Una laguna de aguas residuales con bosque en el 18 de Octubre

Un bosque en el asfalto sobre aguas residuales impera en el 18 de Octubre

Foto: Luis Fernando Herrera / NAD

Un bote de aguas residuales en uno de los sectores de esa barriada atraviesa más de 4 calles y mantiene un constante temor ante un brote de enfermedades

Un bote de aguas residuales en el sector El Valle del barrio 18 de Octubre sigue drenando. Está allí a cielo abierto, a la vista y contacto de todos, se ha convertido en el bebedero de los pajaritos -que aterrizan sobre el estanque formado- y hasta en el centro de nidos, pues los arbustos en la mitad de la carretera ya pasan el metro de altura, pero también en el mayor de los peligros, pues quienes residen y transitan a diario por ahí ven con temor la situación.

Jesús Rodríguez es uno de los vecinos, asegura que la problemática tiene dos décadas, y que hace tiempo fue limpiada la zona de la cañada donde desembocan las aguas residuales, pero el problema persiste pues el monte ha crecido en medio de la carretera dejando apenas unos pocos metros de paso a quienes transitan por esa vía principal, la avenida 5 que conecta al 18 de Octubre con Milagro Norte.

“En ese problema tenemos 20 años, esa agua viene desde arriba y se conecta con la parte de atrás de las matas que es una cañada, y que en temporada de lluvia es peor todavía porque es un criadero de zancudos que hacen de las suyas en las noches”, dijo Rodríguez.

 

Foto: Luis Fernando Herrera / NAD

 

Ya no pueden

 

Nadie se atreve a cortar el monte, pues temen que algún roedor los ataque, en el caso del agua, algunos residentes decidieron hacer mini canales con cemento para que el agua pase debajo de ellos, pero sigue siendo insuficiente. “No solo lo que hagan los zancudos el mal olor y las enfermedades que pudiera traer, sino las ratas y es hasta de las casas ya han sacado culebras, dos, y encima un rabipelao”, enfatizó Rodríguez.

El inicio del bote de estas aguas residuales parte desde la calle MN y continúa su curso por la avenida 6 en donde ha ocasionado el mal estado de la calle produciendo anchos huecos por el que los carros deben pasar, cuando lo hacen, con cuidado, hasta llegar a la avenida 5, cruzar en el lugar más concurrido al zona como lo es la ya decadente cancha deportiva hasta finalizar en una mini plaza con el mensaje de “Cuidemos el ambiente”.

Con los aguaceros pasados la calle se volvió un río y la corriente arrastró basura por doquier que hoy permanece en el sitio. La petición de este vecino es unísona a la de los demás residentes, y no es otra que la intervención de las autoridades responsables en la zona, para devolverle la tranquilidad que perdieron 20 años atrás.

 

Lea también: El AGUA NO LLEGA a Maracaibo: ¿qué pasó con el 5to. motor de Tulé?

 

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Luis Fernando Herrera

Noticia al Día