Pacientes renales en Maracaibo dejan de dializarse por falta de gasolina y transporte

Pacientes renales en Maracaibo dejan de dializarse por falta de gasolina y transporte

Foto: Referencial Consalud, paciente renal recibiendo diálisis.

Padecer una enfermedad en el país representa un verdadero calvario por la ineficiente prestación de transporte público debido a la escasez de gasolina.Tal es el caso de los pacientes renales en Maracaibo quienes han tenido que dejar de dializarse por no contar con el servicio de transporte público.

Un grupo vulnerable en la capital zuliana son los pacientes renales. En esta ocasión quienes reciben su tratamiento en el Centro de Diálisis El Sol, ubicado en la avenida Sabaneta del municipio Maracaibo.

Las extensas colas registradas en las estaciones de servicios subsidiadas y dolarizadas “ha acarreado a la ausencia de pacientes renales al tratamiento de hemodiálisis que debe cumplirse estrictamente tres veces por semana durante tres horas”, así lo denunció  Manuel Carrizo, paciente renal.

De igual manera, quienes dependen del servicio de transporte público para movilizarse se les dificulta trasladarse hasta el centro de diálisis ya que debido a las medidas sanitarias para evitar la propagación del Covid-19 dicho servicio no posee autorización para laborar.

“Las diálisis afectan de gran manera, hay pacientes que tienen el corazón recrecido, tienen descalcificación por el tiempo de diálisis, razón por la cual no están en condiciones de hacer colas o hacer largos recorridos”, explicó.

Carrizo agregó que los autobuses que dispuso la Alcaldía de Maracaibo para trasladar a los pacientes renales como al personal médico no ha sido una solución eficaz porque un importante grupo de personas no es beneficiado con las paradas y horarios establecidos.

“A la mayoría no beneficia porque tienen que hacer largo recorridos a pie para llegar a las paradas que habilitaron para trasladarnos hasta el centro de diálisis y muchos no están en una condición de salud buena para eso”, aseguró Carrizo.

Hay casos de pacientes renales cuyo turno culmina a las 7 de la noche, y ya los buses de la Alcaldía terminan de operar hasta las 6 de la tarde, quedando parte del personal médico y pacientes a la deriva.

En Maracaibo las estaciones de servicio abren desde la 8 de la mañana hasta las 12 del mediodía, motivo por cual se registran largas colas desde la madrugada.

Sin embargo, es un juego de lotería echar gasolina, algunos lo logran y otros no por diferentes razones: la gandola no llegó, se acabó la gasolina o la bomba cierra aún quedando vehículos en la cola.

De esta manera, los paciente renales continúan padeciendo una enfermedad con riesgo a empeorar y aprendiendo a sobrellevar la situación. “No tenemos apoyo de ningún ente público del gobierno para seguir asistiendo a nuestro tratamiento”, lamentó Manuel Carrizo.

Otra paciente que sufre el calvario para dializarse es Aidalis  Guanipa, quien tiene que trasladarse desde La Concepción hasta Maracaibo y las condiciones no están dadas porque no tiene vehículo y debe tomar el transporte público. «He tenido que recurrir a conocido y amigos para que me trasladen pero eso no es garantía porque no hay gasolina. Tengo que ir tres veces a la semana y es horrible porque mi salud se deteriora cada vez más», detalló.

Guanipa explicó que el bus azul de la alcaldía los traslada hasta una parada específica y de ahí comienza la pesadilla para llegar a su casa. «Creo que deberían mejorar este servicio porque imagínate como quedamos luego de hacerlos las diálisis y con ese malestar tenemos que esperar una cola que nos lleve a casa, es una verdadera pesadilla lo que vivimos», aseguró.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

Fe y Alegría Noticias/ Noticia al Día