con Gabo sobre Conrad, o Nabokov, velar por los contratos de los libros, hacían de esta mujer, fumadora de tres paquetes diarios de cigarrillos, el sólido cimiento sobre el cual habría de erigirse una catedral de palabras.

La presencia de una matrona caribeña con ancestros egipcios estaba cargada de una autoridad sutil. De su carácter recio, hecho de sabiduría y tesón, “la hija del boticario”, como la llamaba Gabo en su juventud, por ser su padre el dueño de la farmacia de Magangué, no fue hasta hace un par de días “la viuda de nuestro difunto más preciado”. Fue la compañera, escudera y complemento de una de las figuras más destacadas de las letras universales.

Quienes fueron amigos cercanos de la pareja recuerdan una conversación de hace unos años, donde Gabo le decía a su mujer mirándola a los ojos: “Meche, hoy no me has dicho que me quieres”. Dicen que era difícil imaginar relación más armónica y franca, que ella no era sentimental, pero sí conversadora, siempre al día en chismes y noticias, y aunque parca, solía ser afectuosa.

En épocas de pensamiento binario, la grandeza de esta pareja y su familia radica en mostrarnos que se puede creer en valores tradicionales y al mismo tiempo ser de pensamiento liberal. Se puede ser una pareja que se ocupa del proyecto familiar y los hijos, sin por eso estar sometido a una lógica patriarcal. Y se puede soñar, incluso, en un país como este donde la sangre se mezcla con la tierra cada día.

La historia de esta pareja monumental es una de esas que necesitamos para vivir. De Mercedes Barcha resulta difícil despedirse sin antes darle las gracias. Gracias por mostrarnos la fuerza de la entrega y el compromiso imperecedero de un esfuerzo a lo largo de décadas. A la entrañable hija del boticario, gracias por una historia digna de la pluma del creador del ‘Amor en los tiempos del cólera’, donde el afecto es una fortaleza que al final todo lo puede, incluso mantenernos a flote cuando el mundo alrededor parece asfixiarse. Y gracias, también y sobre todo, por mostrarnos que el lugar de las mujeres no es detrás de los hombres, tampoco delante, sino a su lado, donde juntos podemos y sabemos volar muy alto. Buen viaje al mundo de los muertos, faraona, que no al del olvido.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día

 

Melba Escobar

No olvides compartir en >>